Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Perfil

#Perfil

Por trabas a las importaciones, faltan drogas oncológicas

Perfil

CABA, enero 9: Además, los comercios no logran abastecerse de remedios para tratar enfermedades psiquiátricas y cardíacas. Las razones de la Cámara Argentina de Farmacias. Nota publicada en la sección salud del diario Perfil el día 8 de enero, realizada por Adrian Hernandez.

#Perfil
La tasa de donantes de órganos cae por primera vez en 10 años
ADJUNTO
BUENOS AIRES: El año pasado hubo 1.694 trasplantes, la cifra más baja desde 2011. Hay 8.137 pacientes en lista de espera. Crisis y falta de formación en médicos. Por Florencia Ballarino. Diario Perfil, martes 14 de marzo de 2017.
#Perfil
Fibromialgia, la enfermedad del dolor: reclaman una ley
ADJUNTO
BUENOS AIRES: Afecta a dos millones de argentinos. Piden que se reconozca la enfermedad y que las obras sociales cubran los remedios. Por Florencia García. Diario Perfil, miércoles 17 de mayo de 2017.

“No hay”. Esa frase no es escuchada solamente por las mujeres que buscan, sin suerte, comprar tampones este verano, sino que se repite hacia buena parte de la población, que no encuentra medicamentos de uso generalizado, como la metoclopramida (conocida como Reliverán) y otros comprimidos para aliviar malestares gástricos. A ellos se suman drogas que, en algunos casos, son fundamentales para el tratamiento de enfermedades psiquiátricas, neurológicas y oncológicas.

La Buscapina, el Reliverán, la digoxina -utilizada en insuficiencias cardíacas-, la primidona -para el tratamiento de epilepsia y enfermedades psiquíatricas-, fármacos anticonvulsivantes (ácido valproico) -para prevención de migraña- y el baclofeno –usado con pacientes con parálisis cerebral–, son sólo algunos de los medicamentos faltantes en farmacias porteñas. Tampoco es posible conseguir analgésicos y antiácidos de venta libre. La Cámara Argentina de Farmacias (CAF) considera que de debe al cierre de las importaciones.

En una recorrida por el centro porteño, Perfil.com pudo comprobar que escasean drogas como “Buscapina y Reliverán inyectable” desde hace meses. La misma situación se repite en el interior de la provincia, donde los pacientes deben recurrir a los hospitales públicos para ser medicados.

“La digoxina (utilizada para tratar arritmias) hace un año que está en falta. El único que viene es en gotas, para que lo usen los nenes”, relató a Perfil.com Carla, auxiliar de farmacia de un local ubicado en Chacabuco al 100, en la Ciudad de Buenos Aires. Como con la piridona, “son productos únicos y no hay otros genéricos como opción. No hay hace alrededor de ocho meses, un año”, indica.

“Por lo general, el ácido valproico estuvo faltando por el lapso de dos semanas. Es la más recetada, en 400 miligramos. Es único y no se puede cambiar por ningún otro laboratorio”, completó Juan Carlos Escobar, encargado de compras de Openfarma. “Para los pacientes oncológicos, no hay ciclofosfamida en 50 miligramos, desde hace dos meses”, alertó.

“El paracetamol está re-buscado. En algunos laboratorios conseguís y otros no tienen en ninguna presentación”, acotó.

Razones. Los trabajadores farmacéuticos coincidieron que el cierre de las importaciones es el problema. “Es por las (limitaciones) importaciones, por lo menos, eso es lo que nos dicen desde las droguerías. Hay tantos pedidos que enseguida se agotan. No alcanzan a reponer la cantidad que suelen tener siempre”, precisó Carla. Al consultarle por qué no se puede conseguir estos remedios, Escobar aclaró que desde los laboratorios dicen que (por el cierre de la) importación, pero “no hay una respuesta formal”.

Sin stock por más tiempo. “Ahora hay faltantes de Reliverán en gotas o comprimidos antivómitos. A veces, faltan excipientes y no se puede elaborar remedio aun teniendo la droga. Lo más común que no hay son laxantes y oncológicos. En los oncológicos están demorando mucho la entrada de remedios que llegan de afuera”, se quejó Marcelo Kassabchi, director ejecutivo de la CAF, ante la consulta de Perfil.com.

“Se van sumando algunos productos que llevan algún componente que no se puede retirar de la Aduana, sumado a los cambios en el Anmat, que produjeron muchos problemas con los insumos”, precisó.

“Siempre se producirá un faltante porque si un laboratorio quiere planificar su producción anual y necesita importar 5000 kilos de una droga en particular, lo autorizaran sólo por 1500. Algunas farmacias pueden tener stock, pero no está completo en todas”, aclaró.

“Venimos con esta situación desde hace rato. Tuvimos serias dificultades con las vacunas, porque los laboratorios de acá no hicieron antitetánicas, como lo venían haciendo todos los años, por falta de cepas”, añadió, en referencia a una de las medicaciones inmunizantes más comunes. “Todas las vacunas vienen con las cepas anteriores de otra parte del mundo”, concluyó.