Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MDZ

#MDZ

Avances médicos: un infarto terapéuticoADJUNTO

MDZ

BUENOS AIRES: ¿Obstruir la irrigación de la próstata puede curar la enfermedad más común en el hombre? Un médico argentino cree que sí. El radiólogo intervencionista Néstor Kisilevzky quiere aplicar la técnica por primera vez en el país. Por Matías Loewy. Revista Newsweek. Enero de 2012.

#Cannabis
La UBA firmó acuerdo para capacitar y hacer ensayos con cannabis medicinal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 21: La universidad nacional acordó con un importante laboratorio canadiense realizar cursos sobre el uso medicinal de la droga, para profesionales y estudiantes. Además, se harán estudios para avanzar en la evidencia científica sobre los beneficios de los medicamentos y productos en base al cannabis.
#LuchacontraelSida
Nueva denuncia por fraccionamiento en la entrega de fármacos contra el Sida
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 22: La fundación Huésped alertó que se registran cambios en la entrega de los antirretrovirales necesarios para controla el HIV. Aseguran que es por problemas en la compra que debe hacer el estado nacional. La semana pasada hubo una movilización para reclamar que se solucione este problema.

Pese a cumplir un rol vital en la eyaculación (enriquece el líquido que transporta los espermatozoides), para la mayoría de los hombres la palabra "próstata" no evoca el amor sino el espanto. Con los años, es habitual que la glándula se agrande y ejerza presión sobre la uretra como si fuera una pinza sobre una manguera. La enfermedad resultante, la hiperplasia prostática benigna o HPB, es la dolencia masculina más extendida: afecta al 50 por ciento de los mayores de 60 y al 80 por ciento de los que ya cumplieron 80. No hay que confundirla con el cáncer. Sus síntomas incluyen mayor necesidad de levantarse a la noche para orinar, dolor o ardor en la micción y un "chorrito" más débil. Y aunque hay fármacos efectivos para controlarla, uno de cada cinco pacientes termina necesitando cirugía o láser.

Ahora, un médico argentino radicado en Brasil desde 1987 empezó a aplicar una alternativa innovadora: la embolización arterial de la próstata. El procedimiento, mínimamente invasivo, ocluye o "emboliza" de manera selectiva la arteria que lleva sangre a la glándula, dejando sus tejidos sin oxígeno. "Produce un infarto, pero, en este caso, un infarto intencional y positivo", resume a Newsweek Néstor Kisilevzky, ex-presidente de la Sociedad Brasileña de Radiología Intervencionista y Cirugía Endovascular y director del centro Embolution de San Pablo, quien presentó sus resultados en el congreso SIMI 2011 de Buenos Aires.

El catéter que emboliza la arteria prostática se introduce, con anestesia local, mediante una pequeña incisión en la pierna. Pero la experiencia, por ahora, es limitada. Después de ensayar el enfoque en perros, Kisilevzky intervino a su primer paciente humano hace siete meses y ya lleva cinco, todos en Brasil. En el mundo, el reporte inicial con esta técnica data del año 2000 y todavía se considera un procedimiento experimental. Aún así, el especialista no oculta su entusiasmo: "Sus beneficios son muy visibles. Se puede hacer de manera ambulatoria y permite reintegrarse a la actividad habitual al día siguiente", enfatiza.

La técnica, que puede obstruir la llegada de sangre a uno o los dos lados de la próstata agrandada, reduce el volumen de la glándula entre un 20 y un 40 por ciento. Pero eso alcanza para aliviar los síntomas. Un estudio portugués sobre 84 participantes, presentado en Chicago durante la última reunión anual de la Sociedad de Radiología Intervencionista, sugiere que el procedimiento tiene resultados clínicos comparables con los de la intervención quirúrgica más usada, la "resección transuretral" o RTU, pero sin sus efectos secundarios: sangrado, infecciones, disfunción eréctil o eyaculación retrógrada. Además, puede usarse en glándulas que alcanzaron gran tamaño. De todas formas, Kisilevzky reconoce que se necesita más tiempo para conocer la evolución de los pacientes a largo plazo.

Para Amado Bechara, urólogo del Hospital Durand y presidente de la Sociedad Argentina de Urología, la embolización de la próstata demostró resultados favorables pero todavía está en una "fase preliminar". "Lo que sí creo es que el futuro de la HPB apunta cada vez más a usar medicamentos o procedimientos mínimamente invasivos", agrega a Newsweek.

Pero Kisilevzky siente que el futuro es hoy. En los próximos meses, espera la autorización del comité de ética del Hospital Italiano de Buenos Aires para probar la técnica —por primera vez en la Argentina— en un protocolo de investigación. "Es cierto: todavía hay mucho por estudiar", dice. "Pero los datos iniciales nos dan la tranquilidad de que es un método que vino para quedarse".