Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15

#

En México crean un chip contra efectos adversos de fármacos

DISTRITO FEDERAL: Servirá para alertar sobre reacciones alérgicas o efectos secundarios. El “DNA chip” es desarrollado por empresas locales, de Francia y España. Tendrá el perfil genético de los mexicanos, para facilitar la detección de los fallos. Estudios avalan su uso en distintos campos de la farmacología.

#
Grave: alumnos de Neuquén intoxicados con psicofármacos
ADJUNTO
NEUQUEN: Tres menores de 13 años debieron se hospitalizados por consumir medicamentos que llevaron a la escuela. Según las autoridades, se descompusieron y debieron ser internados. Se busca determinar si consiguieron los fármacos en su casa o si los compraron en algún punto ilegal de venta.
#
Polémica por la compra de fármacos en la Ciudad
ADJUNTO
BUENOS AIRES: La comisión de Salud de la legislatura porteña criticó la forma en que el gobierno porteño compra los medicamentos destinados a los hospitales públicos. Denuncias sobreprecios y falta de control. El ministro Jorge Lemus defendió el sistema abierto implementado. Recortes a los fondos del Garraham.

Las reacciones adversas de medicamentos suelen causar grandes trastornos a la salud, ya sea por cuestiones alérgicas o efectos secundarios. Por eso, conocer cuanto antes que se están produciendo puede salvar la vida del paciente. Para esto, en México fondos estatales financian un novedoso método, que puede ayudar a ganar tiempo en esta batalla. Se trata de un chip especialmente diseñado para que alerte al paciente cuando existe un efecto adverso en el remedio consumido. El proyecto está a cargo de empresas biotecnológicas de México, España y Francia, con financiamiento de fondos locales.

El denominado “DNA chip” ya existe en Europa, diseñado para el perfil genético de aquella población. El objetivo de este proyecto conjunto es construir un instrumento de diagnóstico específicamente diseñado para el perfil genético de los mexicanos, algo que hasta ahora no existe. Un chip como este podrá ayudar a saber cuando un medicamento contra el cáncer de vejiga o de mama puede resultar tóxico para los pacientes.

En el proyecto participan dos empresas mexicanas, una de Francia y una de España. Todas ellas presentaron un proyecto que compitió y ganó recursos bilaterales de México y la Unión Europea. La tecnología busca identificar 90 variaciones genéticas comunes que pueden provocar problemas con diferentes medicamentos.

El proyecto tendrá un costo total de 18.7 millones de pesos, de los cuales el 70 por ciento es aportado por el Fondo de Cooperación Internacional en Ciencia y Tecnología (Foncicyt), de México y la UE. Las empresas que reciben este apoyo son las mexicanas Vitagénesis y Laboratorios Silanes, mientras que por Francia participa Innopsys, de la ciudad de Toulouse, y por España colabora Progenika Biopharma, con sede en Bilbao.

Según explicaron a los medios locales sus impulsores, el proceso de detección de estos efectos es sencillo. Cuando a un individuo se le administra cierto medicamento y dosis para combatir alguna enfermedad, su organismo genera distintas respuestas al fármaco, incluyendo reacciones adversas.

“Estas (reacciones adversas) son causadas por polimorfismos o mutaciones en genes relacionados con su propio metabolismo, con su neurotransmisión, o con la transducción de la señal generada por neurotransmisores”, explica la presentación del proyecto ante el Conacyt, difundida en el informe del Foncicyt.

El documento detalla que aunque hay muchas mutaciones o polimorfismos que pueden influir en el efecto de una medicina, la tecnología de un “DNA chip” ya es capaz de identificar hasta 90 polimorfismos comunes.

Uno de los posibles campos de aplicación para una herramienta como esta es identificar cuáles personas pueden recibir o no recibir un medicamento contra la coagulación llamado warfarina. Este es un medicamento que en general es muy seguro, pero puede causar efectos adversos, desde un sangrado estomacal hasta graves hemorragias internas, en pacientes que tienen alteraciones en los genes llamados CYP2C9 y WKORC1.

Un “DNA chip” puede ayudar a identificar si el paciente tiene alguna mutación significativa antes de administrarle cualquier medicamento. “El objetivo de este proyecto es utilizar el ‘DNA chip’ para identificar los polimorfismos característicos de la población mexicana, realizar la validación clínica de la herramienta y comenzar su incorporación a la práctica clínica en México”, dice el expediente del esfuerzo trinacional que coordina el doctor Hugo Alberto Barrera Saldaña, de Vitagénesis S.A. de C.V., asentada en Nuevo León.

Los investigadores afirman que con esta tecnología en biología molecular y en ciencias genómicas se aumentará la calidad de vida de los pacientes, al evitar experimentar con medicamentos y dosis no prescritas con precisión; además se busca proteger la economía de las familias minimizando las consultas y el uso de medicamentos no efectivos y eventualmente tóxicos.

El proyecto financiado por México y la UE tiene un plazo de 16 meses para entregar resultados y ha generado hasta ahora 16 empleos relacionados con investigación y desarrollo.