Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 14/6/16
SaludPública

#SaludPública

Lucha contra el Sida: Argentina fue vocero de un bloque que pidió más compromiso contra la epidemiaADJUNTO

SaludPública

BUENOS AIRES, junio 14: Unos 40 países mostraron una postura crítica contra el documento final aprobado en la reciente Asamblea General de la ONU sobre el VIH-Sida. Pidieron un compromiso “más exhaustivo” para luchar contra la enfermedad. También se planteó la necesidad de garantizar el acceso a los medicamentos a precios accesibles.

#NuevosTratamientos
Cardiólogos locales festejan que la OMS incluya anticoagulantes en su lista de esenciales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: Desde la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) celebraron que la entidad incluyera los nuevos anticoagulantes orales directos”, denominados NOACs, en la reciente ampliación de su listado de tratamientos esenciales.
#LuchacontraelCancer
Anuncian la creación de “polo oncológico” para tratamientos inéditos en el país
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: El Centro Argentino de Protonterapia (CEARP) ofrecerá tratamientos avanzados para el cáncer "nunca antes disponibles en el país". Requerirá una inversión de 80 millones de dólares, y estará en pleno funcionamiento en el año 2020.

En la previa a la nueva asamblea mundial que analizó la lucha contra el Sida, se filtró el documento político final, que generó polémica por la falta de menciones a la necesidad de garantizar el acceso de los medicamentos a las personas de infectadas con el virus. Durante la discusión, se armó un bloque de más de 40 países, que pusieron reparos al texto, y pidieron un “compromiso más exhaustivo” para terminar con la epidemia. La delegación argentina fue vocera del grupo, que celebró los alcances de la lucha contra el Sida, pero advirtió que muchas de las desigualdades se mantienen. Fuerte reclamo para garantizar el acceso a los medicamentos.

El bloque “progresista” que criticó al alguna manera el texto de la cumbre tuvo a la Argentina como vocera, y está integrado por Reino Unido, Brasil, Estados Unidos, Canadá, Holanda, Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Rusia, Finlandia, Alemania, Francia, Portugal, Rumania, Serbia, Noruega, Panamá, Tailandia y Suecia, entre otras naciones. El vicecanciller argentino Carlos Foradori tomó la palabra, luego de la apertura de la cumbre de alto nivel. Era el encargado de leer el documento consensuado por esos países que se ganaron la designación de "bloque progresista".

La pandemia del sida "requiere una respuesta mundial excepcional y amplia", que considere que la difusión del virus "es a menudo una causa y una consecuencia de la pobreza y la desigualdad" y que erradicarlo "en todas sus formas es una condición indispensable para el desarrollo sostenible", afirmó Foradori, en la sesión, donde planteó una política de "no indiferencia". La Argentina "está convencida de que el compromiso mundial de poner fin a la epidemia del sida, al que aspira la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", es "una oportunidad sin precedentes para terminar con uno de los problemas de salud más devastadores de la actualidad", dijo el diplomático en la sede de la ONU en Nueva York, informó un comunicado de la Cancillería.

El país está desarrollando "un principio que aspiramos oriente nuestra acción internacional en toda geografía y en todos los capítulos de la agenda global: el principio de no indiferencia" ante "el sufrimiento y los padecimientos" que causan "la guerra, los desastres naturales y las epidemias como la del sida", señaló. Acceso universal a una cobertura de salud, a sistemas de protección social e inicio temprano del tratamiento con antiretrovirales son "fundamentales" para la inclusión, la integración, la protección de las personas con VIH-Sida por lo que contar con "medicamentos de calidad asequibles es una condición sine-qua-non para poner fin a la epidemia", advirtió Foradori.

"Expresamos nuestra gran preocupación porque el Sida es la segunda causa mundial de muerte en los adolescentes, porque las infecciones por VIH están creciendo en los adolescentes y porque falta información adecuada para prevenir el VIH-Sida. Nos comprometemos a tomar medidas concretas para asegurarles a todas las chicas y los chicos la educación primaria y secundaria, y a avanzar en ofrecer educación sexual integral de calidad de acuerdo con sus capacidades, junto con información de salud sexual y reproductiva, VIH-Sida y servicios de manera amigable, independientemente de la edad, el estado civil u otras características", se lee en el documento que difundió por su parte el diario La Nación.

La delegación argentina que encabeza Foradori está integrada también por el ministro de Salud, Jorge Lemus; el director nacional de Prevención de Enfermedades y Riesgos, Jorge San Juan, y más de 20 representantes de organizaciones de la sociedad civil. Estas son la Fundación Huésped, la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), la Fundación Grupo Efecto Positivo (FGEP), Cruz Roja Argentina, la Red Bonaerense de Personas con VIH, la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina, la Red Argentina de Mujeres con VIH, la Asociación Civil Puerto Madryn Vida, la Asociación Civil Intercambio y la Red Latinoamericana por el Acceso a los Medicamentos (Redlam), entre otras.

El vicecanciller expresó en una segunda participación, ya en nombre del gobierno argentino, la adhesión y la promoción de la estrategia 90-90-90 de ONUSIDA y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que en cinco años el 90 por ciento de las personas con VIH conozcan su diagnóstico, el 90 por ciento de quienes viven con el virus reciban antirretrovirales y el 90 por ciento en tratamiento tenga una carga viral indetectable. Y la Argentina propuso sumar un cuarto "90" a la estrategia para que sea sustentable: "Que para 2030, el 90 por ciento de los precios de los medicamentos que compre el país esté por debajo del promedio de precios de compra de la región", precisó Lemus durante su discurso, en el que señaló que la mayoría del presupuesto destinado a los programas de VIH-Sida se utiliza para la compra de los fármacos.

El acceso a los tratamientos es, junto con el financiamiento público y privado de las medidas para controlar la epidemia para 2030, como se acordó en la ONU, una de las principales preocupaciones en la que coincidieron los países. Al respecto, el vicecanciller argentino dijo en el recinto que "el acceso a medicamentos de calidad asequibles es una condición sine qua non para poner fin a la epidemia" e instó a los estados, el sector privado, la academia y la sociedad civil a multiplicar esfuerzos, recursos financieros y cooperación "en la transferencia de tecnologías y la inversión en investigación".

La declaración política final de la ONU habla de la necesidad de "consolidar los avances alcanzados y redoblar los esfuerzos necesarios para llevar adelante una estrategia durante los próximos quince años que permita acabar con la epidemia", explicaron desde la Cancillería argentina.