Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 5/5/17
PAMI

#PAMI

La industria farmacéutica se “plantó” ante el PAMI y amenaza con cortar suministro de medicamentosADJUNTO

PAMI

BUENOS AIRES, mayo 5: Los laboratorios respondieron con dureza a la intención de la obra social nacional de revisar el convenio firmado en febrero de este año, y sostuvieron que ese paso es “improcedente, abusiva y contraria al principio de buena fe”. Además, dijeron que no hay un “cambio sustancial” en la situación económica que justifique cambiar el convenio. Reclamaron el pago de lo adeudado en una semana, de lo contrario “procederemos a suspender las prestaciones a nuestro cargo”.

#CrisisSanitaria
Distrito del interior bonaerense quiere declarar la “emergencia en medicamentos”
ADJUNTO
LA PLATA, julio 19: En Chivilcoy, el Sindicato de Trabajadores Pasivos (STP) presentó la propuesta en el Concejo Deliberante local. Es por los problemas de acceso a los tratamientos que tienen los adultos mayores. Busca garantizar los fármacos para enfermedades crónicas y estacionales. Además, propone un banco de medicamentos donados.
#ProfesionFarmaceutica
Alemania: se puede cerrar dos días las farmacias por falta de profesionales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Luego de una larga disputa, se permitió que una farmacia esté cerrada miércoles y sábado, porque no logra conseguir el personal necesario para cumplir las normas actuales.

Luego de unos días de silencio, la industria farmacéutica le respondió a las autoridades del PAMI, que mediante carta documento comunicaron su intención de revisar el convenio de medicamentos, un acuerdo firmado hace unos tres meses luego de arduas negociaciones. Las tres cámaras que representan a los laboratorios productores coincidieron en acusar a la obra social nacional de actuar “de mala fe”, y se plantaron ante la intención de cambiar el contrato. Para la industria, no hubo cambios sustanciales en la realidad económica del país que justifiquen el pedido de revisión del PAMI, por lo que consideraron el paso inicio “abusivo”. “Muestra un desprecio por la obligación de los contratos”, remataron. Amenazan con dejar de recibir recetas a los jubilados.

La industria farmacéutica argentina decidió enfrentar la revisión del convenio firmado hace menos de 100 días por el PAMI, que ahora con la conducción de Sergio Cassinotti quiere realizar uno nuevo, bajo la excusa de “hacer sustentable la prestación”, ya que la proyección de gastos de la entidad “no reflejan la previsión presupuestaria con la que contaría el organismo”. La respuesta finalmente llegó en forma de carta documentos, y lleva la firma de las tres cámaras que nuclean a los laboratorios: CILFA, CAEME y COOPERALA. En ella, se explica que la idea de la obra social es “improcedente, abusiva y contraria al principio de buena fe”.

En el texto, los laboratorios desestiman los argumentos del PAMI, respecto a la falta de presupuestos y los supuestos “desvíos” que se generaron en el tiempo que lleva vigente el convenio. “No se perciben cambios en la situación económica vigente en el país y las proyecciones actuales de consumo de manera que se provoque un grave desequilibrio en las obligaciones asumidas por las partes”, aseguran las cámaras farmacéuticas. Incluso, fueron más allá, y aseguraron que “la situación financiera actual es mucho más holgada que en el momento en que se acordó el convenio PAMI-Industria”.

Además, la industria le apuntó a otro tema sensible en su relación con el organismo: las deudas y retrasos en los pagos. “El PAMI ha mantenido continuamente y desde hace años una deuda enorme con los laboratorios que ha puesto reiteradamente en riesgo la continuidad del convenio. Hoy nos encontrarnos litigando por las sumas de dinero adeudadas entre agosto de 2001 y marzo de 2002”, relató la carta enviada a Cassinotti. Además, subrayaron que desde que Mauricio Macri llegó al gobierno hubo al menos cuatro renegociaciones, “incumpliendo sistemáticamente en cada caso con los acuerdos previamente alcanzados, afectando indebidamente la necesaria previsibilidad de las partes y la seguridad jurídica”. “Los laboratorios en cada renegociación se sentaron a renegociar de buena fe y efectuaron enormes sacrificios, otorgando cuantiosos descuentos que superan ampliamente todas las condiciones normales y usuales del mercado”, informaron.

“La pretensión de forzar irresponsablemente una nueva negociación del convenio mediante una improcedente comunicación de rescisión, no solo es contrario al propio texto del Convenio sino que, insistimos, es abusivo y contrario al principio de buena fe, demostrativo de un ilegítimo desprecio por la obligación de los contratos, la previsibilidad de las partes, la continuidad de la provisión de medicamentos de calidad a sus afiliados y, en suma, la seguridad jurídica que la República Argentina tanto necesita para encaminarse hacia el desarrollo social y económico”, se quejaron los laboratorios. Se esta forma, desmienten los dichos de la carta enviada por las autoridades del PAMI, donde afirman que se hace uso de “la facultad de revisión prevista en el convenio”.

Pero el enojo de los laboratorios no se quedó sólo en las palabras. La carta, que lleva fecha del 4 de mayo, intima al PAMI a realizar “los pagos vencidos por 261.312.648.01 pesos, 348.505.623.32 pesos y 342.944.920,89 pesos, correspondientes a diferentes liquidaciones que se detallan en la carta documento”. Además, le pide que “ratifique o rectifique” el valor mensual de 2.214 millones de pesos que tiene el convenio actualmente. “De no cancelarse la deuda en una semana, procederemos a suspender las prestaciones a nuestro cargo, y no aceptará ni procesará recetas de medicamentos que hayan sido dispensadas a beneficiarios”, amenazó la industria.

Cuando anunciaron la revisión del contrato, las autoridades del PAMI remarcaron que su decisión “no afecta la cobertura para los 5 millones de jubilados que seguirán recibiendo, normalmente, sus remedios”. Lo mismo se dijo en un encuentro entre la obra social y la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que representa a las farmacias. Estas aseguran estar “en el medio” de la disputa, y además de reclamar ser incluidas en las negociaciones, piden que se tengan en cuenta sus reclamos, entre ellos mejores plazos de pagos. “No podemos hacer más aporte a la atención, estamos al límite”, recuerdan desde los mostradores.

La salida de Carlos Regazzoni –quien fue el encargado de firmar el convenio –anticipaba un endurecimiento de las relaciones con la industria, pero nadie esperaba que la jugada sea tan drástica. Desde la nueva gestión deslizan los números “de máxima” que manejan. “El gasto en medicamentos representa un 32 por ciento del gasto total del PAMI. En una obra social sindical el gasto en medicamentos representa el 18 por ciento y en una prepaga el 21 por ciento: El PAMI debería estar en 25 pero está en 32 por ciento”, analizaron fuentes de la entidad citadas por el diario Clarín. En esta idea se deja ver la intención de la revisión ajustar el gasto y la entrega de medicamentos.