Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
MiradaProfesional

#MiradaProfesional

Dónde quedó la alianza estratégica de Droguerías y Farmacias: El acercamiento de los distribuidores a las cadeneras farmacéuticas.

ADJUNTO
MiradaProfesional

Decidieron aumentar unilateralmente casi 1500 productos, que los mostradores farmacéuticos deberán absorber o trasladar a los precios al público. La estrategia es funcional a los grandes capitales concentrados de las cadeneras. Qué se esconde detrás de esta medida insólita e inicial.

#SaludPrivada
Para el dueño de Swiss Medical, las prepagas deben aumentar otra vez en 2019
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 18: Según Claudio Belocopitt, las cuotas de la medicina deberían subir un 10 o 12 por ciento antes del cierre del año, más allá de los aumentos ya formalizados. Afirman que sus costos están dolarizados y quedaron muy lejos de la inflación.
#Cannabis
Expertos alertan que no hay evidencia científica del uso del cannabis como analgésico
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 16: Si bien se usa para paliar el dolor en pacientes con cáncer terminal, sus beneficios para enfermedades como la artrosis no están comprobados.

La noticia de que las droguerías subirán sin consultar a nadie, miles de productos deja esa sensación. Que más allá de lo económico, pone al descubierto una estrategia que no ayuda a darle oxígeno a la pelea por la supervivencia en el mercado, sino que produce para el caso de la farmacia el efecto inverso: Concentra en pocas manos los mejores precios de algunos medicamentos que no se dispensan en la seguridad social.

La noticia explotó en las últimas horas en los mostradores de las farmacias. Las droguerías subirán un 3 por ciento promedio uno 1145 productos que entregan a diario, la mayoría de “venta libre”, algunos de venta por fuera de la cobertura de las obras sociales (algunos drogueros incluyeron, no obstante, tiras reactivas, leches maternizadas y suplementos dietarios que si entran en la seguridad social y que en principio, no estaban incluidas en esta medida abrupta). Sin aviso previo, los drogueros, guapos y mal dormidos, los mandan a pelearse con sus clientes (las farmacias) por “dos mangos con cincuenta”.

Así remarcaron esta enorme cantidad de productos, que los farmacéuticos deberán trasladar a los precios, pese a que el actual esquema no lo permitiría. Es que la secretaria de Comercio Interior mantiene “encorsetado” y sin ninguna salvedad por la suba de costos en el sector, el precio de los medicamentos y otros productos, a través de un libro de precios “sugeridos” que deben respetarse.

La suba tendrá un efecto negativo en las farmacias profesionales, que tienen que elegir entre dos males: subir los precios y arriesgarse a sanciones del gobierno, o absorber la suba y perder rentabilidad, al punto de dejar a miles de farmacias con más asimetrías frente a otras poderosas cadeneras que tienen espaldas anchas para “bancarse los aumentos de costos de las droguerías”.

No sabemos cuál es la intención de las droguerías con esta medida unilateral, pero sí a quien beneficia: a las cadeneras y los grandes concentradores, que pueden mantener los precios sin ver afectado su poder de compra.

Un efecto inmediato puede ser que haya farmacias con precios más altos, que terminarán siendo afectadas en el mediano plazo. La consecuencia a largo plazo es mucho peor: Qué puede pasar si esto es el primer paso para mover la estructura de precios de los medicamentos de la seguridad social.

Una pelea que debiera dar toda la cadena de valor del medicamento: El reclamo de márgenes de viabilidad para todo el sector; se reduce a una discusión entre subsectores por “chauchas y palitos”. Drogueros enfrentando a las farmacias que son sus clientes. Una pelea que solo un “morboso expectador” puede disfrutar.

Hasta esta medida unilateral, se creía (ilusión transitoria) que la farmacia y la droguería eran parte de una alianza estratégica, una forma de “unidad en la acción” (perdón al sindicalismo) que hoy queda casi en el pasado. Desde la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), órgano madre de las farmacias nacionales, confirmaron a MIRADA PROFESIONAL que nadie hizo la mínima consulta ni aviso sobre este aumento.

El precedente bonaerense de esta ruptura tuvo lugar a principio de año, cuando las distribuidoras intentaron trasladar el aumento del 1 por ciento que el gobierno de Daniel Scioli le aplicó al sector droguerías en materia de Ingresos Brutos y trasladarlo al sector de la farmacia. Esta idea, resistida por las entidades, no pudo ser aplicada, pero quedó la sensación que la relación droguerías-farmacias estaba cuanto menos dañada. Hoy, lamentablemente, confirmamos la sensación.

Si esta medida, que incluye 95 por ciento de medicamentos OTC, llega a más productos de la seguridad social, se terminará de ensanchar la brecha de la concentración. La suba de estos precios ya abre un abismo entre mostradores profesionales e independientes y cadeneras de farmacias, con capacidad de comprar -mucho -y eludir de ser necesario estos aumentos. Lo que deben entender las droguerías es que el paso que dieron es peligroso, incluso para ellos. Un arma de doble filo que nadie sabe cómo puede terminar.

Si los costos suben por ascensor y los precios de venta al público por escalera -viejo axioma inflacionario argentino -la ecuación en el sector independiente de la farmacia no cierra. Si a esto le sumamos que los eslabones más chicos de comercialización se separan, se suman a los intereses de los más grandes, el panorama es desalentador. Las droguerías buscan llevar el problema a los mostradores, que son la última frontera en un sistema jaqueado. Después, la gente. Y ahí no hay escusa que valga.

Carlos Gardel lo deja más claro que nadie (cada vez canta mejor), y a propósito de esta primavera fría que se acaba de inciar en Buenos Aires: “hoy un juramento, mañana una traición, amores de estudiante, flores de un día son”.

Néstor Caprov