Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 27/3/17
ElDíadeLaPlata

#ElDíadeLaPlata

El 20 % sufre depresión y muchos ni lo sabenADJUNTO

ElDíadeLaPlata

BUENOS AIRES: Es la principal causa de discapacidad, y destacan que la mayoría no recibe el tratamiento adecuado. Diario El Día de La Plata, lunes 27 de marzo de 2017.

#FarmaciasdelFuturo
Cadenera del Reino Unido lanza sistema para conocer stock de medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: Denominado Columbus, esta herramienta permite a los pacientes y médicos conocer la disponibilidad de tratamientos en unas mil farmacias de la red Boots antes de realizar una receta.
#Opinión
Sarampión y rubéola: enfermedades infecciosas que resisten a su ocaso
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 19: “Hay enfermedades para las que es necesario vacunarse, aunque ya no están presentes en la Argentina”, sostiene Osvaldo Teglia, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, respecto de la necesidad de inmunizarse contra estos dos males en la actualidad.

Muchas personas que sufren depresión ni siquiera lo saben, y mucho menos son detectadas, ni acceden a los servicios de salud ni reciben el tratamiento adecuado, cuando de acuerdo a cifras oficiales, dos de cada diez argentinos la padece en lo que es la principal causa mundial de discapacidad.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas que sufre depresión “aumentó notablemente en las últimas dos décadas”, afectando en la actualidad a más de 300 millones de hombres y mujeres en el mundo.

Definida como un trastorno mental frecuente que genera un cambio en el estado personal, en el que el individuo afectado es invadido por sentimientos prevalentemente negativos (como tristeza, dolor, pesimismo, miedo o amenaza), la depresión no es algo novedoso, sino que ya los griegos hablaban de “melancolía” como una de sus formas.

“Cuando una persona padece depresión -alerta el psiquiatra Hugo Barrionuevo- disminuye su posibilidad de hacer frente a los retos habituales de la vida y afecta su capacidad para realizar las tareas cotidianas más simples”.

El médico, también director del Centro de Estudios en Salud Mental de la Universidad ISalud, agregó que “el deterioro de los vínculos afectivos, la interrupción de la educación y la pérdida del empleo, son con frecuencia algunos de sus efectos y en los casos más extremos puede llevar al suicidio, que actualmente es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años”.

“La buena noticia -dijo- es que contamos con los conocimientos y herramientas para hacer frente a esa problemática con bastante eficacia. Y la mala es que un número importante de los afectados no es detectado, un gran porcentaje no tiene acceso a los servicios de salud y una porción importante de los que finalmente acceden no recibe el tratamiento adecuado”.

Asi, para los especialistas, el desafío actual de los sistemas de salud es entonces adecuar los dispositivos asistenciales para favorecer el acceso a la detección temprana y al tratamiento adecuado y oportuno.

Por su parte, el director del Centro de Investigación en Neurociencia y Neuropsicología de la Universidad de Palermo, Gustavo Vázquez, señaló que la depresión afecta más frecuentemente a las mujeres y que se manifiesta generalmente entre los 25 y los 35 años.

“Cuanto más jóvenes empiezan con el cuadro clínico, peor es el pronóstico, ya que hay más cantidad de episodios, mayor abuso de sustancias y son más refractarios a los tratamientos. Por ello, el diagnóstico temprano y adecuado es fundamental”, destacó el especialista, quien comentó además que se trata de una enfermedad con alta recurrencia, por lo que “una tercera parte de quienes sufren un episodio, volverán a tener otro”.

“Hay estudios que demuestran que si la entrevista se hace con el paciente y un familiar presente, las posibilidades de acertar el diagnóstico se duplican. Eso se debe a que muchas personas se olvidan de que en algún momento estuvieron maníacos o hipomaníacos, ya que la depresión implica una alteración cognitiva o de memoria, y cuando estuvieron hipomaníacos se sintieron bien: estaban activos, dormían poco y tenían grandes proyectos, por lo que no detectan ese período como una enfermedad”, apuntó.

“En un tratamiento tradicional -concluyó- lo ideal es combinar lo psicológico y lo farmacológico, y la elección inicial depende de la disponibilidad de ambas terapias”.