#LIF: ¿Que pasaría si se implementase una producción pública de biofármacos?
Edición y Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov

VER STAFF
Hace 5 años

¿Que pasaría si se implementase una producción pública de biofármacos?

Adjunto #LIF

Un estudio de investigadores santafesinos abordó está cuestión con el objetivo de diagnosticar la viabilidad del proyecto y determinar si con esta medida sería posible la reducción de los altos costos de estas drogas, como así también una mayor regulación de los precios del mercado.

Hace 1 año
Pastilla del día después: todo lo que tenés que saber para usarla correctamente
ADJUNTO
#Opinión
El anticonceptivo de emergencia es cada vez más usado en todo el mundo, y en esta columna publicada por iPfrofesional se recuerda que sólo debe ser utilizado en ocasiones excepcionales.
Hace 1 año
ANMAT prohibió una galletita libre de gluten por posibles eventos alérgicos
ADJUNTO
#Regulaciones
La agencia reguladora informó que la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria detectó un caso de reacción alérgica de un menor que consumió el producto. Se trata de una reacción a la proteína de la leche, por lo cual se retiró el producto.
B
asados en la hipótesis de un Estado productor de biosimilares, un equipo de investigación se preguntó si de ese modo se lograría una reducción del costo de ese tipo de fármacos; si el proyecto sería rentable y si existe la posibilidad de una organización institucional que respalde el proyecto.

El estudio se realizó durante el 2014 y contó con la participación de profesionales de diversas especialidades, quienes analizaron la posibilidad de producir y distribuir medicamentos biosimilares con presupuesto estatal, mediante un trabajo coordinado entre instituciones locales: la obra social provincial Iapos, el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF), la empresa Zelltek, la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el Ministerio de Salud de la Provincia.

Los biosimilares son compuestos que actúan como los “genéricos” de los biofármacos, los cuales son medicamentos de síntesis biológica generados a partir de cultivos celulares en mamíferos o bacterias, lo cual requiere de una investigación y desarrollo que resulta muy costosa.

En Argentina los biosimilares son producidos por laboratorios privados, pero con costos semejantes o incluso superiores a los biofármacos originales. “El precio no baja porque el mercado de medicamentos no está regulado y se maneja desde una lógica de oferta y demanda”, explicó al portal El Litoral José Berardo, ingeniero industrial del LIF.

El estudio que lleva el titulo “Evaluación de impacto de un programa de producción pública de medicamentos biosimilares en la provincia de Santa Fe” analizó que sucedería si el Estado interviniese.

El trabajo propone que Zelltek - una planta de cultivo celular que produce biosimilares en Santa Fé - provea estas drogas al Ministerio de Salud de la Provincia, que a través del LIF, podría envasar y distribuir estos biosimilares entre los pacientes del Iapos y de los hospitales públicos locales.

En la actualidad, los biosimilares le suponen a la Provincia unos 5,5 millones de pesos por año que terminan en manos de laboratorios privados. “A cinco años, con la proyección por el crecimiento de la población, de prescripción y de precios, la tendencia es que el gasto puede llegar a 21 millones de pesos”, detalló el doctor Santiago Torales, coordinador de la investigación.

En relación a la rentabilidad argumentan que “Con el 30 % de producción en el sector público, el proyecto ya es rentable. Es decir, que ni siquiera es ir en contra de la inversión privada instalada, porque el Estado seguiría comprando el 70 % de los biosimilares que necesita. No queremos competir con la industria privada porque se compite contra puestos de trabajo, sino bajar los costos para que más gente pueda acceder a estos tratamientos. La investigación busca un ahorro para el sistema de salud para garantizar la inversión y la producción”, según precisó Luciano del Blanco, también autor del trabajo.

Además, los investigadores están convencidos de que la producción estatal de biosimilares podría servir para regular los precios en el sector privado. “Ya hay pruebas de que el LIF con su producción contribuyó a regular los precios del mercado de otro tipo de medicamentos”, concluyó Berardo.

Por último, el estudio - que fue seleccionada entre las 10 mejores del país y elegida para ser presentada en el XII Jornadas de Farmacia y Bioquímica Industrial (JorFyBI 2015) y en el III Congreso Latinoamericano de Farmacia y Bioquímica Industrial de SAFYBI - señala que la viabilidad institucional del proyecto es posible, con entrevistas a 19 líderes de opinión sobre la temática en el país.
Compartí esta noticia e invitá a tus seguidores a dejar su opinión.