Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 28/6/16
Ciclodeentrevistas

#Ciclodeentrevistas

Ciclo de entrevistas – María Verónica Mobilia: “los farmacéuticos somos pilares importantes en la sociedad”ADJUNTO

Ciclodeentrevistas

BUENOS AIRES, junio 28: En esta segunda entrega del ciclo inaugurado la semana pasada, conocemos la historia y las opiniones de la colega María Verónica Mobilio, farmacéutica en relación de dependencia que pide una comisión de Asuntos Laborales para tratar la problemática del sector. “Deberíamos dejar de clasificarnos como dueños o empleados y dejar de lado los prejuicios”, reclamó.

#LuchacontraelCancer
La inmunoterapia, el futuro de los tratamientos oncológicos según los especialistas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 15: En el reciente Congreso de la Asociación Americana de Oncología (ASCO), se destacó que los medicamentos de este tipo son la primera línea de combate para varios tumores, entre ellos el de pulmón y mamás.
#Opinión
Gripe y resfrío ¿a qué síntomas y efectos debemos estar atentos?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: El ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria Carlos Luna escribe sobre estos males tan frecuentes en esta ´época del año, que muchas veces se menosprecian pero que deben ser tratados de manera eficiente.

Desde que tiene memoria, la vida de María Verónica Mobilio trascurre en una farmacia. Su vocación llegó desde la cuna, hija y nieta de farmacéuticos. Sus primeros pasos los días atrás del mostrador del negocio familiar en Aldo Bonzi, en el conurbano bonaerense. Luego, la vida la llevó a la Patagonia, donde su madre abrió una farmacia en el barrio Melipal, a unos 4 kilómetros de Bariloche. Allí, de a poco, se fue enamorando de la profesión. Por eso, cuando volvió a La Plata, para iniciar su formación profesional, los deseos maternos de tener una abogada en la familia cedieron y se convirtieron en una futura farmacéutica. Hoy, a los 45 años, instalada en Mar del Plata, sigue con la misma pasión con la que inició su carrera, y pese a las dificultades nunca pensó en dejarla. “Siempre trabaje en farmacia oficinal y tuve colegas con más experiencia que me acompañaron y aconsejaron. Tengo la firme convicción que los farmacéuticos somos pilares importantes en la sociedad y la salud de la población”, asegura. “Hace años que nos está costando encontrar y recuperar lugares que jamás debimos perder”, reconoce.

¿Cuál es la principal problemática de los farmacéuticos en relación de dependencia en la provincia de Buenos Aires?. -El principal problema es la falta de representatividad de quienes ejercemos en relación de dependencia por parte del Colegio Profesional, que si bien tiene una comisión que aborda estos temas en los recientes años no ha tenido una actuación muy destacada. Aun encontramos colegas que no tienen recibo de sueldo, ni obra social, ni ART, ni antigüedad, ni vacaciones, donde no pueden lograr que se les abone como corresponde, ni siquiera se les respeta el mínimo sugerido por el C.F.P.B.A. No se les permite tomarse vacaciones ya que se les informa que no pueden afrontar el gasto y cuando llega el momento que se deben tomar los días, la oficina queda abierta sin un profesional. Lo mismo sucede sábados a la tarde, feriados, turnos y domingos que nadie está dispuesto abonarle a un profesional lo que corresponde ya que los “números no dan”. Todo esto enmarcado en una S.C.S. de la cual nos es muy difícil desvincularnos sin el respaldo y asesoramiento institucional. Los farmacéuticos en relación de dependencia que han intentado dialogar estas temáticas con sus socios y empleadores han recibido respuestas muy poco satisfactorias, algunos pocos casos han tenido éxito, pero en reglas generales los colegas han visto resentida su relación laboral e incluso han perdido el trabajo sin encontrar en la Institución el acompañamiento necesario.

