Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 20/7/17
Medicamentos

#Medicamentos

En Estados Unidos, demandan a la industria farmacéutica por la adicción a los analgésicosADJUNTO

Medicamentos

FLORIDA, julio 20: Una ciudad de ese país decidió llevar a la justicia a laboratorios y distribuidores de medicamentos por su responsabilidad en este flagelo, que se cobró 33 mil vidas en el último año. El país declaró la emergencia por el alto consumo de los fármacos opiáceos, que superan en muchos casos a las drogas ilegales.

#Regulaciones
Difunden listado de unos 50 medicamentos que faltan en la actualidad en el mercado argentino
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 22: Son tratamientos que por distintos motivos están en falta en las farmacias. El listado lo actualiza cada mes la ANMAT, que aseguró que en el vademécum nacional hay alternativas para su reemplazo.
#SaludenCrisis
La oposición insiste con medidas para garantizar el acceso a los medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 19: En medio de la crisis generada por la devaluación del peso, dirigentes de distintos sectores reclaman medidas para evitar que la suba de los tratamientos traiga un problema de salud pública. Legisladores y especialistas analizaron la situación de la seguridad social.

Delray Beach será la primera ciudad de Florida, en Estados Unidos, en demandar a los fabricantes de medicamentos opiáceos y a los distribuidores por su presunta parte de responsabilidad en la proliferación de adicciones que está dando lugar a sobredosis, muertes y problemas de seguridad, informaron medios locales. Encabezada por el alcalde Cary Glickstein, la junta municipal de esa localidad –ubicada a 84 kilómetros al norte de Miami –decidió plantear una demanda contra al menos ocho farmacéuticas y distribuidoras de medicamentos, entre las cuales, según el diario digital MyPalmbeachpost.com, están Purdue Pharma y McKesson Corp.

La firma de abogados Robbins Geller Rudman & Dowd será la que represente a la municipalidad en esa acción legal que, según el alcalde, se va a emprender porque "virtualmente no hay ayuda del Gobierno federal" y la que llega del estado de Florida es "escasa".

Las autoridades de ciudades como Delray Beach están "buscando respuestas" para sus vecinos y consideran conveniente poner la mirada en "aquellos que son conspiradores conocidos en esta atrocidad que está sucediendo".

La ciudad playera es conocida como la capital de la rehabilitación de drogas duras en Estados Unidos. Cientos de clínicas y "hogares sobrios", como se conoce a comunidades para ayudar a salir de la drogadicción y el alcoholismo, tienen sede en Delray Beach.

La junta municipal aprobó por unanimidad nuevas regulaciones para esos "hogares sobrios" que exigen que cuenten con una licencia emitida por alguna asociación de entidades dedicadas a la rehabilitación en Florida, informó el diario Sun Sentinel, de Fort Lauderdale.

Los abogados que plantearán la demanda afirman que hay compañías farmacéuticas que han minimizado la naturaleza adictiva de los opiáceos y obligado a asumir "la tarea de tratar con las sobredosis resultantes a los estados, condados y gobiernos municipales", señaló Mypalmbeachpost.

Los abogados que representaran a la municipalidad de Delray Beach no cobrarán por ello, pero sí recibirán parte de las posibles compensaciones. Otras ciudades, como Chicago y Dayton, Ohio, han presentado antes demandas similares.

El gobernador de Florida, Rick Scott, firmó el pasado 11 de julio una ley que refuerza los castigos y crea otros nuevos para delitos relacionados con las drogas sintéticas a base de opiáceos, como el fentanyl.

La ley castiga con penas de hasta 15 años de cárcel la posesión de más de 14 gramos de los opiáceos sintéticos fentanyl o carfentanilo y de hasta 25 años si la cantidad supera los 28 gramos. En mayo Rick Scott declaró una emergencia publica de salud en Florida por la crisis de los opiáceos. Las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos superaron en 2016 las 33 mil y han aumentado un 137 por ciento desde el año 2000. El aumento es del 200 por ciento si solo se tienen en cuenta las provocadas por opiáceos, de acuerdo con Human Rights Watch.