Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
NéstorCaprov

#NéstorCaprov

Se va enredando enredando, como en el muro, la hiedra.

ADJUNTO
NéstorCaprov

Mientras en el país el ministerio de Salud intima a las cadenas para que en 180 días dejen de vender medicamentos en góndolas, haciendo cumplir la ley vigente, en Chile avanza el proyecto para autorizar la presencia se fármacos en supermercados. Los peligros de imitar el modelo del país vecino. El poder de los laboratorios de medicamentos de venta libre.

#SaludPública
Cerca de 2 mil niños argentinos padecen distrofia muscular de Duchenne
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 6: Son datos de la Asociación Distrofia Muscular (ADM), en el marco del Día Mundial de concientización de este mal, que se conmemora mañana 7 de septiembre.
#SaludenCrisis
Oficializan la posibilidad que las prepagas ofrezcan planes “low cost” a sus afiliados
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 10: La Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) publicó la resolución que habilita a las empresas a crear panes de cobertura parciales, que permitan bajar el costo de las cuotas. Buscan frenarla la “sangría” de afiliados.

En "Crónica de una muerte anunciada", Gabriel García Márquez relata de forma magistral como todo un pueblo calla las intenciones de los hermanos Vicario de matar a Santiago Nasar, quien se entera a último momento de esa idea, cuando es tarde. Ese silencio a la vista de todos, esa complicidad de un pueblo que no habla, fue la imagen que me vino a la mente cuando se conoció la intimación del ministerio de Salud de la Nación a las cadeneras, en especial Farmacity, para que retiren los medicamentos vendidos en góndolas. Después de casi un año de la aprobación de la ley 26.567, en Capital Federal los medicamentos seguían en los estantes a modo de carameleras, a la vista de todos, sin que nadie lo denuncie, salvo los profesionales farmacéuticos. La cartera sanitaria tomó medidas. Es una buena noticia. Tardó, pero es positivo. Una forma de romper ese silencio cómplice que se vivió en el libro de García Márquez.

"Los medicamentos, aún los de venta libre, deberán ser dispensados personalmente en mostrador por farmacéuticos o personas autorizadas para el expendio", explicita la ley. Por eso, como confirmó el subsecretario de Políticas, Regulación y Fiscalización del ministerio de Salud, Andrés Leibovich, "les dimos 180 días para que se reacomodaran y después les dimos 20 o 30 días más, pero no lo hicieron. Ahora estamos a punto de empezar otra ronda de inspecciones y la farmacia que siga teniendo los medicamentos en las góndolas será clausurada. Cuando se adecue a la ley, la rehabilitaremos" (Clarín, martes 26 de octubre de 2010).

La buena noticia debe a su vez llamarnos a la reflexión. De cumplirse la intimación, se dará otro paso hacia un mundo de medicamentos más seguros, con una fuerte impronta sanitaria. Pero el poder de lobby de los sectores en pugna -laboratorios de venta libre, las propias cadeneras, los sectores marginales -ponen en duda que se pueda hacer efectiva la iniciativa. Si se esperó un año para empezar a hacerla cumplir una Ley votada por unanimidad en el Congreso Nacional…se podrá esperar hasta que cambie la tendencia; sostienen.

En esto, tiene un rol central el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Su ambigua posición, su falta de definición y su visión manifiesta sobre el tema obligaron a la cartera nacional a actuar de la mejor manera. Desde el seno del gobierno de Mauricio Macri no hubo -ni hay, o por lo menos eso se sospecha -decisión de terminar con el canal K de venta de medicamentos en cualquier local, góndola o antro donde se quieran imponer su presencia. Todo lo contrario. El paso adelante del ministerio nacional puede ser detenido si se llega a determinar por parte de la justicia, que es su par porteño, el que debe actuar, ejercer el "poder de policía". De ser así, hay muchos indicios de que la venta en góndolas y el comercio ilegal seguirán siendo moneda corriente.

