Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
NéstorCaprov

#NéstorCaprov

El ministerio de Salud intima a Farmacity para que retire remedios de góndolas

NéstorCaprov

BUENOS AIRES: Junto a otras cadenas, deberán dejar de vender medicamentos en góndolas, según marca la ley nacional. La cartera sanitaria intimó a varias sucursales de las cadeneras, que de no cumplirlo podrían ser clausuradas. En tanto, el lobby de kiosqueros y otros sectores quieren derribar la norma.

#NéstorCaprov
Un año de la ley 26.567 de medicamentos solo en farmacias
ADJUNTO
Se cumple el primer aniversario desde que se aprobó la importante ley, pero su aplicación viene con retardo. El lobby empresarial y la falta de campañas educativas atenta contra la seguridad de los medicamentos. Una norma ejemplar que todavía está lejos de estar en plenitud.
#NéstorCaprov
Las farmacias discuten con la Industria mejoras en el actual convenio del PAMI
ADJUNTO
BUENOS AIRES: Hubo reuniones con representantes de los laboratorios para analizar el actual contrato. El sector farmacéutico quieren un sistema nuevo de liquidación, una mejora en los plazos de pago y discutir la bonificación de algunos medicamentos.

Después de casi un año de estar en vigencia, parece que la ley nacional de medicamentos, que prohíbe la venta fuera de farmacias, llegó a Capital Federal. Es que esta semana, desde el ministerio de Salud de la Nación comenzaron a intimar a las cadenas que operan en suelo porteño para que dejen de vender fármacos en góndola, algo que la norma prohíbe tajantemente. La medida busca poner orden en un territorio habitualmente hostil para la ley, y podría derivar en clausura de las farmacias que no la cumplan.

Según informó en su edición de hoy el diario Clarín, el ministerio de Salud de la Nación amenaza intimó a una serie de cadenas farmacéuticas por mantener medicamentos en góndolas, contrariamente a lo que dice la ley 26.567, que ordena que todos los medicamentos, aun los de venta libre, “deberán ser dispensados personalmente en mostrador por farmacéuticos o personas autorizadas para el expendio”. entre las cadenas de farmacias intimadas se destacan Farmacity, Vantage, Azul o Rp/.

La ley, fuertemente apoyada por las organizaciones de farmacéuticos y bioquímicos, que defienden su especialización profesional, es en cambio resistida por los grandes comercializadores de medicamentos –agrupados en la Cámara Argentina de Farmacias– y por los laboratorios, que temen que la aplicación de esta norma los haga perder ingresos.

Los medicamentos en cuestión son los de consumo masivo. Van desde aspirinas y antiácidos hasta ibuprofeno o jarabes para la tos, que hoy pueden ser tomados directamente por el cliente en las grandes cadenas. Desde comienzos de año el Ministerio de Salud intimó a unas 80 farmacias de la Ciudad (no lo hizo en las provincias, porque allí el poder de policía pertenece a los ministerios locales ) para que se adecuen a la ley y las ventas las realice un farmacéutico, detrás del mostrador.

Según el subsecretario de Políticos, Regulación y Fiscalización del ministerio de Salud, Andrés Leibovich, “les dimos 180 días para que se reacomodaran y después les dimos 20 o 30 días más, pero no lo hicieron. Ahora estamos a punto de empezar otra ronda de inspecciones y la farmacia que siga teniendo los medicamentos en las góndolas será clausurada. Cuando se adecue a la ley, la rehabilitaremos”.

La noticia llega en momentos donde el lobby de las cadeneras y los kiosqueros, ambos por sus propios intereses, intentan dejar sin efecto la ley nacional. Varios sectores están atentando contra la ley, e incluso la ambigüedad del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ayuda a esta situación.

En este sentido, la Unión de Kiosqueros porteños fue hace meses a la Justicia contra la ley, pero hasta ahora no tuvo éxito, ya que el juez Guillermo Scheimbler rechazó el dictado de una medica cautelar. Hace pocos días –con el mismo abogado, Andrés Gil Domínguez– la Cámara Argentina presentó una acción de amparo ante la Justicia en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad, con la esperanza de que se declare la ley inaplicable en el ámbito de la Ciudad de Buenos aires.

Por otra parte, el abogado cargó contra la potestad del ministerio de Salud de la Nación de tener “el poder de policía” para hacer aplicar esta norma. “Planteamos en los dos expedientes que regular la venta de medicamentos es una competencia de la Ciudad, no de la Nación. No es una de las facultades delegadas, sino que la conservan las provincias y la Ciudad de Buenos Aires. En ejercicio de su autonomía, el Estado porteño debería tener su propia ley que regule cómo se venden los medicamentos. Lo que sí puede regular la Nación es cómo se fabrican”, dijo Gil Domínguez.

El Gobierno de la Ciudad, sin embargo, no parece querer meterse en este tema, ya que fue consultado en un expediente y respondió que la venta de medicamentos es un tema cuya regulación está siendo ejercida por la Nación.