Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Opinión

#Opinión

Opinión: España, la hora de la verdad en la farmacia

ADJUNTO
Opinión

BUENOS AIRES: En esta columna de opinión, Mariano Avilés, jurista y presidente de la Asociación Española de Derecho Farmacéutico (ASEDEF), analiza el rol de la farmacia en la sociedad y el sistema de salud.

#Sarampión
Crearán un “escudo sanitario” en la triple frontera para evitar la propagación del sarampión
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 16: El país, junto a Brasil y Paraguay, iniciarán hoy una campaña de vacunación para frenar la posible circulación viral en la zona. También aplicarán dosis contra fiebre amarilla. El fin de semana se confirmaron tres nuevos casos, y ya son 10 los registrados este año.
#ProducciónPública
Ya se usa la primera versión pública del medicamento recomendado por la OMS para realizar abortos seguros
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 19: El sistema de salud de Santa Fe recibió las primeras partidas del misoprostol producido por su planta estatal LIF. El producto pasó las pruebas de seguridad y si lo aprueba la ANMAT podrá usarse en todo el país.

Tras lo acontecido a la farmacia de Castilla-La Mancha ha llegado el momento de pararse a pensar cuál es el papel de la farmacia en la sociedad y hacia dónde debe dirigirse. Para ello es importante que los farmacéuticos se apliquen una buena dosis de crítica, bajo la atenta mirada de las administraciones y de la sociedad. Los medicamentos y el suministro a la sociedad no es una cuestión meramente profesional sino que trasciende más allá. Es un debate en sí mismo que profesionales, administraciones y sociedad tienen que dejar claro. El medicamento es una necesidad y su gestión debe tener un componente de negocio y transparencia por las cantidades dinerarias que cuestan a la sociedad. Pensar mas allá puede ser una utopía.

Las profesiones sanitarias tienen un papel fundamental en una sociedad y están integradas dentro del continuo movimiento social. Esto lo deben tener claro los dirigentes de los boticarios, que deberían ponerse de acuerdo y pensar hacia dónde tienen que ir, sin mirarse al ombligo, porque de seguir así saben que han recibido un aviso inquietante por parte de los políticos, que también tienen una buena parte de culpa de lo que está aconteciendo, por impericia o irresponsabilidad.

Es verdad que ante una crisis hay que reaccionar y tomar medidas, pero también que lo correcto es prevenir la crisis, adelantarse a los acontecimientos y que el capricho político no supere más allá de la realidad las necesidades de gasto e inversión en beneficio de los ciudadanos.

Se ha demostrado que trabajar para la Administración es duro, por las condiciones en cuanto a cobros y pagos, pero así está el mercado para el resto de los mortales, sin cobros y sin financiación externa. Por tanto, consideremos la farmacia como una actividad necesaria para la sociedad, como lo son casi todas las que engrasan el mecanismo para que la vida de las gentes siga funcionando, y en una actividad privada como la de boticario, es evidente que elegir el cliente y la dependencia de él es clave.

El modelo de gestión en la farmacia tiene que ser más imaginativo. Es necesaria una buena legislación farmacéutica; la irracionalidad de los 17 modelos políticos aplicados a la farmacia no tienen hoy sentido; se debería repensar el papel de las instituciones profesionales que deben pasar de ser una gestoría administrativa a un verdadero eslabón en la defensa profesional y digna. Basta con leer los foros que circulan por la red para saber que colegios y consejos tienen que jugar otro papel, salir reforzados y con ellos los profesionales de la farmacia.

Cerrar los ojos ante lo que comienza a pasar ya de forma seria es actuar de forma irresponsable y pasará factura. Ya la pasa a farmacias que tienen que cerrar sus puertas. Comienza el curso y estamos en la hora de la verdad.