Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 13/1/16
Regulaciones

#Regulaciones

A contramano de lo que sucede en el país, agencia inglesa autoriza venta del cigarrillo electrónico

ADJUNTO
Regulaciones

LONDRES, enero 13: La agencia británica del medicamento (MHRA) dio el visto bueno para uno de estos aparatos, que simula la acción de fumar. De esta forma, será legal comprar este producto, que la OMS recomienda ser tratado como al tabaco. En la Argentina la ANMAT prohibió en 2011 su comercialización.

#SeguridadSocial
Siguen las quejas por nuevo sistema de dispensa de la obra social de Rio Negro
ADJUNTO
VIEDMA, octubre 16: Desde principios de mes se implementó en las farmacias una nueva forma de autorizar los medicamentos, que generó malestar entre pacientes y farmacéuticos, por los problemas iniciales. Ante esto, la Defensoría del Pueblo inició una serie de acciones para garantizar que los afiliados puedan acceder a sus tratamientos.
#SaludenCrisis
Vuelve la tensión entre médicos y el IOMA por el valor de los bonos
ADJUNTO
LA PLATA, octubre 15: La obra social rechaza la suba unilateral del valor de las prestaciones, y quiere negociar otros precios. Si fracasa la negociación, se podría suspender el servicio.

La agencia británica del medicamento (MHRA, por sus siglas en inglés) ha dado su visto bueno para que un cigarrillo electrónico de British American Tobacco se pueda vender como un dispositivo para dejar de fumar. De este modo, la agencia decide otorgar la licencia a este tipo de inhaladores para comercializarse como un fármaco. Esta medida va en contramano de lo que sucede en gran parte del país, como la Argentina, que prohibió la circulación del aparato por la falta de evidencia de su inocuidad.

El objetivo de esta aprobación es que este dispositivo pueda ser recetado por los médicos del sistema nacional de salud británico (NHS). "Queremos asegurar que los productos con nicotina que reclaman tener propiedades medicinales están disponibles y responden a los estándares de seguridad, calidad y eficacia para ayudar a reducir los daños derivados de fumar", aseguraba la agencia en un comunicado. De este modo, la agencia asegura que continuará "animando a las compañías a suscribir voluntariamente licencias médicas para cigarrillos electrónicos y otros productos con nicotina como medicamentos".

La Agencia de Salud Pública del Gobierno Británico asegura que este tipo de inhaladores son al menos un 95 por ciento más seguros que los cigarros normales.

Esta decisión va en contra de lo que sucede en otras partes del mundo, donde este aparato está prohibido. Mediante la disposición 3.226/11, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió en mayo de 2011 la venta del cigarrillo electrónico. La medida sigue vigente y fue impulsada porque no está probada la inocuidad del artefacto. A nivel mundial, hay diversos estudios que objetan su uso, ya que detectaron en los componentes del vapor existen sustancias tóxicas casi tan peligrosas como el mismo tabaco. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone que el cigarrillo electrónico sea tratado como al tabaco, es decir, como un problema de salud. El director de Tobaco Free Initiative (Iniciativa Sin Tabaco) de la OMS, Armando Perruga, asegura que todavía no existe una evidencia científica ni información suficiente sobre los peligros a largo plazo de este tipo de cigarros, pero está demostrado que contienen sustancias tóxicas y cancerígenas iguales a las del tabaco.

Además, varios especialistas cuestionan el producto. El médico neumonólogo Sebastián Calí señaló que “los cigarrillos electrónicos no están habilitados por ANMAT. Contienen nicotina y tienen precursores químicos que generan un vapor y se ha demostrado que el mismo posee componentes de toxina. No se recomiendan, porque estudios realizados en otros países dan cuenta de que para muchos menores fue la puerta para empezar a fumar tabaco, ya que se inician fumando con este dispositivo y luego siguen consumiendo cigarrillos comunes”. Asimismo, el especialista expresó: “En la cesación tabáquica uno lucha contra nicotina, pero también procura erradicar el hábito de llevar un cigarrillo a la boca y de tenerlo en la mano. Cuando los pacientes consultan por este método para dejar de fumar, no lo recomendamos ni lo usamos”, aseguró.