Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Comentario

#NéstorCaprov

Un viejo proyecto más cerca de las soluciones y más lejos de los problemas

ADJUNTO
NéstorCaprov

Se abre a partir del año que viene un proceso electoral en el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Bs. As, y comienza el tiempo de propuestas. Cuando hablamos de los problemas y de las soluciones, no pensamos en las herramientas para llevarlas a cabo. Una regionalización de la Provincia más grande que tiene la profesión farmacéutica ayudaría a dar representatividad a todos los farmacéuticos en la mesa del Colegio provincial. Algunas ideas que abonarían a una gestión de cambio.

#SaludenCrisis
Clínicas y sanatorios del país, en “alerta” por los efectos de la crisis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 17: Las siete cámaras del sector afirman que los prestadores médicos “están al borde del colapso”, y le pidieron al gobierno que intervenga. Afirman que si no reciben ayuda comenzarán los “preventivos de crisis masivos”, que terminarán con el cierre e establecimientos y el despido de personal, además de una caída en la calidad de la atención en el sistema médico.
#ProducciónPública
Ya se usa la primera versión pública del medicamento recomendado por la OMS para realizar abortos seguros
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 19: El sistema de salud de Santa Fe recibió las primeras partidas del misoprostol producido por su planta estatal LIF. El producto pasó las pruebas de seguridad y si lo aprueba la ANMAT podrá usarse en todo el país.

Como sucede cada vez que se inicia un proceso electoral, todos los cañones están apuntados a los problemas que se viven, y las posibles soluciones. Pocas veces se repara en las herramientas para estos abordajes. Cuando no están a la altura de su tiempo o las circunstancias, los mejores análisis o las más avanzadas propuestas pueden fracasar. Cuando pensamos en el proceso que se abre de cara a los comicios en el Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires vemos algo de esto. Uno de los temas principales en el mundo farmacéutico es la rentabilidad y el salario farmacéutico. Otro tema central es uno que no tiene demasiada difusión hacia afuera, pero que tienen mucho peso hacia adentro de la profesión: qué tipo de estructura gremial tenemos en el Colegio de la Provincia, el más grande de la Argentina, con unos 7 mil y pico de farmacéuticos y varios miles de farmacias.

Hasta ahora, lo hemos dicho en anteriores editoriales, las herramientas gremiales de nuestra profesión fueron creadas antes de que aparecieran los principales focos de conflicto que afrontamos todos los días: la concentración de la oferta de medicamentos, la limitación con criterio sanitario para la instalación de nueva farmacias, el pleno empleo que existe hoy ( después discutiremos las condiciones y los salarios reales que se cobran), tanto para los profesionales independientes como para los que ejercen en relación de dependencia, todas cuestiones actuales muy distintas a la coyuntura del sector que se vivía en los años ‘60, cuando estas estructuras de organización interna fueron creadas.

Venimos pidiendo que se aggiornen estas estructuras para que puedan sostener las banderas más urgentes de la profesión, como el combate de la venta ilegal, la defensa por la leyes sanitarias que nos rigen, la mejora del salario farmacéuticos, el avance de los sindicatos u obras sociales como proveedores de medicamentos, los tratamientos compartidos, la rentabilidad del sector independiente o la pelea contra la concentración, para nombrar algunas de las urgentes. Todas son cuestiones que hablan de la mala calidad de la prestación de los remedios, que se escapan de la farmacia y circulan por fuera del único circuito legal y seguro. Esto redunda, dicho sea de paso, en una caída de la red de mostradores independientes, que a la vez resta calidad de atención sanitaria de la actividad. Todo un círculo vicioso de decadencia.

Hasta aquí para nuestro gusto, esta es la minuta de los principales temas de la Provincia, y del país. Nos da esperanzas que la nueva conducción de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) tomará para sí estos ejes, para llevarlo a cabo en su flamante gestión. Ahora bien, cuando uno encara estos grande monstruos que hay que combatir, mas allá de reclamarle a todos los Colegios de partidos que sean polea de transmisión de esta pelea por una mejor profesión, lo que busca es adaptar la estructura gremial a esta problemática. Incluso antes de debatir la estrategia o la formas en que se dará o se comunicará esta pelea. Lo que se debería hacer,pensamos, es adaptar la herramienta “Institución Colegiada” a los tiempos que corren.

En el 2011 habrá elecciones farmacéuticas en la provincia de Buenos Aires, bajo un sistema desgastado que se basa en la elección para la conformación de listas, de colegas seleccionados “ a dedo” que representen vastas regiones de la Provincia. “Un paisano de cada pueblo”, como se suele decir, pero que muchas veces no es referente de la zona o por lo menos no lo ha elegido la región o colegios de esa zona orgánicamente, a veces ese “dedo elegidor” hasta ni pide a ese colega candidateado, antecedentes de gestión en su propia filial, o incluso capacidad y conocimiento sobre la problemática que tratará en el Colegio Central.

