Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 23/5/17
Recomendado

#Recomendado

El desafío que plantean las vacunas anti-cáncerADJUNTO

Recomendado

VALENCIA, mayo 23: Las vacunas contra el cáncer en forma de células modificadas genéticamente mostraron ser las más exitosas, pero su aplicación clínica es realmente muy compleja y cara y ello supone que, a pesar de existir ya alguna aprobada por la FDA, no se estén utilizando de manera generalizada.

#Opinión
Sarampión y rubéola: enfermedades infecciosas que resisten a su ocaso
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: “Hay enfermedades para las que es necesario vacunarse, aunque ya no están presentes en la Argentina”, sostiene Osvaldo Teglia, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, respecto de la necesidad de inmunizarse contra estos dos males en la actualidad.
#MaldeChagas
El país destina 30 millones de dólares a un proyecto para combatir el Chagas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: Se trata de un préstamo del Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA), para ejecutar un plan que busca bajar la mortalidad de este mal, que afecta más de un millón de argentinos, y que potencialmente pone en riesgo a otros siete.

La mayoría de las vacunas de este tipo requieren la extracción de células propias del paciente, tumorales o accesorias, como fibroblastos o células dendríticas, para una posterior manipulación ex vivo, y una reinfusión en el paciente.

Este proceso requiere de instalaciones complejas, que no existen en todos los centros, personal altamente cualificado y mucha inversión de tiempo y dinero, con preparaciones ad hoc de forma individualizada, según apunta Salvador Aliño, catedrático de Farmacología de la Universidad de Valencia (UV) y farmacólogo clínico del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, cuyo equipo ha realizado diversos trabajos que han sido publicado en OncoTargets and Therapy.

Tolerancia inmunitaria

Mientras se avanza en facilitar estos procesos que supondrían la activación de la inmunidad contra el tumor, otras vías que contribuyan a la eliminación de la tolerancia inmunitaria se están ya utilizando en nuestros pacientes, con algunos éxitos realmente importantes, como ha sucedido con los anticuerpos monoclonales anti-CTLA4, anti-PD1 y anti-PDL1.

La cuestión está en que los anticuerpos, además de tener un coste económico muy elevado, están sujetos a problemas de bloqueo dada su naturaleza proteica. Es en ese punto donde los oligonucleótidos antisentido pueden ofrecer una gran ventaja: son mucho más económicos; no son proteínas sino oligonucleótidos; sus dianas no han de ser necesariamente moléculas de la superficie celular, sino cualquier gen cuya expresión queramos bloquear.

La combinación de una estrategia de este tipo (eliminación de la tolerancia) más la posterior vacuna (potenciación de la activación inmune) debe ser la clave de la lucha contra el cáncer, con todas las estrategias adicionales que podamos aportar (quimioterapia, radioterapia o cirugía); de acuerdo a la reseña del portal Diario Médico.