¿Qué medida urgente cree deberían tomar para las problemáticas que sufren?. -La medida urgente sería la formación de una Comisión Provincial de Asuntos Laborales. Esta comisión debería trabajar en los distintos aspectos de una relación laboral, como ser remuneraciones, condiciones de trabajo, mediación en caso de conflicto, jornadas de capacitación, incumbencias farmacéuticas, interrelación y dialogo con los sindicatos, entre otras. Además las filiales deberían oficializar sus comisiones de asuntos laborales eligiendo delegado titular y suplente, los cuales trabajarán con los colegas de su zona y cuando la Comisión Provincial los convoque a reunión de trabajo se puedan visualizar las problemáticas y necesidades de los diferentes puntos de la provincia y de esa manera encontrar respuestas reales para problemáticas reales.

¿Para solucionar los problemas, que prefiere el farmacéutico en relación de dependencia, sindicato o Colegio Profesional?. -En estos años he visto que las diferencias entre las opiniones de las instituciones y los gremios, quizás hasta involuntariamente, han colocado al farmacéutico empleado en desventaja y lo han dejado menos representado, olvidándose que nos debemos relaciones de cooperación, ayuda mutua, pruebas de lealtad y solidaridad entre colegas. Los dirigentes institucionales y gremiales deben velar por la armonía entre los farmacéuticos, aceptando arbitrajes para decidir diferencias entre colegiados o entre éstos y terceros.

No creo que sea cuestión de elegir a uno o al otro exclusivamente y menos poner al colega como “botín de guerra”, se debe trabajar en lograr la interrelación entre ambos para que los colegas tengan un mejor desenvolvimiento laboral y profesional y ese debe ser un objetivo inmediato de la Comisión Provincial de Asuntos Laborales. Independientemente del sindicato al que este adherido el colega, el C.F.P.B.A. debe trabajar y dar respuestas, cada colega se dará cuenta que sindicato lo representa mejor. El C.F.P.B.A. debe respetar y hacer respetar el objeto, las funciones y atribuciones que por ley le corresponde desde su formación.

¿Cómo es la relación actual con las entidades gremiales, los farmacéuticos en relación de dependencia se sienten defendidos y contenidos por las entidades?. -Mi sensación es que el nivel de participación de los colegas en las entidades gremiales es bajo, pero te estoy hablando en Provincia de Buenos Aires, quizás en Capital Federal veo más actividad. De todas maneras me parece que de la misma forma que debemos darnos cuenta que la profesión farmacéutica ha cambiado y es nuestra obligación estar a la altura de esos cambios, en el tema gremial nos falta aceptar que un colega afiliado a un sindicato “no es problema ni alguien a quien se les debe cerrar las puertas de la institución”. Estamos avanzando muy lento con respecto a los cambios sociales, pareciera que a nuestra profesión le cuesta aceptar que el que no se adapta se extingue y esa necesitad de seguir perteneciendo nos hace cometer varias veces los mismos errores. A nivel C.F.P.B.A. con sus filiales, aún no se percibe una clara defensa de los derechos de los farmacéuticos no propietarios, si bien se ha avanzado en algunos temas, los colegas ven más una cuestión discursiva que un real acompañamiento y contención por parte del colegio.

Hay un trabajo enorme que debe comenzar a hacerse para que los colegas se sientan defendidos y contenidos por las entidades en general y principalmente que toda la comunidad farmacéutica pueda entender que si no encontramos una solución entre todos los colegas nada va a cambiar para mejor. Deberíamos dejar de clasificarnos como dueños o empleados y dejar de lado los prejuicios.

¿Cómo viven la situación del PAMI que atraviesa la farmacia argentina?. -La situación de PAMI es un fiel reflejo de la crisis de las instituciones farmacéuticas, políticas y sanitarias del país, todos los sectores implicados tienen responsabilidad en el estado de situación actual del PAMI, el gobierno que permite que el convenio de provisión más importante del país sea gerenciado por la misma industria que provee los medicamentos y que a su vez es la formadora de precios de los bienes sociales en cuestión. Lo que debemos lograr es dejar de ser financiadores del sistema para pasar a ser actores del mismo, sentándonos a la mesa donde se diseñan las políticas y actuando “de una vez por todas” como profesionales de la salud. Si nosotros estuviéramos en los lugares que deberíamos ocupar, nuestras acciones impactarían positivamente en la salud y economía de la población, eso no solo nos jerarquizaría como profesionales, sino que nos daría la posibilidad de dar ese cambio en la profesión que estamos esperando que aparezca sin darnos cuenta que está en nuestras voluntades.