Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Actualidad

#Actualidad

Dos Miradas: la crisis sanitaria de España vista desde ambos lados del océano

ADJUNTO
Actualidad

BUENOS AIRES: Los planes del gobierno conservador español para la salud de ese país generan gran debate no sólo en Europa. Los recortes al sector farmacéutico golpean con fuerza, y es un cambio de paradigma para el futuro. Dos medios dedicados a la salud y los medicamentos dan su opinión al respecto. Dos miradas de un tema apasionante que marca la agenda en los dos continentes.

#NuevosTratamientos
Llega al país un medicamento para perder peso y los especialistas destacan su uso
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 10: Luego de años sin novedades en la materia, se presentó un tratamiento que combina dos fármacos y que genera saciedad, una forma de combatir la obesidad. Es el tercero de su tipo que se vende en el mercado local.
#Opinión
Epilepsia: realizado el diagnóstico es importante cómo comunicarlo
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 10: En el marco de la semana de la enfermedad, el édico neurológo Damián Consalvo, presidente de la habla de la importancia del diagnóstico para comenzar un tratamientos efectivo.

EL NUEVO GOBIERNO ESPAÑOL REVOLUCIONA LA PRESTACIÓN FARMACÉUTICA

Por Antonio Mingarro, Redactor en Jefe de Sanifax España.

El pasado jueves día 17, el Congreso de los Diputados, tras cerca de 3 horas de un tenso debate, lleno de acusaciones, críticas, tensión y reproches, aprobaba el Real Decreto para la Reforma del Sistema Nacional de Salud, un texto en el que se incluyen medidas de profundo calado y que pretende ahorrar 7.000 millones de euros (casi 40.000 millones de pesos) con varias y discutidas decisiones.

El Real Decreto recoge cambios de histórico calado impuestos por los responsables de los Ministerios de Economía y Hacienda al de Sanidad, como cambiar el concepto de "ciudadano" por el de "asegurado", con el objetivo de fondo de endurecer las condiciones por las que ciudadanos de países de la Unión Europea y otros pueden acceder al sistema sanitario español. Un Informe (realmente oportuno) del Tribunal de Cuentas, del que ha sido ponente un destacado miembro del Partido Socialista en los años 80, aconsejaba al Gobierno conservador "apretar las tuercas" en la atención sanitaria a extranjeros, calculando una "vía de escape" de unos 1.000 millones de euros anuales. El Ministerio de Sanidad lo ha hecho suyo y ha modificado la legislación de forma que el llamado "empadronamiento" (notificación al censo local de nuevo domicilio, para el que basta una factura de luz, gas o electricidad) ya no será suficiente para disfrutar de la sanidad pública. Sino que se exigirán nuevos requisitos como permanencia, contrato de trabajo y otros.

Pero el Real Decreto, en lo que atañe al modelo farmacéutico, recoge dos profundos cambios. El primero es la modificación del "copago farmacéutico" actual, que establece una división entre "activos" y "pasivos" hasta cierto punto injusta, en tanto que un parado seguía teniendo que pagar un 40% por sus medicamentos y un pensionista de renta alta no aportaba nada. La decisión del Gobierno establece que los pensionistas paguen por ellos con un tope de 10€ al mes máximo para las rentas bajas, que se va subiendo en el caso de las altas. Y con la eliminación total del copago en el caso de los parados.

La decisión también pretende recuperar viejos propósitos que también fueron objetivo del anterior Gobierno. Como una Central de Compras Nacional a la que las Comunidades Autónomas pueden adherirse de forma voluntaria, la petición a la industria de la adaptación del formato de los fármacos a las dosis que establezca el médico, o el impulso de la llamada "monodosis" o "unidosis", de la que hay "experiencias piloto" de hace unos 10 años que resultaron tan notablemente fallidas, que sus conclusiones se guardaron en lo más hondo de los cajones de la sede ministerial.

Otro viejo objetivo difícil, aunque tal vez no imposible, es la búsqueda de la compatibilidad de las tarjetas sanitarias que emiten las Comunidades Autónomas. Tampoco es la primera vez que se diseña esta cuestión. En su exposición, la titular del Ministerio, Ana Mato, ha asegurado que con los nuevos avances tecnológicos, la "e-salud" ya es alcanzable porque el formato de las tarjetas, que es lo que de verdad preocupa a las autonomías (que salga su nombre y bandera), no sería lo verdaderamente relevante, sino el "chip" de la tarjeta.

Otra gran "vuelta de tuerca" económica del texto aflora en dos medidas. La primera ya en funcionamiento y la segunda en plena negociación. Se trata de la financiación sólo del principio activo más bajo de un medicamento (es decir, del genérico de menor precio).

No hay en el ese texto ningún "cortafuegos" para prever los probables desabastecimientos que financiar sólo un fármaco sin duda generará, entre otras razones porque el cambio literal del concepto "precio menor" a "precio más bajo" se produjo sólo 48 horas antes del debate en el Congreso y no ha dado tiempo de hacer estimaciones a fondo.

La otra medida es la desfinanciación de medicamentos. El Ministerio y las regiones trabajan desde hace un mes, a razón de dos reuniones por semana, en un catálogo de medicamentos que saldrán de la financiación pública. El debate se centra en la pelea por la amplitud del concepto de "grupo terapéutico" (que permitiría sacar más fármacos de la financiación según su laxitud) y en las "trincheras" de medicamentos para síndromes menores como antidiarreicos o lágrimas artificiales, que no suponen un gasto amplio y cuya desfinanciación puede generar patologías más graves y caras.

