Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/5/17
SaludPública

#SaludPública

Alertan sobre le creciente “mercado negro” del aceite de cannabis

ADJUNTO
SaludPública

CORDOBA, mayo 15: Médicos y pacientes cordobeses aseguran que existe una creciente oferta de los tratamientos para la epilepsia. Una serie de estudios aseguran que los tratamientos no contienen los componentes necesarios para que sean efectivos.

#Precios
El pedido de congelar el precio de los medicamentos llega al Congreso con un proyecto de ley
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 16: Una senadora nacional presentó un proyecto para declarar al país en “emergencia farmacológica”, y fijar el valor de una canasta de tratamientos por 180 días. En el interior, dicen que la suba anual del sector fue del 60 por ciento.
#Opinión
Enfermedad de Alzheimer: ¿es posible retrasar el desarrollo del mal?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 18: Leonardo Ramallo, médico de BioBarica, analiza esta enfermedad, la causa más común de demencia, y que crece su incidencia cuando la persona supera los 60 años, por lo cual el uso de la cámara hiperbárica puede ayudar.

Padres, médicos y legisladores cordobeses advirtieron a la población sobre los riesgos de no controlar los aceites de marihuana medicinal que se ofrecen como solución para pacientes con epilepsia refractaria. El alerta se realizó el martes pasado, en la Comisión de Salud de la Unicameral, donde comenzó a debatirse el uso terapéutico de algunos derivados de la marihuana. La preocupación llevó a un grupo de padres de niños con epilepsia refractaria (que no responden al tratamiento convencional) a analizar los componentes de los aceites realizados en el país por productores cannabicultores, que se consiguen en Córdoba.

“Comenzamos a notar que algunos productos surtían efecto en nuestros niños. Pero otros no hacían nada. Y algunos provocaban efectos no esperados, como taquicardia y temblores”, contó Mauricio Ongaro, papá de Isabella, una niña de 3 años con diagnóstico de epilepsia refractaria. Los padres reunieron 17 muestras elaboradas en Córdoba y Argentina. Las analizaron en una reconocida institución científica oficial, cuyo nombre se reserva a pedido de los familiares: hasta que el Estado no regule la ley de cannabis medicinal, ese centro estaría manipulando una sustancia ilegal. Y los resultados fueron sorprendentes: apenas cuatro de los 17 aceites contenía cannabidiol (CBD), uno de los componentes de la marihuana que estaría reportando beneficios como antiepiléptico.

Aclaración: el potencial se debe a que, si bien existen estudios clínicos, éstos no son suficientes. Sólo uno de ellos contenía el componente en la misma proporción que el aceite de Charlotte, que se importa de Estados Unidos.

La gran mayoría de los aceites locales estudiados por los papás tenía tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto psicoactivo que es utilizado por los adultos con fines recreacionales, pero que también se estudia para Parkinson y tratamiento del dolor.

El estudio encomendado por los papás cordobeses comparó los aceites producidos en el país con el que la ANMAT (autoridad nacional de medicamentos) autorizó a importar desde Estados Unidos para el tratamiento de epilepsias refractarias. El aceite oficial contenía entre un 8 y un 10 por ciento de CBD, y un 0,40 de THC.

Ambos componentes son necesarios porque se regulan, informó Galzerano. Pero en el caso de los niños con convulsiones, estudios preliminares en Estados Unidos e Israel indican que necesitarían más CBD.

El estudio encomendado por los padres detectó que algunos aceites sólo contenían diluyentes. En tres se encontraron polímeros, restos de plásticos provenientes del proceso de producción. Y en uno elaborado en Buenos Aires se encontró cortisona, un agregado que, en niños con graves cuadros de epilepsia, es tremendamente nocivo. Apenas uno de los aceites mostró una composición similar al producto importado.

El compuesto psicoactivo THC (en naranja) se encuentra en la mayoría de los aceites de producción local. Apenas cuatro (aunque sólo uno en su correcta proporción) contienen CBD, estudiado como beneficioso para pacientes con epilepsia (en el gráfico, se representa con turquesa). En gris, los diluyentes para dosificar. El aceite que se importa de Estados Unidos contiene entre 8 y 10 por ciento de CBD y 0,4 por ciento de THC.

El país vecino dictó una reglamentación que habilita a los médicos a recetar tratamientos con derivados de la marihuana. La médica especialista Julia Galzerano prescribe para epilepsia, esclerosis múltiple, Parkinson, dolor crónico o acompañamiento del cáncer. Aunque aclara que faltan estudios clínicos.

A diferencia de Argentina, el Estado no se hace cargo de los costos. Los pacientes compran productos importados. “Recomendamos dos laboratorios extranjeros porque conocemos la composición. Todavía no hay productos nacionales autorizados por Salud pública, aunque hay varios en proceso”, indica.

En Argentina, la ANMAT sólo autoriza un tipo de aceite en pacientes con epilepsia refractaria. La ley sancionada hace dos meses aguarda reglamentación.