#SaludPública: Cáncer de cabeza y cuello: Nuevas terapias para un mal que crece en el país
Edición y Dirección General
Farm. Néstor Adrián Caprov

VER STAFF
Hace 3 años

Cáncer de cabeza y cuello: Nuevas terapias para un mal que crece en el país

Adjunto #SaludPública

En el marco del Día Mundial elegido para recordar estas dolencias, especialistas recordaron la importancia de un diagnóstico certero para garantizar un buen tratamiento. En el país, este año se aprobaron nuevos medicamentos para combatir los tumores.

Hace 1 año
Las farmacias chilenas cierran sus puertas ante la amenaza de los saqueos
ADJUNTO
#Farmacias
En plena crisis, las cadenas restringen la atención. Pese al toque de queda, todavía no se normaliza la atención. Los farmacéuticos independientes emitieron un documento con consejos para evitar problemas en el suministro de medicamentos.
Hace 1 año
La ANMAT retira del mercado local un antiinflamatorio por informes adversos de su uso
ADJUNTO
#Regulaciones
La agencia reguladora indicó que ordenó la salida del medicamento Meloxicam combinado con Glucosamina, porque informes “muestran una eficacia cuestionada en pacientes”. Además, retiró otro tratamiento por irregularidades.
E
l 27 de julio se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Cabeza y Cuello, un conjunto de tumores cuya incidencia mundial va en aumento, en especial de aquellos asociados al contagio del VPH. La efeméride ayuda a concientizar a la población sobre el diagnóstico, la prevención, y a compartir información sobre nuevos tratamientos que traen esperanzas a quienes lo padecen. Es en este último campo, el de las opciones terapéuticas, donde emerge un nuevo paradigma fundado en algo impensado años atrás: “la utilización de nuestro sistema inmune para atacar y destruir a las células cancerosas”.

Los cánceres de cabeza y cuello son un grupo de tumores que generalmente comienzan en tejidos del interior de la cabeza y del cuello -principalmente dentro de la boca, nariz y garganta-, y también pueden comenzar en las glándulas salivales, aunque son relativamente poco comunes .Este conjunto de cánceres se categorizan a su vez de acuerdo a la zona en la que se originan, como pueden ser en las cavidades oral y nasal, en la faringe y en los senos paranasales.

Según los datos de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) perteneciente a la Organización Mundial de la Salud, la incidencia estimada en Argentina (GLOBOCAN, 2012) es de aproximadamente 3.200 casos por año. De la misma fuente, se estima una mortalidad anual de alrededor de 1.906 argentinos, de los cuales el 77 por ciento son hombres y el 23 por ciento son mujeres.

Al respecto, Raúl Giglio, Jefe de la Unidad Funcional de Cabeza y Cuello del Instituto de Oncología Ángel H. Roffo, advirtió que “la incidencia de este tipo de cánceres está en aumento y si bien no son tan frecuentes en nuestro país, tienen una relevancia importante porque lamentablemente el 50 por ciento de nuestros pacientes van a fallecer si no los tratamos a tiempo y de manera adecuada. Por este motivo, el diagnóstico precoz y la derivación a profesionales especializados de la salud tienen un importante impacto en la mejora de los resultados para los pacientes de cáncer de cabeza y cuello”.

Al ser tumores de rápida progresión, es fundamental estar atentos a los síntomas, dado que los mismos varían en función a la localización donde se hallen Al respecto, Gonzalo Gómez Abuin, del Servicio de Oncología del Hospital Alemán, destacó que “un tumor de cavidad oral muchas veces se manifiesta como una úlcera en la lengua o en la encía que no se cura y persiste en el tiempo; mientras que uno de laringe lo hace a través de una disfonía que no se va y le dificulta el habla al paciente; a diferencia de uno de orofaringe que muchas veces se presenta con dolor de garganta”.

Tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de este complejo conjunto de cánceres, se requiere del abordaje de un equipo multidisciplinario que involucra entre 10 y 12 especialidades distintas, donde intervienen desde cirujanos, radioterapeutas y oncólogos, hasta odontólogos, otorrinolaringólogos y fonoaudiólogos, entre otros. No obstante, “hay que concientizar sobre esto también, porque en general el médico clínico o el odontólogo, muchas veces no tienen presente la posibilidad de que el paciente tenga un tumor, lo cual retrasa aún más el diagnóstico”, alarmó Gómez Abuin.

En general, no es posible saber con exactitud por qué una persona padece cáncer y otra no. Sin embargo, la investigación ha indicado que ciertos factores de riesgo pueden aumentar la posibilidad a una persona de padecer cáncer. En el caso de los cánceres de cabeza y cuello, “los principales factores de riesgos tradicionales son el consumo excesivo de tabaco y de alcohol, los cuales combinados aumentan hasta 40 veces las posibilidades de desarrollar estos tumores”, añadió eGiglio, quien a su vez mencionó que “recientemente se han añadido otros factores de riesgo muy importantes como los virales, tales como el virus del papiloma humano (VPH) que está vinculado a prácticas de sexo oral sin protección que produce principalmente carcinoma de orofaringe, y el virus de Epstein-Bar que produce carcinoma de nasofaringe.”

En el caso particular de los cánceres de orofaringe asociados al VPH, “los mismo representan entre el 20 y el 30 por ciento de los cánceres de cabeza y cuello en nuestro país, y el 80 por ciento de ellos tienen mejor pronóstico de tratamiento, en comparación de aquellos causados por factores de riesgo tradicionales, expresó Giglio

En relación a ello, el Dr. Gómez Abuin señaló que “la incidencia de casos de cáncer de cabeza y cuello producidos por VPH va en aumento a nivel mundial, por lo que la prevención del virus es fundamental”. Al respecto, destacó que “si bien las expectativas que se tienen sobre la reciente incorporación de la vacuna al calendario nacional de manera obligatoria y gratuita para niños y niñas a partir de los 11 años, son excelentes, aún la tasa de vacunación es lamentablemente baja en ambos sexos”.

Hasta hace poco, en función a cuán avanzada estuviera la enfermedad y otros factores, las principales opciones terapéuticas para las personas diagnosticadas con cáncer de cabeza y cuello podrían incluir la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Sin embargo, este panorama cambió en los últimos años y, gracias al aporte de numerosas investigaciones médicas, se ha desarrollado un nuevo tipo de terapia que permite reactivar las llamadas células T (o linfocitos T) del sistema inmune, para reconocer y atacar las células tumorales, actuando sobre mecanismos utilizados por éstas para camuflarse o engañar al sistema inmune y evadirlo.

En línea con ello, en diciembre del año pasado y luego de más de una década sin novedades terapéuticas la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el medicamento inmuno-oncológico pembrolizumab para el tratamiento de pacientes con carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico (HNSCC) que no hayan respondido a un tratamiento convencional de quimioterapia conteniendo platino.
Compartí esta noticia e invitá a tus seguidores a dejar su opinión.