La tramitación del Real Decreto, según fuentes bien informadas, ha supuesto además una división interna seria dentro del Ministerio de Sanidad. La Ministra Ana Mato delegó su redacción en la Secretaria General de Sanidad, Pilar Farjas, ex consejera de sanidad gallega, cuyo "fichaje" fue obra y fruto de la presión del Presidente autonómico gallego, Alberto Núñez Feijo. Pilar Farjas lo pilotó sólo con asesores de su máxima confianza, sin dar juego a veteranos expertos y asesores de la casa. El resultado fue uno de los mayores desastres legislativos que se recuerdan, acentuado por los cambios y "copy-pastes" impuestos por los Ministerios de Economía y Hacienda en el último momento.

La reacción del sector sanitario en general y farmacéutico en particular resultó furibunda. Por lo que a sólo 48 horas del debate en el Congreso, el Ministerio se vio obligado a publicar una "Fe de erratas" del Decreto en el Boletín Oficial del Estado para "tapar vías de agua". Esa corrección la redactó, asesorado por todos los "desterrados" anteriormente y prestigiosos abogados del sector, el ex subsecretario del Ministerio Julio Sánchez Fierro. Y ha ayudado a calmar algo los ánimos. Pero no a desactivar verdaderas "bombas de relojería" del Real Decreto, cuyo temporizador sigue corriendo. Y cuya explosión, tarde o temprano, se da por segura...

NOSTALGIAS

Por Néstor Caprov, editor responsable de MIRADA PROFESIONAL.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy acaba de aprobar un recorte en su Sistema Nacional de Salud que incluye una serie de reformas que buscan ahorrar unos 7.000 millones de euros (casi 40.000 millones de pesos). La medida es un duro golpe al modelo sanitario de farmacia, que por tantos años guió a gran parte del planeta en materia de dispensa de medicamentos. De perpetuarse, la reforma amenaza con sepultar una tradición sanitaria con fuertes raíces en la argentina.

Más allá de los detalles de la reforma (que aborde de manera ejemplar el colega Antonio Mingarro en la nota que antecede a estas líneas), el cambio español derrumba un paradigma sanitario en materia de atención. La sensación que da desde este lado del océano es que el gobierno se decidió a cargar el ajuste a la población, a los trabajadores, a los pacientes de un sistema antes ejemplar. “Que lo pague la gente”, fue una de las frases críticas más escuchadas en estos días en los debates españoles.

El recorte es especialmente duro con las farmacias, que sienten el peso de la crisis en sus propio mostradores. Pese a las advertencias hechas, el Partido Popular avanzó con su objetivo, y ahora hay muchas dudas sobre el futuro del sector. “El copago farmacéutico puede conllevar más efectos negativos que positivos, esta medida puede acarrear problemas de salud para el paciente”, afirmó Ángel Garay, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa (COFG). Por primera vez en la historia, los pensionistas que antes no pagaban nada por los medicamentos, ahora tendrán que asumir el 10 por ciento del precio, mientras que el resto incrementará su aportación (hasta ahora era de un 40 por ciento como máximo) asumiendo un 50 por ciento del coste en función de la renta (Noticias de Gipuzkoa, lunes 21 de mayo de 2012).

La medida es rechazada por gran parte del sector farmacéutico. Así, La Alianza Europea por la Salud Pública (EPHA) lanzó un comunicado muy crítico con una legislación que “no beneficia a nadie”. “La ley está claramente diseñada para reducir costes dentro del sistema sanitario español. Sin embargo, poner el foco en los inmigrantes y en grupos vulnerables como ha hecho Roma es una falsa economía”, asegura la EPHA, que también recomendó a los políticos españoles que se lo pensaran seriamente antes de “firmar la renuncia a años de solidaridad y universalidad en favor de la exclusión y el castigo”. (El Global, viernes 18 de mayo de 2012).

Los peligros del gigantesco recorte te pueden ver no sólo en las farmacias. La Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) teme que "buena parte" de este colectivo pierda la tarjeta sanitaria, al no ajustarse al criterio de "asegurado" que establece el nuevo decreto de ahorro sanitario para acceder a la Sanidad pública. En esencia, el cambio de “ciudadano” a asegurado” implica exactamente eso: un cambio que en nuestro país comenzó a ocurrir hace unos años y los farmacéuticos rechazamos: el de paciente por cliente.

Si bien la batalla española y la argentina es ardua, siempre hay esperanza. La puesta en marcha a pleno de la ley 26.567 en nuestro país es parte de esta batalla sin fronteras por un medicamentos como bien social, una farmacia como parte del sistema sanitario y una mirada integral sobre la salud. Como en el tango Nostalgias de Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo, el recuerdo de eso que ya no es “enloquece” el corazón. Algo de eso hay cuando recordamos los elogios que a lo largo de los años se hicieron sobre un modelo de farmacia que hoy se va a apagando, al fuego de una crisis que amenaza con no detenerse nunca. “Quiero por los dos mi copa alzar /para olvidar mi obstinación /y más la vuelvo a recordar”.