Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Adicción a la comida y berrinches infantiles, nuevos males mentales

ADJUNTO
Actualidad

BUENOS AIRES: Expertos debaten los cambios de la última versión del manual de psiquiatría más usado del mundo. Mejores diagnósticos vs. abuso de medicación. Diario Perfil, lunes 17 de diciembre de 2012.

#Actualidad
Piden mayor integración entre laboratorios públicos del país para mejorar producción
ADJUNTO
LA PLATA: El ministro de Salud Juan Manzur abogó para que la red que produce medicamentos está más integrada, y así se evite la superposición de sus productos. El ministro recorrió las instalaciones del instituto bonaerense “Tomás Perón”, productos de sueros y vacunas.
#Actualidad
Más problemas para la canasta de descuentos: médicos no tienen lista
ADJUNTO
BUENOS ARES: Esto dificulta la prescripción de los medicamentos incluidos en el plan. Tampoco llegaron los carteles informativos.

Luego de un proceso de revisión de 13 años, en el que participaron más de 1.500 profesionales de la salud mental, el nuevo Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM, por su sigla en inglés), conocido como “biblia” de la psiquiatría, quedó listo para su publicación en mayo próximo. La quinta edición del manual de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) incluye cambios, algunos de los cuales ya causan polémica. “Para desarrollar esta guía utilizamos los mejores expertos en el campo de la psiquiatría y realizamos extensas revisiones de la literatura científica y de la investigación original. El manual representa a la ciencia actual y sabemos que será de utilidad para los médicos y los pacientes”, explicó Dilip Jeste, presidente de la APA, durante la presentación del DSM-5.

Una de las modificaciones más importantes que presenta el manual es que ahora, por primera vez, los psiquiatras reconocen la adicción a la comida como una enfermedad mental real. Comer en forma compulsiva una gran cantidad de alimentos sin tener conciencia de lo que se ingirió es un problema frecuente entre quienes padecen obesidad y precisa un tratamiento psicoterapéutico, según APA.

Otra enfermedad mental reconocida ahora en el DSM-5 es el síndrome de acumulación compulsiva. “Se caracteriza principalmente porque la persona junta objetos en exceso y presenta una gran dificultad para tirar o deshacerse de ellos, ya sea por temor a necesitarlos más adelante o por apego emocional. En la mayoría de estos casos, las personas y su familia no pueden usar determinados espacios de la casa por la cantidad de objetos acumulados”, le explicó a PERFIL Rafael Kichic, jefe de la Clínica de Ansiedad y Estrés del Departamento de Psiquiatría de Ineco. Para el especialista, su inclusión dentro del manual “favorecerá que tanto los profesionales como quienes lo padecen lo identifiquen más fácilmente y también ayudará a que los investigadores se interesen más en el tema y desarrollen mejores terapéuticas”.

Debate. Pero sin duda el nuevo diagnóstico que despierta más polémica es el de trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo con el cual se diagnosticará a niños que “exhiben episodios frecuentes de irritabilidad y arrebatos de conducta durante tres o más veces a la semana durante más de un año”. Esta definición causó controversia porque podría conducir a la medicación de los berrinches infantiles. Sin embargo, la APA afirmó que con este nuevo término se espera combatir el potencial error de diagnosticar a los niños con trastorno bipolar y tratarlos innecesariamente con fuertes medicamentos. Para la psicoanalista Silvia Morici, miembro del Forum Infancias, los berrinches representan una expresión propia de la primera infancia. “Muchas veces los berrinches persisten después de los dos años, evidenciando formas de crianza o muy laxas o muy rígidas, que en el primer caso no le permitieron adquirir capacidad de frustración, y en el segundo delatan exceso de represión. La propuesta del DSM-5, al convertirla en un trastorno, es nuevamente la administración de psicofármacos, que seguramente, al modo de un chaleco químico, callarán una genuina forma de protesta”, opinó. Otro de los cambios más importantes que presentará el DSM-5 es que ahora ya no se hablará de autismo, ni síndrome de Asperger, trastorno generalizado del desarrollo o trastorno desintegrativo de la infancia. Todos estos términos quedarán incluidos dentro del diagnóstico de trastorno del espectro autista “para ayudar de forma más precisa y consistente a diagnosticar a niños con autismo”, afirmó la APA. Aunque especialistas como Morici critican esta medida por ser una forma de “agrupar como trastorno lo que en realidad son expresiones propias de la infancia y formas defensivas de sufrimiento”.

El uso excesivo de internet, excluido

La adicción a internet no fue reconocida como enfermedad mental en el DSM-5, sino que se incluyó en el apartado de “trastornos que necesitan ser más investigados”. Los especialistas de la APA decidieron dejarla fuera por considerar que aún no existen pruebas suficientes que indiquen que el uso en exceso de la web responde realmente a una conducta adictiva, a pesar de que se multiplican en el mundo los estudios que relacionan la depresión con el uso en exceso de la computadora e internet. Otro de los trastornos que quedó excluido fue el hipersexual. Este no equivale a adicción al sexo sino que se refiere a ciertas conductas puntuales como el trastorno de penetración (dificultad para contemplar el coito), desviaciones sexuales como el frotismo (deseo de obtener placer rozando los genitales con otra persona sin su consentimiento), sadismo y masoquismo. También quedó fuera la definición de duelo como trastorno depresivo cuando éste dura menos de dos meses.