Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

La profesión farmacéutica argentina ante un horizonte oscuro

ADJUNTO
MiradaProfesional

No aparecen señales claras sobre el futuro luego de las próximas elecciones en la Argentina, donde las problemáticas del sector de las PYMES farmacéuticas están virtualmente desaparecidas. Las asimetrías entre las utilidades de un sector como la de la industria y la caída de la rentabilidad de la farmacia no están en la agenda pública. El gobierno analiza la estructura de precios, pero no piensa en moverse de los márgenes actuales. La dirigencia farmacéutica sigue sin definir en las grandes mesas de discusión.

#NuevosTratamientos
Nuevas recomendaciones para el uso de un medicamento contra el linfoma de Hodgkin
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 12: Las autoridades sanitarias argentina ampliaron la aplicación del tratamiento brentuximab vedotin para otros momentos de la enfermedad. El fármaco ya se usa en el país para diversas variedades e instancias del mal.
#SindromeUrémicoHemolitico
Se inicia la fase de prueba del primer medicamento contra el síndrome urémico hemolítico
ADJUNTO
LA PLATA, septiembre 13: La semana que viene investigadores del CONICET presentarán la fase II del ensayo que busca dar con el primer tratamiento específico contra el mal, que tiene una alta incidencia en nuestro país.

A 10 días de las elecciones legislativas, el país se mete de lleno en el tramo final de una campaña cargada de acusaciones, que el “affaire Cabandié” demostró tiener más que ver con chicanas y bajezas ( aunque flor de infantilismo se mandó el susodicho) que con una verdadera discusión sobre el futuro del país-

La pobreza de la discusión política argentina quedó nuevamente al descubierto. En este sentido, desde este espacio ya hemos denunciado la ausencia de cualquier alusión al mercado de los medicamentos, a la farmacia o al sector de la salud. Apenas cuestiones vagas que muestran lo poco que a la dirigencia política nacional – de cualquier partido político- le importa el sistema sanitario en general y el sector farmacéutico en particular. Salvo, otra vez honrosas excepciones. Pero la elección nacional pasará, y como todo en esta Argentina, volverá a caminar. Es ahí donde el horizonte se vuelve oscuro, impreciso. El futuro inmediato de la farmacia nacional está comprometido. Los graves problemas que afronta –inflación, suba de costos, baja rentabilidad, precarización laboral, mercado negro –no van a desaparecer de la noche a la mañana, menos si la dirigencia (política y gremial) no hacen nada. Estamos ante un sistema que fomentó una industria farmacéutica concentrada, con un canal minorista precarizado, y un Estado que no termina de asumir su rol regulador. Un sistema que nos parece agotado.

Octubre es una línea de flotación para todos los sectores. Para muchos, será el inicio de una nueva carrera (hacia 2015). Para otros, el comienzo del fin de un ciclo. Para la mayoría, una prueba que marcará el futuro inmediato del país. La farmacia argentina no es ajena a esta coyuntura, y no parece tener demasiados motivos para ser optimista. El mercado boticario arrastra graves problemas estructurales, la inflación golpea fuerte y la concentración de la venta de medicamentos en manos de cadeneras con fondos nacionales e internacionales son más que obvias, y termina por configurar el panorama desalentador.

Apelando a la figura usada por Ezequiel Martínez Estrada en su libro “La cabeza de Goliath”, el mercado de los medicamentos nacionales parece “un monstruo macrocefálico de cuerpo raquítico”. Es decir, la producción mayorista es un negocio en franco crecimiento, con ganancias por encima de cualquier sector, mientras el canal minorista sufre los problemas de la economía (inflación, precarización sin acceso a los pingué beneficios de los grandes capitales. Sólo en el segmento de las farmacias, la industria facturó en 2012, 29.154 millones de pesos, con un incremento interanual en volumen del 4,4 por ciento, mientras que el ritmo de crecimiento en unidades en valores alcanzó un 24,1 por ciento (Diario La Nación, 17 de febrero de 2013).

Este aumento sostenido no llega a las farmacias, que atraviesan problemas estructurales, en especial en materia de estructura de precios. Como afirman los especialistas, desde 2007 el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno maneja de cerca los incrementos de precios y habilita subas que no superan el 12 por ciento promedio. Esta espada sobre la garganta de todo el sector de los medicamentos, está siendo atravesada lentamente, desangrando a los que intervenimos en la Salud Pública gestionando desde el nivel de PYMES privadas como la farmacia argentina.

Cabe recordar que la industria farmacéutica de bandera nacional es muy importante en el país. Según datos, en la actualidad existen 230 laboratorios y 110 plantas de producción, de las cuales 93 son nacionales. “A diferencia de otros mercados de la región, la Argentina tiene un sector nacional muy consolidado, que ha convivido durante mucho tiempo con las grandes multinacionales y tiene una participación mayoritaria en el mercado”, describe Mauricio Claverí de la consultora Abeceb. Así, los fármacos locales representan el 71,8 por ciento del mercado. El resto, son importados.

