Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 23/8/16
Regulaciones

#Regulaciones

Galicia se suma a la carrera por llevar a Espala la Agencia Europea de Medicamentos

ADJUNTO
Regulaciones

MADRID, agosto 23: El gobierno de esa localidad formalizó su intención de que la EMA se asiente en su territorio. Ya se anotaron en la puja Madrid, Barcelona, Málaga, Alicante y Alcalá de Henares. Las ventajas de una región con fuerte presencia de la industria farmacéutica.

#Regulaciones
Aprueban el uso de Humira en mujeres embarazadas con artritis y otros males
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: El fármaco dela laboratorio AbbVie obtuvo buenos resultados para tratar pacientes con enfermedades inflamatorias inmunomediadas.
#Regulaciones
La ANMAT difundió un informe de seguridad de un medicamento para pacientes con sarcoma
ADJUNTO
BUENOS AIRES, junio 26: La agencia reguladora analizó el uso de olaratumab, que se encuentra indicado en combinación con doxorubicina para el tratamiento de pacientes adultos con sarcoma en estadío avanzado. El trabajo destacó la seguridad del tratamiento, que mejora la sobrevida de los pacientes.

La decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea ha colocado a Galicia en una carrera imprevista por albergar una de las sedes comunitarias que con el “brexit” tiene encima el cartel de cierre en su ubicación actual en la capital inglesa y está pendiente de traslado. Mientras París y Fráncfort pugnan por la sede de la Agencia Bancaria Europea, que también perderá el Reino Unido, sólo en España media docena de ciudades se han apurado a vender sus excelencias para acoger la segunda de las instituciones comunitarias que aún alberga Londres hasta su salida efectiva de la Unión Europera (UE). Y en esa pugna se acaba de postular también Galicia, que a través de la Xunta (junta de gobierno) corrobora la aspiración de la comunidad por acoger la Agencia del Medicamento Europea (EMA) si Bruselas acepta que se traslade finalmente a España.

“Una vez que España consiga que la UE le conceda acoger la Agencia del Medicamento, el Gobierno gallego la solicitará formalmente”, señalan fuentes del Ejecutivo autonómico, que basan la petición en que Galicia puede competir con garantías en dicha pugna “ya que tenemos una sanidad pública consolidada, renovada y muy bien posicionada, además de buenas comunicaciones internas y aeropuertos”, señalan desde el Ejecutivo.

La existencia de la sede de la Agencia Europea del Control de la Pesca ubicada en Vigo desde el verano del 2008 también es señalada por la Xunta como un elemento a favor de la comunidad dada la interrelación lograda gracias a dicha institución con la UE, con la que incluso podría llegar a compartir servicios comunes la institución centrada en la salud si fuese concedida.

Que Galicia cuente con una facultad de Farmacia, otra de Medicina, hospitales universitarios, y una facultad de Veterinaria, así como instituciones de investigación marinas y agrícolas y un Clúster de Empresas Biotecnológicas (Bioga) con más de medio centenar de iniciativas en marcha -con proyectos que van desde la mejora de lentillas a detectores de cánceres, fármacos con algas o alimentos biosaludables-, y que exista además una larga tradición en firmas del sector, de las que siguen abiertas Lonza y Biofabri siguiendo el testigo de Zeltia, Pharmamar, Genentech o Astra Zeneca, jugarían en favor de las opciones gallegas. Hasta el momento y de manera pública han reclamado acoger la agencia europea que cerrará en Londres tanto Málaga como Alicante y Alcalá de Henares.

Del mismo modo, se trata de impulsar también la petición desde León, pero sobre todo es la Generalitat la que más fuerza institucional está haciendo ante el Gobierno central para hacerse con una sede por la que ya pugnó en 1992 y que solo en la decisión final tomada en Bruselas acabó por decantarse por ser desplazada a Gran Bretaña.

La Generalitat ha creado incluso una comisión específica para impulsar la candidatura de Barcelona, y ha solicitado a la vicepresidenta del Gobierno central en funciones que también defienda dicha opción de manera formal ante Bruselas.

La Agencia Europea de Medicamentos empezó a funcionar en 1995 como órgano responsable de la evaluación científica, supervisión y control de los medicamentos desarrollados por las farmacéuticas para su uso en la Unión Europea tanto por personas como animales, garantizando así su seguridad, eficacia ante las dolencias a tratar y calidad. Desde que comenzó su funcionamiento la Agencia del Medicamento de la UE ha asegurado 975.188 medicamentos, además de asesorar a los laboratorios en la elaboración de protocolos; prestar apoyo científico para medicamentos de terapias avanzadas; establecer procedimientos pediátricos; marcar estándares de calidad y seguridad, y colaborar directamente en trabajos de innovación, en especial los realizados por microempresas.

En la argumentación de su petición para acoger la sede que abandonará Londres cuando se haga efectivo el “brexit” y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, el Ayuntamiento de Alicante cifró en 50 millones de euros el impacto que la llegada de la Agencia del Medicamento comunitaria tendría de manera directa sobre el PIB de la ciudad. De forma directa trabajan en la actualidad en la sede abierta hace 21 años en Londres más de 800 empleados, a los que hay que añadir los siete comités científicos y más de 30 grupos de trabajo que componen más de 4.000 científicos de toda Europa vinculados a la reglamentación de los medicamentos para el consumo humano y animal y la comprobación de sus propiedades.

Solo la secretaría del director ejecutivo de la Agencia del Medicamento de la UE está formada por 440 personas. Su consejo de administración suma 35 expertos designados al margen de los gobiernos de los países miembros de la comunidad, organización o sector profesional. Eso sí, el órgano de gestión de la agencia cuenta con un experto por país: 2 de la UE y 2 del Parlamento Europeo, dos más de las asociaciones de pacientes, otro de las organizaciones de médicos y uno más de los veterinarios. Todos ellos están obligados a presentar una vez al año su declaración de intereses, así como firmar los expertos que colaboren con la agencia, siendo examinada la situación laboral y científica de cada uno antes.