Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15

#GripeA

Descubren clave para la creación de una vacuna universal

GripeA

BUENOS AIRES: Un trabajo asegura que una parte del virus H1N1 no muta, por lo que hay esperanza de que se logre una única vacuna contra todas las influenzas.

#GripeA
“La campaña de vacunación más grande de la historia”
ADJUNTO
BUENOS AIRES: Con esas palabras, el ministro de Salud Juan Manzur habló de la vacunación contra el virus H1N1. optimismo por el impacto de la enfermedad.
#GripeA
Chile: confirman tres fallecidos a causa del virus H1N1
ADJUNTO
SANTIAGO: En lo que va del año se país reportó tres muertes y 123 casos positivos. Sin embargo, destacan la baja respecto a los contagios producidos en 2009.
C

ientíficos norteamericanos descubrieron que una pieza del virus de la influenza está presente en todas las cepas y no muta con el tiempo, por lo que estimas que se podrá elaborar una única droga contra este mal. Se trata de una versión "sin cabeza" del virus de la influenza protegió a ratones de diferentes cepas de la gripe y podría abrir el camino para crear la llamada vacuna antigripal "universal", reportaron investigadores.

El equipo identificó una pieza del virus que parece ser la misma incluso entre las cepas mutadas, y encontró un modo de convertirla en una vacuna. Aún quedan años de trabajo, pero si este enfoque funciona en las personas del mismo modo en que funcionó en los ratones, la nueva vacuna podría revolucionar la inmunización contra la influenza, reportó el equipo en la Escuela de Medicina Mount Sinai, en Nueva York.

“Ahora reportamos un progreso hacia el objetivo de una vacuna contra el virus de influenza que protegería contra múltiples cepas", dijeron Peter Palese, Adolfo García-Sastre y colegas en la nueva revista mBio.

"Las actuales vacunas contra la influenza son efectivas sólo en una pequeña variedad de cepas del virus. Es por esta razón que las nuevas vacunas deben ser generadas y administradas todos los años", agregaron.

Los virus de la gripe mutan constantemente y cada año se fabrica un cóctel de tres vacunas para intentar atacar a las mutaciones más comunes. Pero cada cierto tiempo emergen tipos pandémicos. Por ejemplo, el año pasado una nueva cepa de la gripe A/H1N1 desató una epidemia de tal magnitud que obligó a los fabricantes a añadirla a la mezcla de la vacuna de la gripe estacional.

El equipo de Palese se centró en una pieza importante del virus de la gripe llamado hemaglutinina. Esta estructura con forma de hongo ayuda al virus a pegarse a las células que infecta y le da a los virus gripales la "H" en sus nombres. El "cuello" de la hemaglutinina no muta igual que las partes más visibles del virus, por eso, si existiera una manera de hacer que el sistema inmune lo vea, podría actuar como un buen antígeno, una meta para la vacuna. Pero el extremo, la parte en forma de paraguas de la proteína, esconde su cuello al sistema inmune.

El equipo de Palese encontró un modo de llegar al cuello, cortarlo y fabricar la vacuna a partir de esto. "Una molécula de hemaglutinina sin cabeza podría formar la base de una vacuna ampliamente protectora contra el virus de la influenza", escribieron los investigadores.

"Este documento es más prueba de concepto", dijo García-Sastre en una entrevista telefónica. "No creemos que aún tengamos el modo más óptimo de exhibir el antígeno", agregó. Los test en ratones mostraron que la vacuna protegía de múltiples cepas de la influenza que de otro modo hubieran sido letales.

Contagio en los aviones

Por otra parte, investigadores analizaron el comportamiento del virus H1N1 en los vuelos, y establecieron una serie de pautas a tener en cuenta por las autoridades para evitar este tipo de afecciones respiratorias en el aire.

Los responsables del trabajo aseguran que tanto el virus A/H1N1 como los de otras enfermedades encuentran en los aviones un espacio propicio de propagación, a pesar de los filtros que tienen las aeronaves y la renovación de aire de la cabina durante el viaje.

Es por ello que expertos del Instituto del Genoma de Singapur y del Departamento de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Sanidad de ese país analizaron un vuelo para tratar de establecer los parámetros de comportamiento de contagio. Sus resultados fueron publicados en la revista especializada Archives of Internal Medicine, señaló el sitio web IntraMed.

Los autores del trabajo estudiaron a los pasajeros de un avión al que denominaron "A", que viajaba desde Nueva York, en los Estados Unidos, hasta Singapur con 596 personas a bordo. Cinco de los pasajeros y uno de los miembros de la tripulación presentaron un cuadro agudo de fiebre, tos y dolor de garganta, entre otros síntomas (uno de ellos al salir de América, y el resto tres días después de haber aterrizado en Asia).

Todos los enfermos detectados habían volado en clase turista e iban sentados de la fila 50 en adelante. Es por ello que los expertos estimaron que la probabilidad de contagio era de un 4,7 por ciento en esa zona de la aeronave, frente a un 0,2 por ciento del resto del pasaje.

En tanto, las personas que se ubicaron dos filas por delante y dos filas por detrás de los afectados por gripe fueron las más vulnerables al contagio. También se estableció que la edad media de afección fue de 27,5 años.

Para los investigadores, además de la proximidad al enfermo es determinante la duración del vuelo y su comportamiento en el mismo. "Nuestro estudio ha demostrado que los pasajeros afectados fueron los que más se movieron y menos durmieron durante el vuelo", sostuvieron los autores.

El trabajo detectó que los parámetros utilizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) tampoco son eficientes a la hora de encontrar posibles contagios dentro de un vuelo. De acuerdo con las directrices de este organismo, se intentó localizar al resto del pasaje, y se puso en tratamiento a los 23 viajantes que estuvieron en estrecho contacto con los afectados. Pero si se hubiesen seguido únicamente estos criterios, se hubieran encontrado a sólo tres de los infectados totales.

Dadas estas conclusiones, que también podrían hacerse extensivas a la tuberculosis, los expertos pidieron "más esfuerzos para contener futuras epidemias respiratorias en los aviones, a través de un “screening” más eficaz antes de embarcar, de novedosas técnicas de descontaminación o de equipos protectores personales, así como investigaciones moleculares y clínicas de las epidemias más amplias que las que se han hecho hasta ahora".