Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15

#

Dudas y apoyos a la incorporación de la vacuna contra el VPH

ADJUNTO

BUENOS AIRES: El anuncio del gobierno generó distintas opiniones en la comunidad científica. Una gran mayoría de especialistas se mostraron a favor, y resaltaron la medida. Sin embargo, pidieron que no se dejen los métodos tradicionales de prevención del cáncer uterino. Algunas voces en contra afirman que se trata de “un gran negocio con la industria farmacéutica”.

#SeguridadSocial
Polémica en IOMA por el incremento unilateral de los bonos médicos
ADJUNTO
LA PLATA, septiembre 11: La entidad que nuclea a los profesionales decidió subir el valor de las consultas que deben pagar los afiliados, sin autorización de la obra social provincial. Las autoridades adelantaron que podrían ir a la justicia para dar marcha atrás con el aumento. Además, se cortaran varios días los servicios de traumatología y ortopedia por un conflicto por falta de pagos.
#AbusoDeMedicamentos
Reino Unidos en alerta por el abuso de opiáceos y sus efectos sanitarios
ADJUNTO
LONDRES, septiembre 11: Como sucede en Estados unidos, el uso abusivo de estos medicamentos está creciendo en la última década, y genera cada vez más cuadros adictivos.

El anuncio de la presidenta sobre la incorporación de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) para las chicas de 11 años al calendario oficial generó variados apoyos, aunque también algunas dudas y críticas. Mientras que el grueso de la comunidad científica se mostró a favor de la medida, algunos pusieron reparos a la cuestión. Es que por un lado insisten que no deben abandonarse los controles tradicionales para detectar el cáncer de cuello de útero. Además, sostienen que por su magnitud, la campaña será sobre todo un “negocio para las farmacéuticas”.

Gran parte de la comunidad médica se mostró a favor de la medida, aunque resaltaron que la vacuna será complementaria a los chequeos ginecológicos, que incluyen los ya clásicos tests del Papanicolaou (PAP) y la colposcopía. “Fue un anuncio muy bueno”, expresó María Alejandra Picconi, a cargo del laboratorio del Instituto Malbrán, que sigue al virus del papiloma humano y funciona como referente regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Con la vacuna contra el VPH incorporada en el calendario oficial, se empezará a reducir la mortalidad. La problemática no ha cambiado en los últimos 40 años. Por supuesto, que sólo la vacuna no arreglará el problema. Las mujeres deberán seguir los controles con el PAP y la colposcopía porque permiten detectar lesiones precancerosas tempranamente y evitar que el cáncer se desarrolle”, afirmó Diego Habich, jefe de patología cervical del Hospital Alemán, y de la Asociación Argentina de Ginecología Oncológica.

Carlota López Kauffman, ex presidenta de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil, opinó: “Me parece fantástica la decisión del Gobierno. Se trata de una vacuna costosa que estará disponible para todo el mundo. Es segura, y casi no tiene contraindicaciones”. La especialista recordó: “Las chicas de 11 son las que la recibirán gratis. Aunque vale recordar que cuando tengan relaciones sexuales también deberán usar preservativo con su pareja, y hacerse PAP y colposcopía”. Enfatizó otro aspecto: “El Gobierno debería ocuparse también de implementar la educación sexual. Está la ley, pero aún no se cumple bien”.

Pero para otro, la vacuna genera dudas. Para Jorge Gronda, un destacado ginecólogo jujeño que abrió en su provincia una clínica parta mujeres de bajos recursos (que le valió en 2005 un premio como “innovador del año), el anuncio es “un negocio” para la industria. Según afirmó a medios locales, “el costo de esta maniobra es astronómico, de acuerdo al excesivo valor de la vacuna y la cantidad de dosis que serán aplicadas”.

Para Gronda “sería mucho mas eficiente, prudente, factible y sustentable generar campañas responsables que incentiven a las mujeres a realizarse el Papanicolau y colposcopia que a vacunarse, resaltando una simple ecuación matemática: el costo de estudio de un papanicolau, por ejemplo, es de aproximadamente 250 y cada dosis de la vacuna contra el VPH cuesta cerca de mil pesos”.

Incluso el especialista fue más allá, y denunció que más que prevenir el cáncer, lo que se busca es realizar "un monumental negocio con la industria farmacéutica", "Antes habría que ver si el Estado comprará las dosis a laboratorios nacionales o extranjeros, debido a que el precio es altísimo y se está hablando de inyectar tres dosis a cada niña", criticó.

Gronda explicó que el PAP venció al cáncer de cuello de útero en países desarrollados, este problema solo persiste en países pobres o en vías de desarrollo. Además con respecto a una prevención inteligente agregó que "la responsabilidad primaria de la salud no reside directamente en el estado, sino en las mujeres", por lo que el Estado, en lugar de derrochar millones o negociar con la industria farmacéutica lo que debería hacer es educar a las mujeres.

Pese a estas dudas, la idea del gobierno fue bien recibida en líneas generales. La vacuna en cuestión funciona como preventiva contra la infección por ciertos tipos del virus. Este virus es el responsable de gran parte de los cánceres de cuello uterino: en la Argentina hay 5.000 nuevos casos por año, y las mujeres que lo sufren tienen 47 años en promedio. Porque llegan tarde al diagnóstico y al tratamiento, 2.000 se mueren.

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, anunció la medida el miércoles pasado, y desde la cartera de salud, el viceministro Máximo Diosque dijo que la vacuna se dará para terminar con las muertes por cáncer de cuello uterino en 20 años.

La aplicación de la vacuna (existen dos marcas diferentes, que son producidas por técnicas de la biotecnología) había sido recomendada en un consenso de la Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia en 2009. Previamente, la Organización Mundial de la Salud se había expedido en abril de ese año a favor de la vacuna en los programas nacionales, de la mano de la educación sobre la infección y los tests.