Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Un ratón diseñado por el CONICET ayudará a entender el Parkinson

ADJUNTO
Actualidad

BUENOS AIRES: Un laboratorio de Estados Unidos, sin fines de lucro, pidió incluir en su catálogo a un animal transgénico argentino. Le falta un grupo de receptores de dopamina, un neurotransmisor que interviene en la actividad motriz y la atención. Tiempo Argentino, viernes 27 de abril de 2012.

#ServiciosFarmacéuticos
Farmacias del Reino Unido se suman a un plan de servicios comunitarios
ADJUNTO
LONDRES, octubre 21: El programa se denomina “servicio de consulta de farmacia comunitaria (CPCS)”, y ya hay mil mostradores ya se incluyeron en el registro, que entrega fondos para estas prácticas.
#AbusoDeMedicamentos
Un estudio revela que el 40% de los adultos mayores del país consume psicofármacos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 18: Un estudio realizado por el PAMI determinó que el 30 por ciento de los afiliados toma algún tipo de estos medicamentos, pero la cifra llegaría al 40 por ciento según sus autores. Afirman que este porcentaje es el más alto del planeta, superando a Europa y Estados Unidos.

The Jackson Laboratory (JAX) de Estados Unidos, el repositorio de ratones transgénicos más importante del mundo, solicitó a investigadores argentinos incluir en su catálogo un ratón desarrollado en el país. Se trata del ratón Drd2flox, creado por Marcelo Rubinstein, investigador principal de CONICET, y su equipo en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular (INGEBI).

JAX es una organización sin fines de lucro que almacena, reproduce y vende más de 5000 variedades de ratones transgénicos, embriones o muestras de ADN. En la gran mayoría de los casos, un investigador que desarrolla un nuevo animal paga entre 5 y 10 mil dólares a JAX para que incluya sus ratones en su catálogo, a disposición de la comunidad científica.

Pero en este caso, especialistas de JAX se contactaron con Rubinstein para invitarlo a incluir su ratón en el repositorio, con todos los gastos pagos. “Según me comentaron de JAX, esta es la primera vez que invitan a su colección a un modelo animal desarrollado por un laboratorio de América Latina”, explica el investigador.

Y es que el ratón desarrollado por Rubinstein permite profundizar los estudios de ciertos mecanismos específicos que intervienen en enfermedades como Parkinson, esquizofrenia, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD) y adicciones. “Es una pieza importante que brinda un laboratorio argentino para comprobar hipótesis que antes no se podían testear porque no había modelos disponibles”, explica Gustavo Murer, investigador del CONICET en el Departamento de Fisiología y Biofísica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

SIN DOPAMINA

El ratón fue presentado en un trabajo publicado en la revista especializada Nature Neuroscience en julio de 2011. Rubinstein y su equipo crearon un ratón al que le falta un grupo específico de receptores de dopamina, llamados autorreceptores D2, normalmente presentes en neuronas productoras de dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que interviene en diferentes procesos como aprendizaje, motivación y placer, atención, movimiento y su control fino. La falta de este autorreceptor llevó a que los ratones desarrollen síntomas como hiperlocomoción –incremento de la actividad motriz– y aumento de la sensibilidad a los efectos de recompensa de la cocaína y de la comida.

“Estos receptores tienen mucha importancia para el aprendizaje de funciones básicas como el placer, la alimentación y la motivación para moverse. Están muy implicados en el movimiento y por eso está alterado en enfermedades como Parkinson”, explica Verónica Álvarez, investigadora del Instituto Nacional de Salud (National Institute of Health – NIH).

Además, la alteración de los receptores D2 está asociada a patologías como trastorno por déficit de atención con hiperactividad, adicciones y conductas compulsivas. Los ratones fueron creados para estudiar las consecuencias de la falta de los receptores D2 en humanos, y permiten “estudiar los mecanismos de acción, efectos de drogas y posibles tratamientos para estas enfermedades”, comenta Rubinstein. El uso de este animal abre otras posibilidades de investigación para científicos trabajando en estos temas.