Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

Día Mundial de la Diabetes: luces y sombras de un mal que avanza y se perfila como la pandemia del futuro

ADJUNTO
MiradaProfesional

BUENOS AIRES, noviembre 14: Las estimaciones de la OMS indican que en 20130 la enfermedad será una pandemia sin control. En la Argentina, ya afecta al 10 por ciento de la población, de los cuales la mitad no lo sabe y un 30 por ciento no recibe tratamiento adecuado. Los especialistas advierten sobre la necesidad de adoptar hábitos saludables. Una buena noticia: media sanción para la ley que aumenta la cobertura de medicamentos para pacientes con el mal.

#MiradaProfesional
Hospitales nacionales comienzan a distribuir medicamentos para el dolor en pacientes oncológicos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, noviembre 18: Al menos 10 establecimientos de todo el país serán parte del plan piloto, que entregará comprimidos de metadona para personas que sufren cáncer. Los fármacos son producidos por el laboratorio estatal santafecino, y se espera distribuir un millón de comprimidos. “Llevamos muchos años de batallar para garantizar el acceso a los medicamentos”, afirmaron los responsables del plan.
#MiradaProfesional
Los niños y el sexo
ADJUNTO
Quien no se ha atragantado alguna vez en la vida con una sorprendente (léase, inoportuna pregunta de un pequeño) sobre algún tema que creíamos que nunca nos tocaría responder? O que, cuando nos llegara el momento, responderíamos con total naturalidad…

Desde comienzos de los 90, la Organización Mundial de la Salud (OMS) eligió el 14 de noviembre para concientizar sobre la diabetes, la enfermedad crónica que amenaza con convertirse en una pandemia en el futuro. La fecha elegida para recordar este mal es la del nacimiento de Frederick Banting, quien en 1922 junto con Charles Best logró sintetizar la insulina de forma artificial, lo que generó la primera cura efectiva. Como cada año, la jornada sirve para poner a este mal en el centro de la escena, y debatir sobre los problemas que acarreara. Este año, en la Argentina y el mundo alertan sobre el avance del mal, que podría convertirse en una pandemia en 2030. Los datos no son alentadores, ya que los pacientes diabéticos ya alcanzan el 10 por ciento de la población nacional, muchos de ellos todavía no diagnosticados. La buena noticia de este año es la media sanción a la ley que avanza en la cobertura de medicamentos para los pacientes.

Según los datos oficiales, en la Argentina la diabetes afecta a un 9,6 por ciento de la población, alrededor de 2 millones y medio de personas. En el marco de una encuesta realizada por el Ministerio de Salud de la Nación en el 2009, se estableció además que la mitad de los argentinos que padecen la enfermedad desconoce el diagnóstico y solo un 30 por ciento recibe un tratamiento adecuado. La tendencia alcista no es solo nacional, y preocupa a todo el mundo. Por eso, la OMS considera que “para el 2030 la diabetes será una pandemia si no se toman las medidas preventivas que fomenten estilos de vida saludables”. En este sentido, Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, subrayó que unos 350 millones de personas sufren esa dolencia, como consecuencia de estilos de vida poco saludables (escuchar audio).

Se trata de una cifra preocupante, y que va en aumento", alertó María Cristina Faingold, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD). En una nota publicada hoy en el diario La Nación la especialista dice que "a esto se suma que alrededor del 50 por ciento de las personas que desarrollan diabetes tipo 2 desconocen este hecho y son diagnosticadas tardíamente. Se estima que entre el inicio de la enfermedad y el diagnóstico transcurren entre 8 y 10 años, tiempo en el cual se suelen desarrollar complicaciones". De hecho, aseguró que del total de personas con diabetes se estima que casi 75 por ciento sufrirá insuficiencia renal, retinopatía, accidentes cardiovasculares u otras complicaciones.

"Con lograr cambiar ciertos hábitos de vida en los pacientes, sería posible retrasar la aparición de la enfermedad, e incluso en muchos casos, impedir que ésta se manifieste. Se hace adoptando hábitos saludables, mediante la incorporación de actividad física programada y planes de alimentación específicos", amplió la experta.

"La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona necesaria para que el organismo pueda transformar el azúcar, el almidón y otros alimentos en energía. El azúcar es el combustible esencial para las células del organismo y la insulina transporta el azúcar en la sangre hacia las células", indicó Faingold.

Por su parte, el ministerio de Salud nacional emitió hoy un documento con recomendaciones para evitar la enfermedad, como adoptar hábitos saludables de vida, así como también la realización de controles periódicos. En palabras de Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles de la cartera sanitaria nacional, “la diabetes constituye una preocupación por el avance que presenta a nivel mundial, y de la que en Argentina no estamos exentos”.

