Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 25/7/17
Saludpública

#Saludpública

África en alerta por la aparición de un nuevo virus mortal

ADJUNTO
Saludpública

KINSASA, julio 25: Es conocido como “viruela de los monos”, y es altamente mortal en humanos. En la República Democrática del Congo se detectaron contagios humanos desde el 2003, y en este momento preocupa por su posible llegada a occidente.

#Producciónpública
Río Negro surtirá de medicamentos a la provincia de La Rioja
ADJUNTO
VIEDMA, septiembre 10: Es gracias a un acuerdo que se comenzó a tramitar en estos días. El objetivo es que los tratamientos esenciales que produce la planta pública sean entregados en el sistema riojano, que así pagará menos sus tratamientos. Para el 2020, la planta estatal del sur del país busca triplicar la producción de fármacos, generando nuevos recursos para la provincia.
#Vacunas
Confirman recursos para reactivar la producción de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 17: La secretaría de Salud confirmó unos 26 millones de pesos para comprar los equipos necesarios para volver a producir las dodis que previenen este mal. Además, con ese dinero se garantizarán insumos, ante las denuncias de desabastecimientos en el instituto Julio Maiztegui.

La viruela siempre fue una de las mayores preocupaciones de los científicos del mundo ya que se trata de una de las enfermedades más contagiosas de la historia. Sin embargo gracias a los grandes avances de la ciencia, por el año 1980 fue controlada hasta el día de hoy. Un virus similar afecta actualmente a miles de personas en África occidental, central y especialmente en la República Democrática del Congo. Para el año 2003 ya dio sus primeros signos de alerta en el Occidente donde contagió a más de 70 personas. Se la conoce como la viruela de los monos o símica (monkeypox en inglés), y puede llegar a ser sumamente mortal para los humanos.

Su transmisión se produce por contacto directo con sangre, los líquidos corporales, lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. Principalmente en África se han observado casos por manipulación de animales como monos, ratas gigantes de gambia o ardillas infectadas. Los roedores son los principales focos infecciosos y su contagio al hombre también puede darse por una inadecuada cocción de carne de animales portadores.

"La transmisión secundaria o de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona portadora, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión" aseguró un estudio publicado por la OMS.

Pese a que se la vincula directamente con diversas especies de animales, se la conoce como la "viruela de los monos" por su primer caso descubierto en 1958 en el Instituto Serológico Estatal de Copenhague en Dinamarca, el cual llamó poderosamente la atención debido a la lejanía de su zona endémica.

"En esa época se importaban primates de África hacia Europa para usarlos como cobayas en el desarrollo de la vacuna contra la poliomielitis. Sin embargo, uno o varios de esos monos, que pertenecían a distintas especies y procedían de diversos países, estaban enfermos a causa de un virus del género Orthopoxvirus y la familia Poxviridae, muy próximo al de la viruela. En la década siguiente, un nuevo brote de la misma enfermedad se propagó por zoológicos estadounidenses afectando no solo a primates, sino también a antílopes y roedores", explicó la bióloga belga Anne Laudisoit una de las principales investigadoras del virus de la Universidad de Kisangani en la República Democrática del Congo a El País.

Su síntoma tiene varias similitudes con la viruela tradicional entre los que se encuentra durante su primera etapa – de 0 a 5 días – fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía). Posteriormente entre 1 y 3 días luego del inicio de la fiebre, sus síntomas suelen manifestarse con una clásica erupción cutánea que generalmente afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo. Las zonas más afectadas son la cara en un 95 por ciento de los casos, las palmas de las manos y las plantas de los pies en un 75 por ciento.

No hay tratamientos ni vacunas específicas contra la infección por el virus y la única solución radica en el control de su propagación. La vacuna antivariólica demostró una eficacia del 85 por ciento para prevenir la viruela símica pero ya no se encuentra accesible al público tras el anuncio de la erradicación de la viruela en el mundo. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense (CDC) trabajan en buscar una vacuna para lograr combatirla en un 100 por ciento, pero resulta no ser una prioridad actual para organismos mundiales sanitarios.

"Mientras no haya un blanco con monkeypox que presente pústulas y erupción como si fuera la viruela todo seguirá igual, cuando esto ocurra en tres días tendremos financiación para investigar. Ahora no hay fondos. El mejor ejemplo de esto es el zika, hace 70 años que lo conocemos en Uganda pero el mundo solo se preocupó cuando saltó a Occidente. Está en riesgo un volumen de población equivalente a Dinamarca, Bélgica, Holanda y Francia juntas. Si fuera en Europa ya habría vacuna. Aquí la gente entiende los riesgos, pero fuera no. Es frustrante que se ignore este asunto pese a la experiencia que tuvimos con el ébola", resaltó Anne Laudisoit.