Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Opinión

#Opinión

Nuestra sutil discriminación de cada día

ADJUNTO
Opinión

"Yo soy como soy y tú eres como eres, construyamos un mundo donde yo pueda ser sin dejar de ser yo, donde tú puedas ser sin dejar de ser tú, y donde ni yo ni tú obliguemos al otro a ser como yo o como tú" . (SubComandante Marcos)

#Diabetes
Norteamericanos con diabetes sin seguro médico dejan de tomar sus fármacos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 19: Un paper publicado por el Centros para los Control y Prevención de Enfermedades (CDC) analizó la forma en que los pacientes buscan bajar el costo de sus medicamentos, y la consecuencia en materia de seguimiento del tratamiento.
#DietaSaludable
En España, farmacias fomentan la dieta mediterránea pos su valor sanitario
ADJUNTO
MADRID, septiembre 16: En una charla, los farmacéuticos de la localidad de Zamora dicen que llevar adelante una alimentación equilibrada tiene varios beneficios, entre ellos una mejor interacción con los medicamentos.

“He cometido el peor de los pecados”. Borges completaba en un poema “que un hombre puede cometer. No he sido felíz.” Parafraseándolo y pidiéndole las disculpas del caso reescribo “que una mujer puede cometer. He prendido la tele desde temprano”.

Ocurrió que la informática me jugó una muy mala pasada y en vísperas de entregar dos trabajos las dos PC disponibles en mi hogar –que ya con tres miembros resultan insuficientes- se rebelaron. Y, como todo aquello que uno no sabe cuánto realmente añora sino hasta que lo pierde, no sólo no pude cumplir con las tareas pendientes por las que me pagan (aunque los jefes comprensivos, precisamente, comprendieron y me otorgaron una pequeña prórroga) sino que, nunca antes -como desde la última vez que, de adolescente, había engordado unos kilos y me sometí a un tratamiento shock de aparatos, masajes y dieta que comenzaba con una limpieza y purificación de la piel para que las próximas cremas penetraran en profundidad- me sentí tan vulnerada y vulnerable. En definitiva, en el Instituto femenino, no me hicieron nada que un buen baño no produjera -como me dijo luego una amiga médica riéndose del dinero que me habían sacado-. Pero, les decía, en ese momento yo estaba desnuda en una camilla con tres mujeres pasándome con toda fruición algo parecido a una estopa que ellas llamaban “esponja exfoliadora” .

Una situación, por cierto, verdaderamente humillante.

Hete aquí que esta mañana también me sentí casi tan despojada como entonces porque, acostumbrada a contar con la tecnología, he incorporado a los rituales matutinos el de encender la computadora. Cuando era más joven me bastaba con hacerme el desayuno, ir a la puerta y agarrar el diario. Actualmente, despierto a algún hijo, preparo algún desayuno y…enciendo la computadora para leer el diario y/o escuchar la radio, con lo cual, hasta el aparatejo cayó en desuso y nadie extrañó su ausencia cuando a la última se le derritió un lateral porque mi hija la dejó muy cerca de una hornalla.

Pero hoy, sin notebook ni netbook, no tenía ni diario para leer ni radio para escuchar. Tampoco tenía hijos para despertar.

Desayuno para preparar, siempre. Es un placer del que no me privo nunca. Me llevé la bandeja a la cama y me dije: “cuán malo puede ser mirar un noticiero para enterarse cómo viene el día?”. Y, no sé cuál será vuestra experiencia pero yo llamé inmediatamente al técnico que estaba reparando mi computadora y lo amenacé con hacerlo ver 12 horas de noticieros de TV seguidos sin pestañear –como al personaje de la naranja mecánica- si no me lo resolvía para esta tarde.

Lo mismo hice con una amiga –que me prestó esta PC a la que, no le anda el sonido pero en la que se puede leer el diario.

Pero las dos noticias que rápidamente me motivaron a la reflexión acerca de las sutiles discriminaciones cotidianas –y sobre las que los invito a pensar también- tienen que ver con el tratamiento que percibí de las mismas. Por qué si se descubre una red de pederastas se destaca que uno de los integrantes es empresario y otro es arquitecto? (que el tercero atendía un puesto de diarios lo escuché en otro canal).

Pregunto: Se espera que señores de ocupaciones con reputación no se dediquen a abusar de niños? Eso por no mencionar los fallidos del periodista que informaba del desbaratamiento de la banda de distribuidores de drogas y sus “líneas” de venta (entienden? Parezco Capusotto, encontraron en un hotel familiar marihuana, paco, cocaína …la “línea”.


y siempre enfatizando que los responsables son de “origen” chileno, colombiano”, etc. 

Cuando encuentran delincuentes argentinos, nadie dice que son de origen nacional. Es decir, anteponer el de origen, pareciera implicar que se están resguardando de no hacer lo que en realidad están haciendo: discriminar. Recuerdo el famoso cartel que el canal Crónica sacó años atrás anunciando que en un fatal accidente en no me acuerdo qué ruta habían muerto tres personas y dos bolivianos. Esto es algo parecido. Hay delincuentes argentinos y otros con “origen” para que quede claro que, los que tienen origen vienen de otro lugar y, quizás, no deberían estar aquí.

Discriminar, significa separar, no necesariamente, para aislar, para marginar, para descalificar, que es la acepción con la que se usa el término habitualmente. También puede separarse para priorizar, observar necesidades de ese al que se discrimina, justamente, porque no se lo conoce. (Y no hablo de los pederastas o cualquier otro tipo de enfermos o delincuentes sino de los marginales).

El otro día, sin ir más lejos, un ciruja que estaba al lado de un fueguito en Plaza Lavalle me pidió una moneda “porque hace mucho frío, doña”.

Me detuve a dársela y se arrimó otro a quien éste le dijo: “pará, que me dejás sin monedas a mí”. Se acercó un tercero y extendiéndoles el 1,50 que tenía les dije “compártanlas, no tengo más”. Mientras me alejaba escucho al último que me grita: “dame tu facebook”. Cuando recupere la compu, lo agrego como amigo.