Existen dos tipos de diabetes: en la diabetes tipo 1 no hay producción de insulina, por lo tanto el organismo no pasa los azúcares a los tejidos. Este fenómeno comienza generalmente antes de los 30 años y su tratamiento requiere seguir un plan de alimentación adecuado y la aplicación de inyecciones de insulina. La diabetes tipo 2, en tanto, es la forma más común de la enfermedad. Suele comenzar después de los 40 años, aunque se observa en forma cada vez más frecuente en jóvenes y adolescentes. Si bien existe producción de insulina la misma actúa de forma inadecuada.

La glucosa es un azúcar que proviene de los alimentos que consumimos, por eso se recomienda una alimentación balanceada que contemple el consumo diario de frutas y hortalizas, la incorporación a la dieta de hasta cinco porciones semanales de carnes entre rojas y blancas (como pueden ser el pollo y el pescado) y evitar la ingesta de azúcares, grasas y los alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc.).

En cuanto a la actividad física, se debe comenzar con 30 minutos diarios de actividad leve, como por ejemplo una caminata, utilizar las escaleras en lugar del ascensor, desplazarse a pie hasta el trabajo o ir en bicicleta. Progresivamente se pueden ir sumando minutos y actividades que requieran un esfuerzo mayor. Las personas con diabetes son susceptibles a lesionarse, por lo que es muy importante el uso de un calzado adecuado para realizar actividad física.

Los grupos de personas más propensas a contraer diabetes son las mujeres que sufrieron diabetes gestacional, aquellas cuyos hijos nacen con un peso mayor a 4,5 kg, los que tienen familiares diabéticos, las personas con sobrepeso u obesidad y aquellos que presentan enfermedad cardiovascular o hipertensión arterial. “El aumento del azúcar en sangre por encima de valores normales y sin tratamiento puede dar lugar a complicaciones en diferentes órganos, como los ojos, riñones, corazón, arterias y pies, entre otras. Ante la presencia de factores de riesgo, se recomienda realizar un control del nivel de la glucosa en sangre y repetirlo cada tres años”, señaló Laspiur.

Más cobertura

Como dato positivo, para este año se comenzó a transitar un camino alentador en materia de cobertura y derechos de las personas con diabetes. Ayer, la cámara de senadores dio media sanción a una iniciativa que busca actualizar la ley de diabetes, y que mejora la cobertura de medicamentos y otros insumos a los pacientes. Con la presencia de organizaciones de la sociedad civil y familiares de personas que padecen la enfermedad, el Senado aprobó y giró a la Cámara de Diputados el proyecto presentado por el radical Ernesto Sanz y que fue apoyado por 50 mil firmas entregadas a la Comisión de Salud de la cámara alta.

El texto aprobado unificó una iniciativa de Sanz (UCR) respecto de la actualización, cobertura y adecuación de los tratamientos farmacológicos y tecnológicos, y otra de Sandra Giménez (FpV) que incorpora al Programa Médico Obligatorio (PMO) la cobertura del 100 por ciento del costo de las cintas reactivas para la detección del nivel de glucosa en sangre.

“La ley actual tiene más de veinte años, y por los avances de la tecnología y la ciencia médica había quedado desactualizada”, argumentó Sanz, quien especificó que en la actualidad hay en nuestro país tres millones de diabéticos.

El presidente de la Comisión de Salud y Deportes de la Cámara alta, José Cano (UCR) destacó que “no es la primera vez que el Senado vota por unanimidad una ley impulsada por los que sufren”.

Por su parte, Jaime Linares (FAP) reconoció que “hay muchísima gente que no tiene acceso a los tratamientos” y consideró que la media sanción del Senado “es un gran avance”. Por el Frente para la Victoria, el formoseño José Mayans remarcó que “nuestro gobierno ha trabajado muchísimo en mejorar la salud de los argentinos”.

Entre otras cosas, la iniciativa aprobada busca establecer una actualización periódica de los tratamientos de diabetes, de acuerdo a los avances tanto de los medicamentos como de la enfermedad. Además obliga al Estado, quien tendrá la obligación de garantizar la producción, distribución y dispensación de los insumos necesarios para el tratamiento.

La ONG Nueva Asociación de Diabetes (NADIA) había reclamado el tratamiento de la ley frente al Congreso a través de un petitorio que reunió más de 50 mil firmas. Nydia Farhat, titular de la entidad, destacó la importancia de la media sanción que le dio diputados con dictamen unánime de comisión. "Los pacientes hospitalarios no pueden acceder de ninguna manera a todo lo que sea innovación tecnológica o farmacológica porque los hospitales no proveen medicamentos o drogas de última generación", indicó Farhat.

