Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 20/10/16
Recomendado

#Recomendado

Los costos sanitarios de los escépticos a las vacunasADJUNTO

Recomendado

WASHINGTON, octubre 20: Una investigación reciente advierte que además de poner en riesgo su salud y la de las personas que los rodea, la gente que no se vacuna representa un costo alto para sanidad.

#Opinión
Hábitos saludables: ¿por qué vivir contando calorías no sirve?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: La médica nutricionista Virginia Busnelli recuerda que antes que contar calorías es necesario ver los nutrientes, para volvernos consumidores más inteligentes.
#ProfesionFarmaceutica
Alemania: se puede cerrar dos días las farmacias por falta de profesionales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Luego de una larga disputa, se permitió que una farmacia esté cerrada miércoles y sábado, porque no logra conseguir el personal necesario para cumplir las normas actuales.

Un estudio centrado en Estados Unidos, pero cuyos resultados funcionan como una aproximación a lo que sucede en otros países, abordó el costo sanitario generado por los escépticos a las vacunas.

El trabajo - realizado por profesionales de la Universidad de Carolina del Norte, en la ciudad estadounidense de Chapel Hill - analizó 10 vacunas recomendadas por la red estadounidense de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La investigación, encabezada por Sachiko Ozawa, examinó los costos del cuidado en hospitales y ambulatorios, el costo de los medicamentos y el valor de la productividad perdida por el paciente.

Los resultados del análisis indican que las enfermedades que se pueden prevenir mediante vacunas, en adultos, costaron a la economía estadounidense USD 8.950 millones en 2015, y las personas no vacunadas son responsables del 80 por ciento de esa cifra, o sea 7.100 millones.

Esto da una medida de la gravedad para el bolsillo del contribuyente de esta tendencia irracional de algunos a rechazar las vacunas.

En los últimos tiempos, no son raros los casos de padres que deciden no vacunar a sus niños contra enfermedades graves que en el pasado diezmaban a la población, convencidos de que las vacunas que se administran desde hace muchos años contra tales dolencias y que han demostrado sobradamente su eficacia, son innecesarias además de peligrosas. Y tampoco es raro, por desgracia, ver en los medios de comunicación noticias de niños cayendo gravemente enfermos por culpa de la decisión que tomaron sus padres de no vacunarlos.

El movimiento escéptico que pone en duda la utilidad de las vacunas se ha extendido por muchas naciones, incluyendo por ejemplo a España y Estados Unidos. En este último país el número de casos de sarampión se triplicó de 2013 a 2014. La reaparición de la enfermedad ha sido relacionada con ese auge del movimiento escéptico contra la vacunación, que ha llevado a algunas personas a rechazar la vacunación de sus niños, de acuerdo a la reseña del portal NCYT.