Mientras esta noticia va decantando en el mundo del medicamento, que insistimos es muy positiva, y sentimos que el país empieza a transitar esa normalidad reclamada, en Chile el gobierno de Sebastián Piñera, al mejor estilo Cavallo de las peores épocas, sienta un precedente muy peligroso. No conforme con tener el mercado de fármacos más concentrado del continente -donde tres cadenas concentran más del 80 por ciento de la facturación de remedios -esta semana se presentó un proyecto de ley para permitir la venta de medicamentos en supermercados y otros comercios similares.

"El ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, anunció el próximo envío de un proyecto de ley al Congreso que permite al comercio autorizado vender medicamentos que no requieran receta médica. ‘Es un proyecto destinado a facilitarle a los compradores el acceso a remedios, dándoles mayor capacidad para elegir los más baratos, ya sea en farmacias o en otros establecimientos comerciales autorizados’, dijo. Precisó que esto contempla supermercados, almacenes u otro tipo de establecimientos comerciales" (La segunda online, 26 de octubre de 2010).

La idea es una iniciativa del gobierno, y aseguran sería un golpe de gracia a la seguridad farmacológica de todos los ciudadanos chilenos. Un llamado de atención para todo el continente, teniendo en cuenta que en Chile opera desde su adquisición de farmacias Ahumada el grupo Casa Saba, capitales mexicanos que formaron la mayor cadenera de Latinoamérica y un poder de lobby que convence a cualquier político genuflexo.

Si bien desde el gobierno aseguran que habrá "tres beneficios directos que traerá este cambio (más puntos de venta, más capacidad de elección por parte del comprador y más competencia)", los farmacéuticos salieron a advertir los problemas que esta idea traerá, en un país donde casi el 60 por ciento de las intoxicaciones que ingresan a los hospitales públicos se deben al mal uso de medicamentos.

"Los remedios no son bienes de consumo normal, necesitan de la guía del químico farmacéutico. Esto va a deteriorar la salud de Chile, puede producir un aumento de intoxicaciones", advirtieron desde el Colegio de Químico Farmacéuticos y Bioquímicos. Como ejemplo, pusieron paradójicamente lo que sucedió en algunas regiones de Argentina, en especial Capital Federal. Curiosidades.

"En la Argentina, un país con una idiosincrasia parecida a la nuestra, cuando se hizo una ley similar, el precio de los remedios aumentó 140 por ciento, subió el tráfico ilícito, también hubo intoxicaciones por descomposición, entre otras cosas. ¿Está dispuesto el Estado a hacerse cargo de todos esos costos?", expresó la titular del Colegio profesional, María Soledad Velásquez. Cabe recordar que en la Argentina, según cifras oficiales, "mueren 21.800 personas al año por mal uso de medicamentos" (Diario La Nación, 3 de mayo de 2009).

Como sucede en nuestro país, detrás de la iniciativa por liberalizar el mercado están los poderosos capitales especulativos. En el país vecino, detrás de la iniciativa gubernamental aseguran que está la poderosa Cámara Nacional de Comercio (CNC). La única noticia alentadora es que los colegas de Chile no bajarán los brazos. Se movilizarán, dirán sus verdades y sostendrán que LA SALUD DEL PUEBLO NO SE VENDE, SE DEFIENDE!!!!!!

Los caminos diferentes que emprenden el gobierno argentino y el chileno pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. No dejar que la mirada liberal -que aseguran Mauricio Macri comparte con el presidente chileno, se adueñe de la idea de que la salud se acomoda sola implantando reglas de mercado. Levantar la voz contra el consumismo, contra la mercantilización de la salud. Romper el silencio que se adueño de ese enorme pueblo, de garcía Márquez. Ese silencio que en la novela pudo salvar una vida. En este caso 22 mil vidas por año, valen la pena hasta para el gobierno más conservador del planeta. O no?

Néstor Caprov