Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 3/11/16
Medicamentos

#Medicamentos

Vinculan el efecto placebo con procesos cerebrales relacionados con las adicciones

ADJUNTO
Medicamentos

BUENOS AIRES, noviembre 3: En esta columna de opinión, el neurólogo Ignacio Brusco analiza la relación que existe entre el efecto vinculado al uso de medicamentos y su relación con el cerebro. Un experimento con fumadores, la clave para entender este proceso.

#Vacunas
Confirman recursos para reactivar la producción de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 17: La secretaría de Salud confirmó unos 26 millones de pesos para comprar los equipos necesarios para volver a producir las dodis que previenen este mal. Además, con ese dinero se garantizarán insumos, ante las denuncias de desabastecimientos en el instituto Julio Maiztegui.
#Debates
Amenaza pandemias: ¿está la Argentina preparada para hacer frente a un escenario de crisis?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 20: Un informe de la OMS y el Banco Mundial dice que el planeta puede afrontar una catástrofe sanitaria, con 50 a 80 millones de muertes. Los especialistas argentinos debaten si estamos listos para afrontarlo, y destacan la capacidad de país para vacunar como una clave para este tipo de eventos.

En principio, el concepto de placebo se aplica a diferentes acciones médicas que se realizan con los pacientes, que a pesar de no tener un medicamento concreto modifican la respuesta de las personas. Se puede observar, por ejemplo, en comprimidos sin la medicación real que igual mejoran al paciente o con las inyecciones que calman el dolor aun antes de aplicarse.

Este fenómeno se encuentra relacionado, entre otros, a los procesos de creencias y puede ampliarse a procesos quirúrgicos, psicoterapias o a la relación médico-paciente.

En general, se acepta que la sugestión está implícita en este suceso. Sin embargo, la influencia puede ir más allá de lo psicológico. Por ejemplo, hoy es estudiada en nuestro cerebro dando resultados muy esperanzadores.

Varias investigaciones, entre ellas una de la Universidad de Michigan, muestran que al fenómeno del placebo no lo generan los que quieren sino los que pueden.

Describen una función inconsciente que se observa en aproximadamente la mitad de la personas expuestas a fenómeno placébico.

Así observaron en estas personas la activación del núcleo accumbens (zona estriada ventral de la subcorteza), el mismo que se activa en los fenómenos de adicción y recompensa. En los que se encuentra implícito el neurotransmisor dopamina, relacionado con procesos de dependencia.

Se describió entonces que en el fenómeno placebo se puede pensar en una asociación funcional y anatómica con los procesos de aditivos.

Un grupo multicéntrico, liderado por Xiaosi Gua, del Human Neuroimaging Laboratory de Virginia, corroboró que cuando una persona fumadora consume tabaco se activan las mismas estructuras que en circunstancias adictivas (núcleo Accumbens).

Pero si le hacen creer una mentira al fumador, diciéndole que fuma un cigarrillo sin nicotina, pero que en realidad la tiene, no se enciende el sistema cerebral de recompensa.

Esto muestra que no es la droga solamente la generadora de adicciones, sino que es necesario un proceso psicológico de creencia para que el cerebro dispare.

Tiene así el proceso generado detrás del placebo y la creencia una función mixta psicológico- biológica. Esta condición es necesaria para que se genere un proceso de dependencia. Siendo ineludible el “creer” para que la persona sea satisfecha.

Sin embargo, cuando el mismo grupo científico que midió a los fumadores hizo otra prueba, creando abstinencia en ellos, por hacerles suspender el cigarrillo durante veinticuatro horas, les generó ansiedad al consumo (craving). La reacción cerebral en ese estudio fue diferente y no se activó el núcleo accumbens.

El sector del cerebro que se activó en la abstinencia fue una parte de la corteza cerebral interna llamada ínsula, que recibe información interna del cuerpo, pero influye posteriormente en la toma de decisión (exteroceptiva), como por ejemplo desesperarse para consumir.

Estos fumadores abstinentes sólo mejoraban el ansia y la respuesta activada de la ínsula si sabían que fumaban nicotina y si realmente los cigarrillos la tenían. Pero si creían que no contenían nicotina (a pesar de tenerla) no calmaban la abstinencia, ni modulaban la ínsula, en una nueva demostración de la conexión biológica y psicológica.

Así, el efecto de la creencia se emparenta en forma directa con el fenómeno del placebo terapéutico, pero también con el adictivo. Sugiriendo dos caras de un mismo proceso estructural y funcional. El placebo y la creencia nunca actúan independientes de algún cambio biológico, cerebral y corporal subsecuente. Sobre ellos se podría actuar y se proyecta hacerlo. Tanto en procesos terapéuticos, como en los tratamientos de los consumos problemáticos.

Publicado en BAE Negocios, 2 de noviembre de 2016.