Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Columna de opinión: mitos sobre los remedios de venta libreADJUNTO

Actualidad

BUENOS AIRES: En esta columna, el consultor internacional en Políticas de Salud habla de la ley 26.567. Por Federico Tobar. Clarín, viernes 3 de junio de 2011.

#Psicofármacos
Polémica en Chubut por el control de la venta de psicofármacos
ADJUNTO
CHUBUT, julio 15: Desde el gobierno hablaron de irregularidades en la dispensa de estos medicamentos, luego que una mujer muriera por su consumo Además, vincularon delitos graves a su consumo. Desde el Colegio de Farmacéuticos desmintieron los dichos, y afirmaron que existen controles nacionales y provinciales. . “No hay anomalía en la venta de esas drogas”, afirmaron. Las farmacias deben archivar las recetas para la dispensa.
#CientíficosArgentinos
Avance argentino abre la puerta al reemplazo de los fármacos inyectables por versiones orales
ADJUNTO
CORDOBA, junio 16: Investigadores cordobeses desarrollaron un método que permite trasportar cualquier tipo de medicamento a través de una pastilla o de parches, reemplazando las inyecciones. Sería especialmente útil para la aplicación de la insulina.

Debate La Ley 26.567 que prohíbe la venta de medicamentos fuera de las farmacias aún genera polémicas. A continuación se presentan cinco mitos respecto de tales productos.

Mito 1. Los medicamentos son bienes de consumo. La raíz griega Pharmakon refería a un veneno que, usado sabiamente, podía paliar síntomas y hasta curar.

Los medicamentos son cada vez más poderosos, pero también más dañinos . Por eso, es un error concebirlos como bienes de consumo: son bienes meritorios cuyo uso requiere de progresivas regulaciones.

Mito 2. En los países desarrollados circulan más los remedios de venta libre. Mientras en Europa la participación de los medicamentos de venta libre en el total de ventas se retrae, en América latina se incrementa. Sólo en 2009, la cantidad de envases vendidos creció un 5,5%; mientras que los de ventas bajo receta crecieron en un 3,7%. Esto ocurre porque tenemos una regulación más laxa tanto en la autorización de los productos como en el control de la publicidad. Sus bocas de expendio duplican a los de venta bajo receta.

Mito 3. Es el mercado "popular" . Es un error adjetivar como "populares" a los medicamentos de venta libre y llamar "éticos" a los de venta bajo receta -que involucran gastos millonarios en incentivos de muy baja moral-. Los medicamentos de venta libre no son los más vendidos ni los preferidos por los sectores populares: sólo representan casi su única alternativa . Por eso, sería más correcto llamarlo "mercado de los pobres" o de quienes no tienen cobertura de seguro médico.

Mito 4. Promueven un mayor acceso. Las políticas de genéricos son la mejor forma de promover el acceso a los medicamentos porque logran que se compita por precios. Esto no ocurre con los productos de venta libre, porque la industria invierte fortunas en publicidad para lograr la adhesión a la marca y conquistar a un público "cautivo".

Otro argumento que se esgrime es que, al haber menos restricciones, podrían estar disponibles en más lugares ya que no sólo se venden en las 12 mil farmacias del país, sino también en kioscos, supermercados y otros ámbitos. Pero la venta de medicamentos fuera de las farmacias involucra mayor riesgo de uso irracional, porque hay más riesgos de falsificaciones, de almacenamiento inadecuado y de vencimiento de productos.

Esto se agrava con la casi inexistente fiscalización pública.

Mito 5. Son más seguros.

Que un medicamento pase a ser de venta libre responde más a la estrategia comercial de su fabricante que a las condiciones de seguridad que presenta su uso. Prueba de ello es que un mismo medicamento es habilitado como de venta libre para un laboratorio y de venta bajo receta para otro. Además, en las intoxicaciones que se atienden en los hospitales hay más casos por abusos de medicamentos de venta libre que de psicofármacos. La literatura médica da cuenta, por ejemplo, de una creciente incidencia de sangrado estomacal por abuso de aspirinas. En Centroamérica hay una incidencia mayor de insuficiencia renal crónica que, entre otros motivos, se adjudica al abuso de analgésicos.

La producción, circulación y uso de medicamentos debe ser cada vez más y mejor regulada por el Estado.

Sólo cuando esto suceda ganaremos todos: quienes fabrican, quienes prescriben, quienes dispensan y quienes los utilizan.