Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Miradaprofesional

#Miradaprofesional

OPINION: El uso de las inspecciones educativas de la Prov. de Bs.As. como instrumento de control de los farmacéuticos

ADJUNTO
Miradaprofesional

A raíz de mi segunda citación para presentarme en la Comisión de Relaciones Profesionales, (adjunto nota), lugar al que no concurriré por considerar que el Colegio Central se excede ilegalmente en su competencia, ya que intenta realizar controles que son propios de la autoridad de aplicación de la ley 10.606, me sigo preguntando porqué se me cita y se me sigue presionando. Más allá de resultarme totalmente inverosímil este procedimiento, o de discutir la verdadera legalidad, o la utilidad de estas inspecciones educativas me pregunto cuál será el pensamiento del farmacéutico de base, aquel que es inspeccionado, citado y sancionado por el Colegio Central. VER ADJUNTO DE LA SEGUNDA CITACION. ¿No deberían ocuparse de cosas más importantes a nivel gremial en nuestra profesión?

#SaludPública
Alerta epidemiológica en el país por los peligros del cigarrillo electrónico
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 11: Las autoridades sanitarias nacionales emitieron el primer informe que busca informar sobre los problemas de salud que genera el uso de este artefacto.
#PAMI
Procesan a una banda que estafó al PAMI con 500 troqueles apócrifos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 8: La justicia desbarató un mecanismo de estafa contra la obra social nacional, que defraudó por 3 millones de pesos. Están involucrados personal de la obra social y farmacias.

Si algo enseño la fabula del ^rey desnudo^, es que el poder corrompe, y más si se lo ejerce sin control. Cuando una autoridad o institución tiene a su alcance una forma de dominio absoluta sobre el otro, los resultados son nefastos. Lo muestra la historia, y la vida diaria. Lo muestra también la forma en que los farmacéuticos estamos viviendo la actual situación de casi persecución, por una conducción gremial farmacéutica que ha puesto los ojos en lo interno y no en los tremendos problemas externos que debemos soportar. Estas inspecciones que realiza el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires a sus propios colegas es un método de control rechazado por la gran mayoría. Sin rendir cuentas a nadie, este instrumento se puede volver un arma para disciplinar a los colegas. Por lo menos, así lo muestran como lo usan las autoridades, que no tuvieron pudor en aplicar grandes multas por supuestas violaciones a todas luces discutibles.

Mi postura frente a las inspeccione s educativas es conocida, la mía y la de la institución que presido. Lanús fue, junto con otros distritos, uno de los principales opositores a esta práctica temeraria, que no ayuda a solucionar los dramas diarios que vivimos en las farmacias y que parte de una atribución que se toma el Colegio Central que esta cuando menos en discusión.

Esta postura es por toda conocida, y no es necesario repetirla, asumimos esta crítica con la coherencia que ejercemos a diario. Se lo dijimos a la presidenta Reinoso cuando estuvo en la filial, y lo repetimos en cuanta reunión tenemos. Creemos que educar no es sancionar, el solo hecho de hacer firmar un acta, implica la posibilidad de una sanción y eso infunde miedo.

Esperaba recibir la inspección en mi farmacia particular, muchas veces había pensado que decir o que hacer, y asumí la postura que todos conocen. Recibí al colega inspector con el respeto y la amabilidad de siempre, le mostré que yo estaba cumpliendo mis funciones, puse a disposición de él todos los libros que me requirió y controló normalmente, la planilla de temperaturas, chapa profesional, diplomas etc. Controlo todos los medicamentos, todos, de la estantería de estupefacientes y psicotrópicos, estando todo correcto, mas allá de la discusión si era competente o no para solicitarme esa requisitoria, accedí a su pedido. Durante el tiempo en el cual el colega estuvo en mi farmacia yo seguí con mi ejercicio habitual de mi profesión , solo me negué a dejarlo pasar al interior de mi farmacia , para que cumpliera con actividades que considero son atributo de la autoridad de aplicación de la ley que nos rige , o sea el Ministerio de Salud Provincial.

^pretender el colegio fiscalizar el cumplimiento de la ley es adjudicarse funciones ajenas, propias del Poder Ejecutivo Provincial^ dije en mi descargo a la primera citación firmada por la colega Elcira Oviedo, presidenta de la comisión de Relaciones Profesionales. Siempre considere que el Colegio es una entidad que debe velar por el desarrollo profesional y por la defensa del farmacéutico. Toda mi actuación pública y de la filial que tengo el honor de presidir, ha tenido como único norte la lucha por los farmacéuticos y no contra los farmacéuticos, sostuve en mi carta.

El tema central que me gustaría plantear en estas líneas es además, como el Colegio Central utiliza arbitrariamente un instrumento de presión de manera sospechosa. Sin discutir si son como decimos nosotros ^inspecciones^ o como dicen las autoridades ^ auditorias educativas^, me gustaría saber como se digitan. Sabemos que hubo especial celo en las visitas a las farmacias de los distritos que se oponen a la medida. Es lógico en mi caso, la tensión se vivió desde el primer momento. Cuando alguien es sometido a un control con antecedentes de fuertes multas (difundidas ampliamente por este portal), no puede estar tranquilo. Por algo entonces cite al rey desnudo, caminando frente a su séquito de aduladores. Uno tiende a pensar que alguien habría denunciado su desnudez, aunque un grupo de fanáticos armados y dispuestos a todo para defender el traje transparente, puede hacer cambiar a cualquiera de opinión. No es esa la función de las inspecciones, una amenaza sobre nuestras cabezas que puede caernos cuando menos pensamos? Ojalá que no, pero en política, incluso en nuestras instituciones, todo puede pasar.

Los rumores sobre las posibles candidaturas para este año electoral corren como reguero de pólvora. No es este el espacio para aclarar o confirmar, pero con las inspecciones funcionando, el clima se enrarece.

Sin un mecanismo lógico e imparcial (seria lo ideal) que evite cualquier suspicacia, el traje del rey (o de la reina), será siempre invisible. Necesitamos reglas claras para saber cómo se usan las inspecciones, y como las usa el Tribunal de Disciplina. Una institución verdaderamente democrática debe responder ante sus bases por sus hechos, hablar por sus actos. Si no la monarquía es absoluta.

Farm. Silvia Alonso Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Lanús. Opositora a esta gestión del CFPBA