Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 3/11/16
Regulaciones

#Regulaciones

La ANMAT ratificó la prohibición en el país del cigarrillo electrónico

ADJUNTO
Regulaciones

BUENOS AIRES, noviembre 3: Luego de reevaluar los estudios, decidió mantener la restricción de 2011. Según la agencia reguladora, “no existe evidencia científica” para permitir su utilización. Además, consideró que la presencia de tabaco en los dispositivos “perpetúa la adicción a fumar”. La OMS propone tratar estos cigarrillos como el tabaco mismo.

#LuchaContraElTabaquismo
Tucumán, la primera provincia en prohibir el “vapeo” en lugares públicos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 10: Pese a estar prohibido por la ANMAT, el cigarrillo electrónico se usa mucho en el país. La legislatura tucumana acaba de prohibirlo en lugares cerrados, lo mismo que el cigarrillo convencional.
#SeguridadSocial
Salud en crisis: el gobierno entrega recursos a obras sociales y clínicas privadas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 11: Esta semana, se confirmó el giro de 33 mil millones de pesos de acá a diciembre para la seguridad social, prometidas hace un tiempo y nunca implementada. Además, se otorgaron beneficios impositivos a clínicas, sanatorios y hospitales privados, ante la advertencia de un eventual colapso. La mejora llega a pocos días de las elecciones generales.

Desde que comenzaron a circular hace unos años en China, los cigarrillos electrónicos generan polémica entre especialistas y autoridades sanitarias, por su supuesta inocuidad y su utilidad para dejar de fumar. Varios informes alertan que las sustancias que contienen sus cartuchos son igual de peligrosos que el mismo tabaco. Por esto, en varios países su uso está prohibido, o regulado de de tal manera que sólo puede comprarse en farmacia. En la Argentina, desde el 2011 las autoridades decidieron retirar del mercado estos artefactos, una decisión que se mantiene hasta ahora. Esta semana, se emitió un nuevo documento, que mantiene la prohibición, ante la “falta de evidencia científica” que avalara su uso. El documento asegura que el aporte de nicotina que tiene este aparato “perpetúa el hábito de fumar”.

Mediante una disposición oficial, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) confirmó que mantiene la prohibición del cigarrillo electrónico, luego de haber realizado una nueva evaluación sobre sus efectos. “La ANMAT ha decidido ratificar la prohibición para importar, distribuir y comercializar dichos dispositivos y todos sus accesorios (incluyendo los líquidos para recargarlos), como así también la publicidad de los mismos”, destaca la disposición de la agencia reguladora.

La ratificación de la medida se tomó luego de un proceso de actualización de la búsqueda de evidencia científica al respecto. Concluido el proceso, aseguró la ANMAT, “se ha constatado que dicha evidencia es de baja calidad, en razón de la amplia variabilidad de diseños, heterogeneidad de dosis, tipos y generaciones de cigarrillos electrónicos utilizados”. “Del análisis de los estudios realizados, surge que los dispositivos en cuestión podrían provocar que algunos fumadores dejen el hábito en el corto plazo (seis meses) en comparación con el placebo. Sin embargo, las investigaciones no realizan la comparación con tratamientos aprobados y seguros empleados hasta el momento”, remarcó el documento de la entidad argentina.

Para la ANMAT, “ninguno de los estudios es concluyente sobre los efectos adversos del cigarrillo electrónico a mediano y largo plazo, ya que los dispositivos aportan, en el vapor inhalado, una cantidad incierta de nicotina y de otras sustancias tóxicas”. Durante la reevaluación también se registró que la explosión de la batería del dispositivo “es una complicación peligrosa de frecuencia desconocida”.

Según los expertos, añade la ANMAT, los cigarrillos electrónicos “son una forma no controlada de aporte extra o de sustitución de la nicotina, que puede perpetuar y reforzar el hábito de fumar. Se encuentra probado que aporta sustancias tóxicas, siendo posible que favorezca el inicio en el tabaco de aquellos que nunca han fumado cigarrillos convencionales, en especial los adolescentes, quienes lo usan en ocasiones como elemento recreativo”.

En este sentido, la decisión de la ANMAT va en consonancia con recomendaciones internacionales. La Organización Mundial de la Salud (OMS), por ejemplo, propone desde hace dos años que el cigarrillo electrónico “sea tratado como al tabaco, es decir, como un problema de salud”. El director de Tobaco Free Initiative (Iniciativa Sin Tabaco) de la OMS, Armando Perruga, asegura que “todavía no existe una evidencia científica ni información suficiente sobre los peligros a largo plazo de este tipo de cigarros, pero está demostrado que contienen sustancias tóxicas y cancerígenas iguales a las del tabaco”.

“Como toda sustancia o dispositivo empleado por el ser humano y aún no aprobado por falta de evidencias sobre su efectividad y seguridad, constituye una herramienta peligrosa y por fuera del arsenal terapéutico registrado hasta el momento para dejar de fumar, que es el primer objetivo desde el punto de vista de la salud individual y colectiva”, confirma la ANAMT. Por todo lo expuesto, y en virtud de que las pruebas existentes son insuficientes para afirmar que los cigarrillos electrónicos ayudan a dejar de fumar y que tampoco se ha establecido su seguridad a mediano y largo plazo, la ANMAT ratifica lo establecido en la disposición 3226/11 (ver archivo adjunto).

Este año, El debate sobre los cigarrillos electrónicos, creados hace unos años en China para intentar reemplazar a los cigarrillos tradicionales, pareció tener un paso definitivo. Es que un estudio de científicos de la Argentina, Estados Unidos, y Francia acaba de derribar el mito de la inocuidad del producto. Los cigarrillos electrónicos también emiten sustancias cancerígenas. El estudio se publicó en la revista Environmental Science & Technology y podría contribuir a la comprensión de los componentes del cigarrillo electrónico.

DESCARGA: Disposición del 2011 que acaba de ratificar al ANMAT prohibiendo los cigarrillos electrónicos.