Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Industria

#Industria

España: la industria resiste otro recorte de precios

Industria

BUENOS AIRES: Tres grandes laboratorios anunciaron que reclamarán ante la justicia por la orden del gobierno para reducir un 30 por ciento el precio de tres fármacos.

#Industria
Merck superó sus ganancias más del 70%
ADJUNTO
BUENOS AIRES: El laboratorio alemán aumentó su facturación el año pasado un 72,6 por ciento, alcanzando los 632,1 millones de euros de beneficios netos.
#Industria
Japonesa Takeda compra firma de inhibidores de moléculas
ADJUNTO
BUENOS AIRES: La farmacéutica cerró un acuerdo para adquirir la compañía Intellikine por unos 241 millones de euros.

Las multinacionales farmacéuticas Pfizer, Lilly y Janssen Cilag (Johnson & Johnson) se juegan 50 millones de euros en España si finalmente se aprueba una orden del ministerio de Sanidad, que les obligará a reducir un 30 por ciento el precio de tres medicamentos que todavía están protegidos por patente. El donepezilo, la galantamina y la olanzapina son los tres principios activos de la discordia.

Ante la inminente caducidad de sus patentes, la industria de genéricos ya ha desarrollado sus alternativas a los medicamentos de marca de estas tres multinacionales. Aunque un juzgado ha establecido medidas cautelares por infracción de patente de estas versiones de marca blanca y el Gobierno se había comprometido a no incluirlos en la nueva lista de rebajas de precios, finalmente, todo apunta a que no será así y en los próximos días se aprobará la orden ministerial que obligará a las tres multinacionales a rebajar el precio un 30 por ciento.

El director general de la patronal Farmaindustria, Humberto Arnés, anunció que recurrirán esta orden, que consideran “un error de interpretación”, además de generar “una frustración tremenda” a la industria farmacéutica de medicamentos originales.

En estos momentos, el sector está negociando con el Gobierno la creación de un plan sectorial, del que ya existe un borrador y que se encuentra en fase de consulta entre los distintos ministerios implicados y que podría estar listo en el primer trimestre de 2011.

Arnés lamentó tener que recurrir a los tribunales para solventar este tipo de problemas, ya que, en su opinión, “la justicia es lenta y, para cuando se falla, el daño ya está hecho”.

El interés de Farmaindustria es lograr “un marco regulatorio estable”, ya que, tras la aprobación de dos reales decretos este año para reducir el déficit público a través del recorte del gasto sanitario, los laboratorios con actividad en España verán reducir su facturación anual un 13 por ciento, es decir, en cerca de 2.100 millones de euros. De ahí la necesidad de recurrir la nueva orden ministerial, que seguiría mermando los recursos de los laboratorios.

Las consecuencias del recorte del gasto sanitario se traducen en cerca de 5.000 despidos directos y otros 15.000 indirectos a medio plazo. En las últimas semanas, firmas como Roche, Sanofi, Bayer o Abbott, ya han anunciado expedientes de regulación de empleo, además del recorte continuo en los laboratorios nacionales y del que todavía no existe cifra oficial.

Arnés calificó las consecuencias de estas medidas como un “efecto devastador”, tanto en la inversión en I+D, como en las posibilidades de internacionalización de las farmacéuticas nacionales, “que no tienen suficientes recursos”. Pero, además, tampoco está claro el beneficio para las arcas públicas.

Si bien en el último mes el gasto sanitario ha caído cerca de un 10 por ciento, desde Farmaindustria se calcula que el Estado perderá alrededor de 400 millones de euros anuales, por la menor recaudación de impuestos y el aumento de las prestaciones por desempleo.

Arnés también se refirió a los problemas de la industria con las comunidades autónomas, que “van más allá de sus competencias en un intento desesperado de contener el gasto farmacéutico”. Farmaindustria tiene varios procesos legales abiertos contra las autonomías, como Madrid, Castilla-La Mancha o País Vasco, en su intento de limitar los medicamentos de marca aprobados por el Ministerio de Sanidad para su financiación pública. En su opinión, este tipo de iniciativas sólo conseguirá fragmentar el mercado español, la quinta plaza europea más importante para las farmacéuticas y entre las diez primeras del mundo.