Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

Sobre la libertad de prensa y la estrategia del desvío

ADJUNTO
MiradaProfesional

“La libre comunicación de los pensamientos y las opiniones es uno de los derechos más preciados por el hombre”. François de La Rochefoucauld.

#Cannabis
Cannabis medicinal: el Reino Unido aprueba dos nuevos medicamentos
ADJUNTO
LONDRES, noviembre 12: Los fármacos Epidyolex y Sativex comenzarán a ser parte del vademécum del Servicio Nacional de Salud (NHS). Se los usa para tratar pacientes con epilepsia severa y esclerosis múltiple.
#FarmaciaenCrisis
Farmacias comunitarias de Estados Unidos, con más peligro de cierre
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 6: Según un estudio, los mostradores que realizan atención de poblaciones con bajos ingresos o seguros públicos tuvieron más riesgo de terminar bajando las persianas. Una de cada ocho estuvo en esa situación entre 2009 y 2015.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa celebró hace menos de un mes su 20º aniversario en 2013. Fue proclamado oficialmente durante la Asamblea General de Naciones Unidas en el año 1993. Desde Mirada Profesional consideramos este acontecimiento como una buena oportunidad para exponer una reflexión sobre el ejercicio de la comunicación.

En nuestro país nos encontramos atravesando una etapa de intensos debates en relación a los medios de comunicación, los periodistas y la credibilidad de los mismos, debate que se vuelve a posar en el centro de la escena ante cualquier declaración que afecte al poder de turno. Se intenta deslegitimizar la opinión expresada por medio de un antiguo mecanismo que consiste básicamente en cambiar la orientación de la discusión propuesta.

Este escenario ha sido favorecido históricamente por los mismos medios de comunicación y periodistas, quienes buscaron mostrarse a sí mismos como “objetivos e independientes”, cuando no son más que constructores de realidad. Resulta necesario comprender que los medios producen realidad social: lo hacen desde momento en que aplican criterios de noticiabilidad para determinar que entra en su cobertura y que no, hasta cuando deciden la ubicación de las noticias en el espacio disponible; por lo que la noticia no es más que un acontecimiento construido y atravesado por un proceso productivo de trabajo.

La subjetividad resulta inherente al ser humano. Cuando nos expresamos lo hacemos desde un lugar, nuestro lugar, el cual nos hace seleccionar determinadas palabras por sobre otras para comunicar nuestras ideas. El ejercicio del periodista consiste en ser honesto con sus lectores - siendo libre y responsable al momento de opinar - moleste a quien moleste. No digo estas palabras en el sentido romántico, sino que es mi intención enfatizarlas lo más posible: el periodista debe relatar sus crónicas desde el lugar que considere apropiado, eligiendo el punto de vista por convicciones y no por conveniencia. Esa es la honestidad del periodista, la cual será el cimento de su credibilidad.

Es hermoso opinar y bancarse las consecuencias. Sostenerlo. Hacerse cargo. Que mejor sociedad seriamos si pudiéramos entender lo saludable que es que la gente pueda decir lo que quiera, de la forma que quiera.

Aclarado estos puntos, volvemos sobre la cuestión de “matar al mensajero” para no hacerse cargo de lo expresado. Al poder le molesta que lo cuestionen, le es incómodo. Una de las maneras de escapar a esos cuestionamientos radica en desviar el foco de la atención hacia la persona que habla y no sobre lo que está hablando. Disimular. De este modo el mensaje original queda en el aire, sin ser refutado, dándose lugar a otra discusión (o al menos eso es lo que intentan).

En palabras del sociólogo francés Pierre Bordieu: “Todo ejercicio de la fuerza va acompañado por un discurso cuyo fin es legitimizar la fuerza del que la ejerce; se puede decir incluso que lo propio de toda relación de fuerza es el hecho de que solo ejerce toda su fuerza en la medida en que se disimula como tal.”

Se trata entonces de un método que busca, por medio de la fuerza, homogeneizar el debate y la discusión, con el fin de legitimar ante el resto de la sociedad sus ideas, desviando la atención de las cosas que realmente importan. Es una estrategia de comunicación que a veces, entre tanta mezcla, resulta compleja identificar.

José Ignacio Castillo para MIRADA PROFESIONAL Farmacéutica