Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
CLARIN

#CLARIN

Ciencia y salud: medicina robótica, posibilidades infinitas

ADJUNTO
CLARIN

BUENOS AIRES: Facilitar las prácticas médicas, efectuar cirugías con máxima precisión, mejorar los procesos de rehabilitación, brindar compañía y atención a enfermos... parece no haber límites cuando de aplicaciones de la ingeniería robótica se trata. Estas son algunas de las creaciones más destacadas de los últimos años. Diario La Prensa, lunes 2 de julio de 2012.

#NuevosTratamientos
La ANMAT aprueba un nuevo fármaco para tratar la enfermedad intestinal inflamatoria
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 16: Se trata de la enfermedad de Crohn, una afección del tubo digestivo que forma parte de una serie de patologías que afecta a unos 20 mil argentinos. El uso de este nuevo tratamiento disminuye los síntomas en hasta la mitad de los pacientes.
#ProducciónPública
Ante la amenaza del dengue, Formosa produce sus propios medicamentos y repelentes
ADJUNTO
FORMOSA, octubre 15: A través de la planta púbica LAFORMED, se busca garantizar el acceso a toda la población de estos insumos, ante la llegada de la temporada alta de contagios. Además, se producen larvicidas para realizar fumigaciones y así combatir al mosquito trasmisor. El paracetamol es el principal tratamiento recomendado ante casos del mal.

Un hombre de 44 años fue la semana última el primer paciente del mundo al que se le trasplantó el hígado en una operación efectuada íntegramente por un robot, dirigido a distancia por un equipo médico del Instituto Mediterráneo de Trasplantes (Ismett) de Palermo, en Italia.

Una decena de médicos y enfermeras controlaron los movimientos del robot "Da Vinci" mientras observaban a través de una computadora la imagen tridimensional de la cavidad abdominal del paciente.

El robot "Da Vinci" practicó cinco incisiones de menos de un centímetro y una de nueve para extraer una parte del hígado del donante y ésta se trasplantó con éxito en el enfermo, aquejado de cirrosis hepática y cuya vida dependía del éxito de la operación.

El Sistema da Vinci, que lleva más de 10 años en el mercado, es una plataforma quirúrgica robótica diseñada para realizar procedimientos complejos mediante una técnica mínimamente invasiva (incisiones de 1 a 2 centímetros, llamadas "puertos operatorios"). A la fecha se han efectuado con este robot decenas de miles de procedimientos, entre los que se incluyen cirugías generales, urológicas, ginecológicas, toracoscópicas y de cardiotomía asistida toracoscópicamente, entre otras. Entre sus beneficios se mencionan la mayor precisión quirúrgica, el mejor rango de movimiento, una mayor destreza, mejor visualización y mejor acceso.

EXOESQUELETO

"HAL", nombre derivado de Hybrid Assistive Limb (Miembros de Asistencia Híbridos) ya lleva más de cinco años en el mercado. El dispositivo fue diseñado por Cyberdyne, una empresa de cibernética japonesa que investigó cómo los trajes mecánicos podrían trabajar en conjunto con el cuerpo humano.

El traje está equipado con sensores que detectan las bioseñales que permiten tanto a los componentes humanos como robots moverse en armonía. De hecho, como el traje reconoce estas bioseñales que el robot manda a las extremidades, el robot se mueve unos microsegundos más rápido de lo que nuestro cuerpo tarda en reaccionar. También mejora la fuerza física del usuario. Cuando se lo usa continuamente, la batería de HAL dura 2 horas y 40 minutos. El traje puede ser usado para varias aplicaciones: soporte para rehabilitación, personas con discapacidad, apoyo para trabajos pesados, o para trabajos de rescate en sitios de desastres naturales. Además del uso standard, el exoesqueleto tiene potencial para uso militar. Este año comenzarán los análisis clínicos de HAL y su costo inicial estará entre los 14,000 y 19,000 dólares.

PRESION AL OPERAR

Teniendo en cuenta que en las cirugías asistidas por robots no hay una respuesta táctil sobre lo que se está realizando, es decir, no hay una indicación sobre la cantidad de presión que se ejerce sobre el paciente, Linda van den Bedem de la Universidad Tecnológica de Eindhoven creó "Sofie" o Surgeon"s Operating Force-feedback Interface Eindhoven (Interface Eindhoven de Respuesta sobre la Fuerza Operativa del Cirujano).

Sofie es operado a través de joysticks que se ponen más, o menos, duros según la presión generada sobre los tejidos del paciente. Esto sería especialmente útil al suturar heridas, ya que se podría saber qué tan apretadas están quedando. Además, el sistema de operación es más compacto que el de otros robots, ya que Sofie está montado directamente sobre la mesa de operaciones, no al piso como se hace normalmente. Esto disminuye la necesidad de reajustar todo cuando la mesa se mueve un poco.

CIBERCUCHILLO

Con una nueva tecnología, a la que llaman CyberKnife (Cibercuchillo), médicos estadounidenses están tratando, mediante radiocirugía, áreas del cuerpo donde la dosis de radiación estaba normalmente muy limitada con los métodos anteriores. Se trata de una cirugía ambulatoria sin dolor, incisiones, sangrado, marco estereotáctico, anestesia, ni tiempo de recuperación.

Con la radiación tradicional, un paciente podía estar entre un mes y un mes y medio recibiendo radiación cinco días a la semana. Con el CyberKnife se tratan tumores en todas partes del cuerpo en un promedio de una a cinco sesiones. Este robot fue usado inicialmente para tratar el cáncer de cabeza y cuello. Ahora se emplea para tratar muchos otros tipos de cáncer en cualquier parte del cuerpo.

