Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Vacunación: un laboratorio argentino que toma la delantera

ADJUNTO
Actualidad

BUENOS AIRES: Tecnovax es responsable del lanzamiento de una vacuna contra la hidatidosis. Por María Gabriela Ensinck. El cronista Comercial, jueves 6 de octubre de 2011.

#SeguridadSocial
Polémica en IOMA por el incremento unilateral de los bonos médicos
ADJUNTO
LA PLATA, septiembre 11: La entidad que nuclea a los profesionales decidió subir el valor de las consultas que deben pagar los afiliados, sin autorización de la obra social provincial. Las autoridades adelantaron que podrían ir a la justicia para dar marcha atrás con el aumento. Además, se cortaran varios días los servicios de traumatología y ortopedia por un conflicto por falta de pagos.
#Cannabis
Hurlingham quiere ser pionero en la producción municipal de cannabis medicinal
ADJUNTO
LA PLATA, septiembre 16: El Concejo Deliberante local aprobó un proyecto para que la comuna plante marihuana para luego producir medicamentos en base a la droga. Para eso, se creará el denominado Laboratorio Municipal de Especialidades Medicinales. La iniciativa cuenta con el respaldo de una ONG local que reúne a familias que usan el cannabis para tratar distintas patologías.

A veces, los desarrollos científico-tecnológicos de empresas argentinas resultan en una innovación mundial. Este es el caso de la vacuna Providean Hidatil EG95, producida por el laboratorio nacional Tecnovax, que protege al ganado contra la hidatidosis, la principal zoonosis (enfermedad que puede transmitirse de animales a humanos) del país.

Se trata de la primera vacuna del mundo contra un parásito que, al aplicarse al ganado ovino y caprino, evita que los perros infectados al ingerir vísceras crudas, transmitan la enfermedad a las personas, especialmente niños.

La vacuna, que se lanzó al mercado el pasado 29 de septiembre, es de origen biotecnológico: se basa en una proteína recombinante clonada a partir de material genético extraído del parásito. Su investigación fue iniciada en 1982 por científicos del Centro de Investigación Animal de Nueva Zelanda y del Laboratorio de La Universidad de Melbourne, en Australia, a los que en 1996 se sumaron investigadores del Centro Regional de Investigación y Desarrollo Tecnológico (Cridecit), de la Universidad Nacional de la Patagonia y del Departamento de Zoonosis de la Secretaría de Salud de Chubut.

Una década más tarde, en 2006, la licencia para desarrollar la vacuna como producto veterinario y lanzarla al mercado fue adquirida por Tecnovax. El laboratorio había sido fundado en 2003 por Diego La Torre y los hermanos Matías y Nicolás Grosman, quienes venían del sector financiero y la administración de empresas, y sumaron u$s 300.000 para apostar a la bioteconología.

En realidad, si hay que buscar un origen genético a este negocio, éste sería el padre de Diego, el doctor José La Torre, biólogo molecular e investigador del Conicet. Fue él quien, en 2001, montó junto a su hijo un pequeño laboratorio para elaborar Eritropoyetina (sustancia utilizada en el tratamiento de anemias y ciertos tipos de cáncer) con técnicas de ADN recombinante. A partir de ese emprendimiento, que empleaba a ocho personas fabricando un componente que luego se vendía a otros laboratorios, Diego decidió encaminarse en el negocio farmacéutico.

Así, a través de un familiar se contactó con los hermanos Grosman, que pasaron a ser sus socios. Luego de un exhaustivo estudio de mercado, el grupo decidió que el sector con mayor potencial era el de medicamentos biotecnológicos veterinarios, rubro en el que la Argentina, con desarrollos como la vacuna para la aftosa, está bien posicionada.

Los primeros pasos

Los socios adquirieron, en 2003, un predio en el barrio de Floresta, el que acondicionaron para la elaboración de vacunas veterinarias. Allí trabajan unas 100 personas (la mayoría técnicos, biólogos, farmacéuticos y veterinarios). Posteriormente, en 2008, inauguraron una segunda planta en Mercedes, provincia de Buenos Aires, donde hoy funcionan los laboratorios de bioensayos.

Además de la vacuna contra la hidatidosis, Tecnovax produce otras 24 vacunas para diferentes patologías en tres grandes rubros: animales grandes, mascotas y pisicultura. “El foco de la compañía es la innovación. Invertimos un 10% de sus ingresos en Investigación y Desarrollo, en convenio con grupos de investigación de la UBA, el INTA y el Centro de Virología Animal, entre otros”, cuenta La Torre (h). "El objetivo es lanzar uno o dos productos nuevos por año, y para esto hoy tenemos unos 22 desarrollos en las pipetas", apunta Nicolás Grosman. No todos llegarán a las góndolas, pero así es este negocio.

“Además de reinvertir utilidades, hacemos uso de múltiples instrumentos de promoción como el Foncyt (del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva), Emprendetecno, ANRs de la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica y el programa Fonapyme", destaca Matías Grosman.

Ciencia made in Argentina

La hidatidosis es una enfermedad del ganado ovino y caprino endémica en el país. Se calcula que cuatro millones de cabezas de ganado están infectadas. Esto provoca pérdidas anuales por más de $ 180 millones a cerca de 50.000 pequeños y medianos productores, dado que reduce la producción de carne en un 10%, y otro tanto ocurre con la lana.

El parásito llega a las personas a través de los perros que ingieren vísceras crudas del animal parasitado, y luego lo transmiten a las personas a través de la saliva, las heces o la ingestión de verduras y agua contaminada. Así el parásito se aloja en el hígado, pulmones y a veces en el cerebro, formando quistes. A la larga, éstos afectan los órganos vitales y en los casos más graves puede provocar la muerte (alrededor de 15 por año en la Argentina). Hasta ahora, la única forma de evitar la hidatidosis era a través de medidas higiénicas.

El objetivo de Tecnovax es exportar la vacuna a la región (ya lo hacen con otros productos biológicos a Perú, Chile, Bolivia y Uruguay), y a países del norte de África. Hoy, la compañía produce 100 millones de dosis anuales de vacunas para las diferentes especialidades y facturan unos $ 30 millones al año (el 50% proviene de las exportaciones).

Otro de los planes de la compañía es generar un polo biofarmacéutico en el parque industrial de Mercedes, donde cuentan con incentivos municipales, mano de obra capacitada de las escuelas técnicas de la zona, y buena infraestructura de comunicación, entre otras ventajas. Tecnovax lleva invertidos $ 12 millones en una nueva planta para la formulación y envasado de vacunas (parte con fondos propios y parte con un crédito del Bicentenario), y prevé en los próximos 10 años multiplicar la producción y tomar más personal.

Perfil Actividad: Laboratorio biofarmacéutico para vacunas veterinarias Inversión inicial: u$s 300.000 Producción: 100 millones de dosis de vacunas Facturación anual: $ 30 millones Exportaciones: 50% de la producción a 15 países