Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/7/17
Farmacias

#Farmacias

Santa Fe, pionera en la elaboración y entrega gratuita del aceite de cannabisADJUNTO

Farmacias

SANTA FE, julio 19: La obra social estatal ya atiende a unos 30 pacientes, que reciben el aceite de Charlotte importada. Antes de Fin de año, el laboratorio estatal LIF producirá su propio producto, que distribuirá de manera local y al Ministerio de Salud nacional.

#Malaria
La OMS premió a los centros argentinos que erradicaron el paludismo
ADJUNTO
SALTA, agosto 15: La enfermedad fue eliminada en el país en mayo, según la entidad internacional Por eso, se premio a los profesionales y centros de salud que trabajaron en esta tarea
#Sarampión
Pese al avance continental, España sigue siendo “libre de sarampión”
ADJUNTO
MADRID, agosto 16: Según el reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el país no hay circulación viral de esa enfermedad y la rubeola, más allá de los picos de casos que se registra en Europa.

En muchos aspectos, la política sanitaria de Santa Fe es pionera en el país. Fue una de las primeras en apostar a la producción pública de medicamentos, por ejemplo, y hoy sus dos plantas estatales son puntales de la actividad. Además, generó instancias inéditas en el país, como la cátedra sobre abortos en la Universidad Nacional de Rosario. En materia de cannabis medicinal, mantienen este trabajo de vanguardia, y fue una de las primeras provincias en adherir a la ley nacional. Por eso, ya atiende a unos 30 pacientes de manera gratuita, a través de la obra social estatal, y se prepara para producir antes de fin de mes su aceite propia, que entregará de manera gratuita a nivel local y al Ministerio de Salud nacional.

Por el momento, a poco de haber puesto en marcha su plan de atención, Santa Fe entrega aceite de cannabis a unas 29 personas. Lo hace a través del Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (IAPOS), que entrega gratis el fármaco importado desde los Estados Unidos, y es popularmente conocido como aceite de Charlotte. Cada frasco, que en algunos casos alcanza sólo para quince días, cuesta unos 5 mil pesos.

Para la directora de la obra social, Soledad Rodríguez, la producción pública de medicamentos con derivados del cannabis “será importante para reducir los costos de estos tratamientos y terminar con los engorrosos trámites de importación que pueden llevar un mes”. Para eso, el Laboratorio Industrial Farmacéutico local (LIF) ya le pidió a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) importar la materia prima de Uruguay o Canadá para que los profesionales de la facultad de Bioquímica de la Universidad Nacional de Rosario desarrollan el medicamento.

Si todo sale como está previsto, estimó el LIF, a fin de año los bioquímicos de la UNR podrían tener listas las primeras muestras de aceite que deberán ser analizadas por la ANMAT y autorizadas a ingresar al registro de especialidad medicinal. Recién después se podrá iniciar la producción industrial, para lo que se deberá construir una nueva planta, ya que la del LIF solo produce comprimidos, no variedades líquidas.

En marzo pasado, El Congreso nacional aprobó la ley que posibilita la investigación científica, la formación de profesionales de la salud y la producción estatal de medicamentos realizados en base a derivados de la planta. Unos meses antes, en noviembre, la provincia había sancionado su propia norma que incorpora los medicamentos a base de cannabis en el formulario terapéutico provincial para el tratamiento de patologías como epilepsias, cáncer, dolores crónicos, fibromialgia, glaucoma, esclerosis múltiple, tratamiento del dolor o estrés postraumático.

"Estamos viendo una curva ascendente en el pedido de estos tratamientos. Entendemos que esto va de la mano con que los médicos se familiaricen con la medicación y comiencen a indicarla, pero pensamos que después se va a estabilizar", consideró la directora de la obra social. En todos los casos se trata de niños, adolescentes y adultos jóvenes con epilepsia refractaria, ya que la autoridad nacional solo autoriza el ingreso al país del aceite de cannabis para el tratamiento de esta patología, considerando que "es la única en la cual los estudios existentes permiten suponer una utilidad terapéutica real".

Rodríguez señaló que la mayoría de los pedidos recibidos en la obra social son de afiliados con epilepsia refractaria, "hemos recibido algunos por otras patologías, pero fueron casos muy aislados", explicó. Para acceder al tratamiento, el médico debe prescribir y firmar los trámites de importación del aceite de cannabis. Una vez aprobada por el auditor, la gestión queda en manos de la obra social.

En la última reunión de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) se acordó que unas 22 plantas estatales produzcan estos tratamientos, para el programa nacional que lanzará el Ministerio de Salud nacional. "El LIF se mostró como uno de los laboratorios mejor posicionados para producir aceite", por sus antecedentes de trabajo conjunto con las universidades nacionales de Rosario y del Litoral y el CONICET, donde ya se desarrollo la puesta a punto de técnicas analíticas para la identificación y cuantificación de los principios activos del cannabis. "Es un primer paso para el desarrollo del producto", apuntó y estimó que si todo marcha bien "a fin de año podremos tener las primeras muestras de aceite".