Ante esto, la dirigencia llevó su reclamo ante el propio Moreno. El secretario decidió “meter mano” en la cadena de comercialización, aunque empezando con los márgenes de la industria. “Moreno especuló que los medicamentos vendidos en Argentina son más caros que en el exterior. ‘Vamos a ver si es cierto o si es una impresión’, dijo Moreno. La ministra Giorgi pareció coincidir y anunció que enviará delegaciones a India y China a comparar los precios de las materias primas que utilizan la mayoría de los laboratorios nacionales”. Más allá de lo que vayan a averiguar Moreno y Giorgi; es un hecho irreductible que los medicamentos en la Argentina llevan un atraso con respecto a cualquier bien de la economía que se comercializa en el país por porcentajes escandalosos. Consideramos correcto “cuidar el bolsillo de los pacientes”, cabría preguntar : Quién cuida los bolsillos de las PYMES de farmacias, sostenedoras de redes de atención y dispensación de elementos tan estratégicos para la salud como los son los medicamentos.

¿Tiempo de cambio?.

En este contexto complejo, los problemas de la farmacia no aparecen en la agenda pública, mucho menos en la política. El nivel de desigualdad entre los eslabones de la cadena de comercialización es un problema para discusión, y la falta de interlocutores profundiza el problema. Los laboratorios lograron firmar el denominado Plan Estratégico Industrial Argentina 2020, que busca elevar en diez años de 500 a 1.350 millones de unidades la producción nacional (Infobae, 10 de mayo de 2011).

Ese proyecto –que las estimaciones proyectan creará 40 mil empleos busca equilibrar la balanza comercial, y muestra lo importante que es la producción para el gobierno pero también deja al descubierto la floja representación que tiene el sector de las PYMES farmacéuticas en este escenario. Ausente en casi todas las mesas de discusión, la farmacia quedó presa de lo que pueda hacer o no Moreno, hoy un aliado inesperado pero muy necesario. La profesión, a través de sus instituciones gremiales, tiene el deber de revertir esta situación. Pese a los anuncios realizados en mayo cuando se lanzó el plan de lucha por la rentabilidad, las entidades están todavía al margen de la discusión sobre el sistema sanitario del país.

Luego de octubre, el gobierno hará cambios. Por un lado, se habla de movimientos en el equipo económico, y aunque muchos dicen que Guillermo Moreno seguirá por un tiempo, pero pueden surgir cambios en la política financiera. Esto tendrá impacto en el horizonte. Lo mismo que si hay un cambio en el ministerio de Salud nacional. Se sabe que Juan Manzur dejará su cargo para ser diputado nacional, y abrirá una pelea por la sucesión. Si hay un ascenso de algunos de los funcionarios actuales (puede ser Eduardo Bustos Villar, actual viceministro) o si llega otro dirigente (se habla del bonaerense Juan José Mussi) lo cierto es que la actual política no tendrá grandes cambios. Fuentes consultadas, se entusiasman en un ministerio “más sanitarista”, que potencie alguna leyes que Manzur miró de costado, y que salieron más por iniciativa de la Casa Rosada que de la cartera sanitaria.

Así dadas las cosas, por el momento la farmacia no parece tener nuevos horizontes que mirar. Nos consta que algunos farmacéuticos desesperados por la urgencia de quebrar sus propias farmacias han empezado a mover los precios (Motus Propio) de algunas especialidades. La desesperación hace a buenos poetas y mejores “buscavidas”. Nada que reprochar. Es difícil de tolerar como cada vez se vuelve imposible “sacar algún mango de la caja de la farmacia para pagar los gastos de las propias cuentas hogareñas”

El actual modelo de altas bonificaciones ( verdaderas coimas a pagar para poder atender a la seguridad social) no parece estar en discusión, ni hay una forma concreta para que vuelvan los medicamentos FUGADOS de los mostradores de las farmacias de los canales ilegales. Este mercado solo depende del número de la venta de unidades de medicamentos. Del precio, ya no se puede esperar ni sostener ninguna cosa. Ni siquiera una mísera supervivencia de un sector que va desangrándose. Todo viene sumado a esa increíble persistencia de "algunos forajidos del mercado" que lastiman a toda la cadena del medicamento y a la propia seguridad sanitaria de la población cuando fomentan el mercado negro a través de la oferta de OTC, de medicamentos crónicos y especiales fuera de todas las farmacias.

Lejos de esta discusión, muchas dirigencia de los farmacéuticos no han sabido, no han podido o vaya a saber que les ha impedido; corregir estas lamentables acciones del MERCADO DE LOS MEDICAMENTOS. Deberíamos tener estrategias gremiales propias para debatir nuestro futuro. Para eso, necesitamos interlocutores válidos, y dirigentes a la altura de la circunstancias.

Como dice `un amigo de la casa´, el "psicoanalizado eterno" de Woody Allen : "Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida"; hagamos pues que ese futuro no se convierta después de octubre , en una simple y reiterada pesadilla.

Editor General Mirada Profesional