Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

Que el Ministerio de Economía le devuelva los fondos al PAMI y que nos paguen a los farmacéuticos toda la deuda

ADJUNTO
MiradaProfesional

BUENOS AIRES, noviembre 12: El momento del sector es uno de los peores en años. La crisis no se detiene, con la fuga de medicamentos de los mostradores, y la deuda del PAMI jaquea la rentabilidad del sector. La única salida: terminar con este esquema de precios tres veces por debajo de la inflación real. Aprovechando el momento de debilidad, Farmacity anuncia plan de inversión, para sumar más poder en el mercado. El apocalipsis está a la vista de todos, menos de la dirigencia farmacéutica.

#SaludPública
Alarma en Bariloche por un brote de gastroenteritis provocado por un virus
ADJUNTO
RIO NEGRO, septiembre 16: Según las autoridades sanitarias, unos 1.200 chicos, en su gran mayoría estudiantes que llegan a esa localidad de viaje de egresados, se vieron afectados por un norovirus que se expande rápidamente.
#Vacunación
Farmacias francesas recibirán pagos para vacunar contra la gripe
ADJUNTO
PARIS, septiembre 10: Se oficializó el decreto que pagará unos 6,30 euros por dosis a los farmacéuticos para ser parte de la campaña de vacunación contra la enfermedad.

El auge de las películas y series sobre zombis y sus plagas inundaron las pantallas de todo el planeta. Desde que Soy leyenda o la reciente The Walking Dead se hicieron populares, nos ganó un miedo: que un día, ya sea por un error o por un atentado, el mundo se enfrente a un apocalipsis. Uno lleno de sangre, tripas y gente deforme. La idea de que el mundo termine con una eventual epidemia parece lejana, pero asusta. Desde la antigüedad esta idea atormenta a los humanos. Muchos menos fantasiosa, la farmacia argentina enfrenta sus “siete plagas”. Que no son zombis ni extraterrestres. Son bien terrenales, y tienen que ver con un sistema colapsado, que está cambiando de raíz, y que deja a los mostradores de las farmacias independientes al borde de la extinción. Esto, agravado por el estado de indefensión que la dirigencia, que mira para otro lado mientras el sector lucha por su supervivencia. La batalla, como sabemos, se va perdiendo, y tiene un objetivo fundamental: recuperar la rentabilidad a través del precio de los fármacos.

Los problemas de la farmacia se vienen agravando, y siguiendo la metáfora del inicio, la “cura” no aparece. La deuda del PAMI se sigue acumulando deudas de semanas en las droguerías, no es novedad, y amenaza con fracturar la atención el sistema de la seguridad social. Sin duda es el principal tema que preocupa a los farmacéuticos, en muchos casos dependientes de esas facturas y hace casi imposible sobrevivir cada mes. Lo hemos dicho pero lo repetimos: la inflación de casi el 40 por ciento triplica la suba de medicamentos, que además se cobran “a los premios”. Así no se puede sostener la atención.

Aquí está el nudo de la cuestión. Un modelo económico que obliga a un sector vivir con subas del 9 por ciento en su rentabilidad –la farmacia gana de la diferencia en la compra y venta de los tratamientos, no es un médico que percibe un honorario profesional –cuando la inflación real supera largamente el 30 por ciento. Esta primera medida arbitraria del ministerio de Economía, a través de la secretaría de Comercio Interior, condena a miles de mostradores a la “rentabilidad cero”. Ya se anunció que los valores seguirán vigente como cuando se fijaron el 7 de mayo, un caso inédito en la economía argentina y mundial. Con insumos que suben promedio 40 por ciento, las farmacias son obligadas a mantener un negocio con una variación de 9. Increible.

En las últimas horas, las noticias sobre allanamientos en el PAMI por el manejo de fondos, en muchos casos usados para duplicar la planta política de empleados, dejaron al descubierto el desmanejo de los fondos de la obra social. Este es otro atropello de Economía, que utiliza la plata de los jubilados para todo menos para su beneficio. Tanto el ANSES como el propio PAMI son rehenes de la política clientelar de este gobierno, que asume el manejo discrecional de los fondos, quitándoselos al PAMI mientras que los afiliados peregrinan por una atención decente. El uso de los fondos destinados a la salud de las personas como Recursos de Rentas Generales del Ministerio de Economía es un problema sin solución en los últimos años, y muestra la peor cara de este modelo económico que comienza a mostrar síntomas de agotamiento. Sin esos fondos, la entidad no puede garantizar un cronograma para las farmacias, que en algunos casos son iguales al pago de dos semanas de las droguerías. La cadena de incumplimientos llega a lo más alto del poder, y tienen en el ministerio de Economía su principal responsable.