En algunos casos se usa junto con terapias coadyuvantes, como la quimioterapia. También, en ocasiones, como medida paliativa en estadios muy avanzados de la enfermedad, para mejorar la calidad de vida del paciente. Su eficacia a largo plazo todavía está en estudio.

RIBA 2

Investigadores japoneses presentaron un robot que puede cumplir casi todas las funciones de una enfermera. La "enfermera robot" puede levantar del suelo a un paciente que pese hasta 80 kilos y colocarlo en una silla de ruedas, entre otras funciones. En los centros para ancianos japoneses, donde se espera que el rápido envejecimiento de su población afecte la economía, se requiere que el personal levante a los residentes del suelo y los coloque en una silla de ruedas unas 40 veces al día, una tarea que es tanto difícil como agotadora. Apodado "Riba 2", el robot es suave al tacto, se mueve sobre ruedas y responde a comandos de voz. Construido con sensores de goma, resortes y articulaciones mejoradas en su base y la parte baja de su espalda, el humanoide puede agacharse y levantar a un paciente tumbado en una colchoneta tradicional colocada en el suelo sin lastimarlo.

TELEPRESENCIA RP-7

La Presencia Remota es la capacidad de proyectarse a otro sitio para interactuar con el entorno como si se estuviera allí. Con el "RP-7" el médico puede visitar a sus pacientes sin necesidad de su presencia física. La estación de control la forman una computadora y un servo sistema. Desde ella el médico conduce y maneja el robot.

El dispositivo, que ya está presente en más de 350 hospitales de todo el mundo, es un robot de presencia remota que permite al especialista proyectarse a otro lugar (sin dejar la ubicación actual) y moverse, ver, oír y hablar como si estuviera realmente allí. Además, incorpora el software necesario para acceder a datos como radiografías digitales, pruebas analíticas e historia clínica del paciente. Basta con una cámara web portátil conectada Internet (vía Wi-Fi o 3G) para manejar remotamente el RP-7. El médico controla el robot mediante un joystick o con el propio ratón y lo puede mover libremente por el hospital de destino gracias a dos cámaras de alta definición, una de ellas con un objetivo gran angular. Además, está equipado con un sistema de sensores para evitar colisiones. El robot, que mide 1,65 metros de altura y pesa unos 100 kilos, se compone de un cuerpo con una pantalla, que muestra el rostro del médico que lo maneja (captado por su cámara web) y de un altavoz que le permite comunicarse. Es aplicable a cualquier área médica para tareas como presenciar intervenciones, diagnosticar a pacientes o realizar rondas de control de pacientes por hospitales.

PARO, LA FOCA BEBE

La pequeña foca "Paro", desarrollada por la compañía japonesa AIST, puede utilizarse para propósitos terapéuticos con pacientes discapacitados, ancianos o niños autistas en diferentes centros hospitalarios o residencias de mayores.

Los primeros resultados obtenidos con los primeros modelos del robot son sorprendentes, ya que Paro consiguió reducir el estrés de los pacientes y de sus cuidadores, a la vez que estimuló la interacción de las personas. Además, Paro demostró que tiene un cierto efecto psicológico en los pacientes y tiene la habilidad de mejorar la relajación y el ánimo, a la vez que mejora la socialización de los pacientes entre sí y con sus cuidadores.

A través de la interacción con las personas, Paro responde como si estuviera realmente viva, ya que tiene capacidad para mover su cabeza, sus aletas, emitir sonidos y exponer el comportamiento preferido de sus dueños, sin mencionar que además imita el sonido de una verdadera foca bebe. Se vende por unos 5.000 dólares.

LOKOMAT

El sistema Lokomat se aplica a aquellos desórdenes neuromusculares de miembro inferior, cuyas etiologías pueden ser lesiones medulares completas e incompletas, accidentes cerebrovasculares, daños cerebrales por traumatismos y también encuentra aplicación en el tratamiento del mal de Parkinson y la esclerosis múltiple. Consiste en un sistema de soporte de peso corporal junto a una cinta rodante coordinada con el robot Lokomat, para lograr que los miembros inferiores se muevan en un Patrón de Marcha Fisiológico y con descargas del peso corporal sobre las piernas. Con esta terapia se logra coordinar el movimiento con el de la cinta y regular el peso corporal apoyado al entrenar. Así se pueden realizar entrenamientos durante más tiempo y con una mejor calidad de movimientos.

CONTRA EL MIEDO AL DENTISTA

Los futuros odontólogos japoneses ya se entrenan con robots de apariencia humana. No sólo se trata de un parecido físico, sino que estos robots hasta gritan de dolor cuando se les toca el nervio de una muela. Se trata básicamente de un robot del tipo de los que se emplean para simulaciones en entrenamientos médicos. Este tipo de robot es muy común en los cursos de primeros auxilios o salvataje, donde pueden ocupar el lugar de un "paciente" que presenta alguna fractura o lesión. En este caso, Simroid presta su "boca" a los estudiantes para que puedan hacer sus experimentos sin torturar a ningún voluntario.

Exteriormente tiene la apariencia de una mujer joven. Como respuesta a las manipulaciones de los estudiantes mueve las manos y los ojos, además de gritar, para expresar malestar o dolor. Esto es posible debido a que el interior de su boca está lleno de sensores. Esta diseñado principalmente como una herramienta de formación para los dentistas. Además de las características ya mencionadas, Simroid puede seguir las instrucciones habladas, tal como haría un paciente humano.