Páncreas artificial

A nivel mundial, los avances para luchar contra la diabetes llegan a extremos nunca antes pensados. Entre las formas más novedosas en la materia, se destaca un dispositivo automático que imita la función del páncreas, y que esperan que su lanzamiento en el mercado sea en 2017. El proyecto está a cargo de un equipo de investigadores de la Universidad de Boston y el Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, que avanza a pasos firmes hacia el desarrollo de un páncreas biónico (artificial) para pacientes con diabetes tipo 1, que funcione de modo automático, casi como si fuera un órgano más del cuerpo. Steven Russell, uno de los líderes del estudio, adelantó que podría estar en el mercado dentro de sólo cuatro años.

El último estudio incluyó pruebas del aparato en adolescentes de 12 a 20 años, este mismo año, en un campamento de verano de su país. “Los participantes lograron un mejor control de su glucosa y menor cantidad de hipo e hiperglucemias (bajas o picos de azúcar en sangre), mientras participaban de todo tipo de actividades”, aseguró a la Agencia CyTA Russell, profesor del Colegio de Medicina de Harvard.

Actualmente, ya existen en Argentina bombas de insulina que se conectan las 24 horas del día al cuerpo del paciente mediante pequeñas agujas y suplen múltiples inyecciones de insulina diarias, pero deben ser manejadas manualmente. “Las personas tienen que decidir cuánta insulina necesitan y en qué momento, y solicitarle a su aparato que se la suministre. Pero luego hay muchas variables que terminan generando que la glucosa en sangre aumente o disminuya en exceso”, explicó el médico diabetólogo Daniel Abbas, miembro de la Sociedad Argentina de Diabetes y de la Sociedad Argentina de Nutrición.

En este sentido, Rusell puntualizó que no hay manera que ajusten su insulina mientras duermen. Este es un factor muy relevante debido a que si una persona padece una hipoglucemia cuando duerme y no lo detecta, puede sufrir desmayos, lesiones y hasta un coma o la muerte. Por su lado, la glucemia elevada de manera prolongada puede afectar gravemente la salud a largo plazo.

El dispositivo en desarrollo, denominado “páncreas endocrinológico biónico bihormonal”, también se conecta al cuerpo del paciente durante las 24 horas pero, además de evitar inyecciones, prescinde de los pinchazos en el dedo para medir la glucosa por estar conectado a un equipo que la mide de manera automática. “Sensa constantemente la glucosa y administra insulina en base a la necesidades”, especifica Abbas.

“El páncreas biomédico que estamos investigando está compuesto por un sensor y un infusor. El sensor monitorea la glucemia cada 5 minutos, envía los resultados a una aplicación especial de iPhone, y transmite vía Bluetooth una orden al infusor para que aplique la hormona insulina si se precisa reducir la glucosa. Si se requiere elevarla, el aparato aplica la hormona glucagón, que sube la glucemia”, detalló Rusell, también investigador del Centro de Investigación en Diabetes del Hospital General de Massachusetts. “Entonces, el rol del paciente se limita a mantener llenas las reservas de hormonas en el páncreas, tener la batería cargada y el equipo calibrado”, añadió.

El estudio se basó en trabajos de campo anteriores realizados en centros de salud, con voluntarios de distintas franjas etarias, cantidades disímiles de ingestiones al día y diferencias de hidratos de carbono consumidos. El primero fue publicado en 2010 en “Science Translational Medicine” y el siguiente en “Diabetes Care” en 2012. En ambos se obtuvieron mejores promedios de glucosa en sangre, menos hipo e hiperglucemias, y menor tiempo transcurrido durante las bajas de glucosa (gracias a la aplicación del glucagón).

En Argentina, existe desde 2009 un sistema denominado “Paradigm VEO”, que combina una bomba de insulina con un sensor que realiza mediciones también cada cinco minutos. Cuando los niveles de glucosa descienden en exceso, suena una alarma y deja de suministrar insulina, muy importante para evitar hipoglucemias severas. Sin embargo, no tiene la capacidad de administrar glucagón ni aplicar de manera automática la cantidad de insulina requerida cada vez que es necesario.

Russell adelantó que su equipo tiene planificado continuar realizando estudios, durante períodos cada vez más prolongados y fuera de centros de salud, para presentarlos ante la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). “Esperamos la aprobación para 2017″, anunció. Según la Federación Internacional de Diabetes, más de 370 millones de personas tienen alguna forma de la enfermedad.

AUDIO: Informe de Radio ONU sobre la actualidad de la diabetes en el mundo.