Pero incluso si los pagos se garantizaran, a valores actuales, los farmacéuticos debemos afrontar las onerosas bonificaciones que obliga la industria y la obra social a las farmacias para trabajar pagando "peaje", una locura que a veces queda tapada por la vorágine de la actualidad, pero que funciona como una retención al sector farmacéutico. Como en otras áreas –lo más conocido pasa en el agro –el gobierno asume con sus socios (es este caso los laboratorios) que se debe pagar cifras que alcanzan el 17 por ciento para trabajar. Ir por esa baja debe ser una prioridad, en el marco de una crisis gigante donde un punto de rentabilidad puede ser la diferencia entre una persiana alta o baja.

Pero la “plaga” de las farmacias no viene sólo con el PAMI. Desde hace un tiempo los medicamentos vienen desapareciendo de los mostradores. Los primeros fueron los de alta complejidad, que empezaron a distribuirse directamente de las obras sociales y prepagas a los afiliados. La consecuencia, el sector se quedó sin un importante recurso, y le abrió la puerta a manejos pocos claros de los tratamientos, que tuvo su punto máximo de corrupción en la denominada “mafia de los medicamentos”.

Pero ahora muchos otros tratamientos se van de las farmacias. El PROFE, que entrega tratamientos para enfermedades crónicas, pasaría a manos del plan nacional Remediar, que entrega botiquines en todo el país de forma gratuita. Este cambio volvería de dejar afuera a los farmacéuticos del manejo y control de los medicamentos.

La tendencia de que más obras sociales y prepagas entreguen de forma directa sus medicamentos a los afiliados, golpeando la muy caída rentabilidad del sector. Primeros fueron los fármacos OTC, luego los medicamentos de venta a los hospitales, que ya no están en farmacias. También se fueron los de alto costo, como ya dijimos, las tiras reactivas para medir la glucosa, que la mitad se venden por fuera de su hábitat natural; las insulinas, los medios de contrastes para estudios biomédicos. La lista es larga y deja a la vista la cantidad de grupos de medicamentos que se escaparon de la farmacia gracias a la estrategia de los laboratorios y la mirada cómplice del Estado.

En este escenario, el modelo de Farmacia como la que conocemos está en peligro. Atento a esto, la principal cadena de farmacias del país anuncia un plan de inversión para extender su posición dominante en todo el país. Así lo dijo su CEO, Mario Quintana, que anunció la apertura de su local 200, además de un plan de inversión para sus pseudo farmacias, los locales de cosméticas Look y Simplicity, varias veces denunciada en la provincia de Buenos Aires por vender productos que sólo pueden comercializar farmacias según la ley 10.606.

Esta es la mayor contradicción de un modelo de país que se dice “nacional y popular” y que favorece la concentración del sector farmacéutico. Por eso hay que buscar las responsabilidades donde corresponda. Si como circula en varias redes sociales, los farmacéuticos están dispuestos a movilizarse, debería la marcha de colegas – es una idea personal- contener una parada obligada, al lugar correcto: al ministerio de Economía. Allí se tejen las principales medidas que terminan con el colapso de la farmacia. Sería de suponer que los profesionales vayamos a peticionar a la COFA y después a la raíz del problema, a exigirles a los responsables respuestas a los reclamos. Dejar de mirar por la ventana como la situación de agrava y defender nuestras fuentes laborales. La dirigencia debería estar al frente de esta pelea, antes que tengamos que ir a otro ministerio, a exigir cosas más concretas, como la defensa de nuestros puestos laborales. Que le devuelvan el dinero que le sacaron al PAMI.

Después de recuperar ese dinero de las prestaciones de los jubilados argentinos, sí exigirle al propio PAMI que nos pague lo que se les deben a todos los farmacéuticos y llevar al convenio que tienen con La Industria del Medicamento, esas retenciones confiscatorias llamadas “bonificaciones” a cero.