El sistema de elecciones que tenemos, no piensa una estrategia para afrontar nuestros problemas, basado en la experiencia o la capacidad para dar respuesta articulada, sino que se hace “a ojos de buen cubero”, como se elige una remera para salir a correr. El resultado de esta práctica: consejeros que asumen sus cargos con el único mérito de ser compañero de fútbol, pareja de truco o amigotes entrañables de quien ejerce el poder de turno.

Cuando los farmacéuticos nos encontramos en grupos de discusión, como en el pasado encuentro que organizara el Colegio de la Provincia de Bs. As, en la hermosa ciudad de Villa Gesell, se hacen ajustados diagnósticos de la realidad que vivimos, con mucha claridad y participación y lo que es mejor, con concensos increíbles que redundan en la necesidad de organizarnos de otro modo y encontrarle la vuelta así, a los problemas que enfrentamos. La necesidad de cambio se comprueba a simple vista. Cambiar esa forma de articular nuestro gremio y de comunicarnos hacia adentro y hacia afuera, diametralmente diferente a como hoy lo hacemos.

También, muchas veces caemos en el facilismo de pensar que todas las amenazas al sector de los farmacéuticos vienen desde afuera, por una Industria codiciosa que siempre quiere más, por la seguridad social que aumenta unilateralmente las bonificaciones y por un Estados cómplices que no controla ni regulan. Pero no tenemos en cuenta que quizá los principales problemas que tenemos a la hora de afrontar estas amenazas están adentro, en la misma organización profesional que nos nuclea, en el seno de muestro gremio.

En estas líneas uno pretende, a veces sin lograrlo, reflejar esas charlas que tenemos entre colegas, sin banderías ni mezquindades políticas, donde llegamos a rápidos acuerdos y conclusiones para enfrentar a los problemas y sus soluciones, porque pensamos en esencia parecido. Uno de estos acuerdos a los que llegamos es la necesidad de segmentar a la provincia de Buenos Aires, por la magnitud de los profesionales y terrenos que abarcamos, en distintas zonas geográficas. Estas deberán tener un delegado, consejero o representante elegido por esa zona, que traerá los problemas específicos que viven y que sean a la vez trasmisora de las ideas y las soluciones que se discuten a nivel del colegio de farmacéuticos central.

Estas zonas, evitarían que los delegados farmacéuticos lleguen sin representatividad a sus cargos, sin discusiones y consensos zonales ya que deberían ser elegidos por los integrantes de ese espacio, para lo cual deberán recorrerla, hablar, escuchar y sobre todo gestionar para ser escuchado por sus pares.

Si bien esto parece mucha burocracia, es la mejor forma de mantener comunicada a nuestra gran red de farmacias y farmacéuticos, para lograr que en ese ida y vuelta los delegados sean verdaderos representantes, y lleven la voz y las necesidades de cada zona. Como admite el propio gobierno en otro ámbito, existe una necesidad de acercar las instituciones a la gente, para que vea en su propio barrio el accionar de un gobierno que para la mayoría le queda a cientos de kilómetros. En el caso farmacéutico, la idea es que quienes conocen de verdad, los temas que amenazan a la profesión -los universales que afectan a todos y los particulares que inciden en una pequeña región -estén en la mesa donde se decide la política gremial del sector.

Esto se logra con una regionalización lisa y llana. Modificar las normas que nos organizan debería ser prioridad a la hora de pensar en las soluciones a nuestra querida Institución Farmacéutica. Hoy tenemos una estructura montada en la figura de un presidente, un vicepresidente, un secretario y un tesorero que podrían seguirse eligiendo por el voto directo de todos los farmacéuticos de la provincia, además de consejeros titulares y suplentes. Una estructura costosa que no tiene contraprestación para el profesional de a píe. Deberíamos ser un poco más creativos, para lograr que todas las zonas de la provincia de Buenos Aires estén debidamente representadas en la mesa gremial. Incluso bajo este costoso sistema de representación.

Una mesa bien amplia, heterogénea y plural que sea la vanguardia de la lucha del sector. Se dice que “no se puede hacer más de lo que se hizo”. Puede ser, sobre todo si se usan las mismas respuestas para los distintos problemas. Hay que cambiar. Y para una gestión para el cambio lo primero que tiene que cambiar es nuestro Colegio Profesional, y la estructura de representación debería ser uno de los primeros puntos a tratar. Lograr la mayor representación territorial posible. Como la vieja consigan “one man, one vote”, ( un hombre, un voto) que corearon los seguidores de Martin Luther King, los de Nelson Mandela o los de todo movimiento sobre los derechos cívicos del mundo. Para que todos tengan voz, en todos los niveles.

Néstor Caprov