Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Editorial

#Editorial

La Ley de medicamentos solo en farmacias y la compulsión al ridículo de algunos gobiernos.

Editorial

BUENOS AIRES: Muchos gobiernos municipales mantienen viejas normas que permiten la venta de medicamentos en kioscos, desoyendo la normativa nacional aprobada en noviembre por el Congreso. El triste ejemplo de Capital Federal, cooptada por los intereses de la industria farmacéutica de venta libre.

#Editorial
Una “canastita” navideña para las farmacias: suben un magro 3 por ciento los medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, diciembre 22: Como anticipó MIRADA PROFESIONAL, el gobierno y los laboratorios acordaron para esta semana una suba de los valores de los fármacos. Así, el 2014 cierra con los precios tres veces por debajo de la inflación real, una fórmula que empuja a la crisis a los mostradores. Las proyecciones para el año que viene parecen mantener la raíz de este modelo nefasto para el sector independiente.
#Editorial
El sector farmacéutico de la región de Cuyo realiza importante encuentro de negocios y capacitación
ADJUNTO
MENDOZA: El encuentro, a realizarse en la capital mendocina, reunirá a farmacias, industria y droguerías de toda la región de cuyo. El mismo está organizado por la Cooperativa Farmacéutica de Mendoza (COFARMEN). Se esperan más de 600 participantes al importante encuentro.

El mercado farmacéutico nacional no para de dar sorpresas. En estas horas, en una actitud que sólo puede ser definida como una “compulsión incontenible al ridículo” se va instalando en distintas ciudades del país, incluyendo Capital Federal. Pese a la plena vigencia de la ley nacional de medicamentos, muchas legislaturas deciden desconocer la normativa, y aprueban leyes propias que flexibilizan la prohibición de vender remedios en kioscos y locales similares. Así, casi de forma absurda, el más chico (en este caso el Concejo Deliberante o la legislatura local) se pone por encima del más grande (la ley nacional), una situación que no resiste el menor análisis judicial.

Esta situación se vive en varias capitales provinciales, y tiene la más preocupante constatación en Capital Federal. Allí, el gobierno de Mauricio Macri mantiene la ley que permite vender medicamentos en kioscos y en góndolas, no regula las cadeneras y “se hace el distraído” de la norma aprobada en noviembre del año pasado por el Congreso.

Fuentes farmacéuticas afirmaron a MIRADA PROFESIONAL que esta situación se da por el “enorme poder de lobby de la industria de venta libre”, que "presiona" al gobierno porteño para que no adhiera a la normativa nacional vigente, a través de esta “trampa legal” que la mayoría de los constitucionalistas aseguran impropio.

Las mismas fuentes acusan a Macri de “convivencia con algunas grandes firmas de medicamentos", y aclaran cómo los laboratorios hacen llegar los medicamentos a los canales informales “a través de droguerías fantasmas, que venden grandes cantidades a minoristas de golosinas, que entre caramelos y chupetines entregan fármacos de todo tipo”.

Pero no sólo Capital tiene esta ridícula contradicción. En otras ciudades el lobby de la industria se hace notar decididamente. En Corrientes capital, por ejemplo, el Concejo Deliberante mantiene una ordenanza que autoriza la venta de medicamentos libres fuera de farmacias. Aquí se da una doble ridiculez: no sólo esta norma está contra la ley nacional, sino contra una ley provincial que espera aprobación en la legislatura local para profundizar el compromiso contra la venta ilegal.

Ante esta situación, farmacéuticos y empresarios del rubro en la ciudad critican la vigencia de esa resolución municipal que avala la venta en cualquier local habilitado por la Comuna!?. En este sentido, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Corrientes, Horacio Leale, dijo que desde el sector “bregan por la pronta aprobación en la cámara de senadores de la Provincia del proyecto de adhesión a la norma nacional para que de esta forma, los remedios se vendan sólo en las farmacias”.

“Los medicamentos jamás debieron salir de las farmacias para ser vendidos en los kioscos”, sentenció el hombre en diálogo con el diario local La República. También mencionó los peligros que ello significa para el consumidor al no tener una voz capacitada para suministrarlos y la incidencia que ello generó, además, “en la historia de falsificación de medicamentos”.

Leale criticó que en la ciudad se vive “una situación especial”. “Paralelamente a este trámite legislativo, el Concejo Deliberante aprobó la resolución Nº 5.220, que autoriza a negocios habilitados por el Municipio a la comercialización de medicamentos de venta libre. Ésta fue vetada por el Ejecutivo comunal pero los concejales rechazaron el veto por lo que hoy en día sigue vigente”.

Estos dos ejemplos son parte de una situación que no da para más: los intentos por dejar sin efectos la ley nacional, aprobada por unanimidad y respaldada por todas la provincias, pero que no puede hacer mella en muchos sectores del país, por la presión económica de la industria del medicamento de venta libre. Esto, sumado a la falta de controles del Estado, hacen un coctel explosivo que alcanza cuestiones ridículas como que el estado municipal tenga mayor poder que una ley nacional.

La creciente medicalización de la sociedad es el sustento “teórico” de este plan, que se apoya en una descontrolada publicidad engañosa. Ante esto, la puerta abierta por la ridícula interpretación de la ley termina de configurar un preocupante panorama. Mucha oferta de medicamentos, sin control. Y la población, a merced de esos intereses.

Una tradicional frase asegura que “de lo único que no se vuelve es del ridículo”. Se ha aplicado a actitudes tomadas por políticos, artistas, deportistas, funcionarios. Ahora, si no se cambia esta contradicción, deberá aplicarse al mundo de los medicamentos. Otra más, de las tantas paradojas de una profesión en crisis.