Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/5/17
Medicamentos

#Medicamentos

Informe alerta que los medicamentos subieron desde 1999 casi 5 veces por encima de la inflación

ADJUNTO
Medicamentos

BUENOS AIRES, mayo 15: En esta nota del diario “La Nueva Provincia” aseguro que los valores promedio de los tratamientos se dispararon un promedio del 649 por ciento, bastante por encima de la suba general de los precios. Algunos tratamientos subieron hasta 1.500 por ciento en este tiempo. Las farmacias recuerdan que no son formadoras de precio.

#Vacunación
Inauguran en Chaco un centro para almacenar y distribuir vacunas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 11: El denominado Centro de Almacenamiento Masivo de Vacunas es parte de un nuevo sistema integrado en el país para el manejo de las dosis que nación entrega a las provincias.
#Cannabis
Los farmacéuticos en Lanús se suman al debate mundial sobre el uso legal del cannabis medicinal
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 13: En el marco de la discusión sobre la evidencia científica y los beneficios de la droga para tratar diversas patologías, el Colegio de Farmacéuticos de Lanús organiza una charla con Mariela Morante, una de las especialistas más destacadas en la material.

Aunque el ejercicio de mirar los precios en el supermercado por el espejo retrovisor se haya convertido para muchas amas de casa en un deporte nacional, la sorpresa puede ser mayúscula si esa misma mirada se dirige al mercado farmacéutico. “La Nueva.” comprobó tras un relevamiento de precios realizado en la ciudad, que comparó la inflación local acumulada desde 1999 a 2016 (Índice de Precios al Consumidor), que alcanzó al 326,30 por ciento, con la evolución que tuvo en ese lapso una misma canasta de medicamentos, que los valores se dispararon un promedio del 649 por ciento, con picos individuales por especie de +1.465 por ciento (Novalgina),+574 por ciento (Glioten), +801 por ciento (Octanyl), y +897 por ceinto (Lotrial), entre otros.

El primer informe de esas características fue publicado en la edición de “La Nueva Provincia” del domingo 4 de abril de 1999, y si bien comparaba la misma canasta de medicamentos, ponía el foco en la evolución de los precios tras la entrada en vigencia del sistema de Monodrogas o Ley de Genéricos. La conclusión fue, entonces, que "los consumidores estaban expuestos a pagar hasta un 450 por ciento más, por medicamentos producidos en base a la misma monodroga, con idéntica concentración, pero diferentes nombres de fantasía.

En la Argentina el sector que agrupa a los formadores de precio (laboratorios) está desregulado, y es acusado de falta de transparencia, aunque"no hay quien le ponga el cascabel al gato". El año anterior, desde el Bloque de Cambiemos en la Legislatura se denunció que la industria había incrementado los precios entre diciembre y mayo un 36,5 por ciento, con algunos picos de hasta 50 por ciento.

Desde la Secretaría de Comercio se había dejado trascender, entonces, que los laboratorios habían sido invitados a conformar una canasta de medicamentos con precios sugeridos, y habían demostrado interés en colaborar. Sin embargo, una fuente autorizada de ese Ministerio le manifestó que "desde allí nunca se había impulsado tal canasta de precios acordados". Marcelo García Pacheco, responsable de la Delegación Regional del IOMA, manifestó que la obra social mantiene una cobertura del 40 al 60 por ciento, en la compra abierta de medicamentos, y del 100 por ciento en compra abierta y patologías crónicas, pero aclaró que no existe canasta alguna de precios sugeridos.

El diputado nacional Sergio Wisky (PRO), referente de Cambiemos en la Mesa de Discusión de Salud, y en la de Seguimiento del Ministerio de Salud, le dijo esta semana a “La Nueva.” que "la inflación de medicamentos, ha sido históricamente 3 a 4 veces superior a la de precios de la canasta básica", y que "no existe ninguna transparencia en el sector, que permita saber cómo se compone la estructura de precios".

Wisky asumió en la Legislatura en diciembre de 2015, y finaliza su mandato en 2019. Es médico clínico, y se desempeñaba en la Terapia Intensiva del Hospital de Bariloche. Posee dos maestrías ,una en Gestión de Economía de la Salud y la otra en Sistemas Sanitarios. "Nosotros estamos trabajando en la Legislatura, tomando como referencia experiencias de países como Inglaterra y Alemania", señaló el legislador. Agregó, que el sector tiene mucha complejidad y que la Argentina necesita, en principio, una ley que permita identificar si un medicamento tiene la misma bioequivalencia que el original, porque eso daría más impulso al mercado de genéricos. Manifestó que la oligomonopolización de los mercados en la Argentina es un hecho contundente.

"En este mercado se da la paradoja, por ejemplo, de que varios productos originales tienen en la Argentina un precio más bajo que sus homólogos nacionales que se fabrican bajo patente" mencionó el legislador. Agregó, que actualmente se está impulsando la creación de la Agencia Evaluadora de Salud, como herramienta para controlar que los medicamentos que se autoricen tengan "alta eficiencia social". La otra pata del tema es incorporar una regla de transparencia del mercado, aunque "antes debe despejarse el entramado judicial, para evitar vacíos legales".

Sobre la composición del mercado de consumo en la Argentina, Wisky mencionó que sobre 44 millones de personas, unos 15 millones tienen acceso directo y gratuito a los medicamentos (Plan tipo Remediar), y alrededor del 60 por ciento del total posee cobertura de salud (obra social). "Sobre ese 60 por ciento debe trabajar el Estado. PAMI y detrás IOMA, son grandes formadores de precios por su poder de compra", apuntó el legislador, dando una señal desde donde se está pensando abordar la problemática del sector. "IOMA empezó a bajar sus costos y a conseguir mejores precios de los laboratorios. PAMI debería hacer lo mismo, y se podría avanzar con precios referenciales", indicó.

Al pedírsele mayores precisiones Wisky manifestó que se podrían tomar precios máximos y mínimos de venta al público y el promedio sería el valor que pagarían las obras sociales. “El poder de compra de PAMI presionaría a la baja los precios de los laboratorios, y con un mercado más transparente, eso se trasladaría a los mostradores”, opinó.

Las ventas del sector farmacéutico en volúmenes, en el mercado interno, en 2016 , alcanzaron las 566 millones de unidades, un 2,8 por ciento menos que las 582,5 millones de unidades registradas en el 2015 y un 7,1 por ciento por debajo del récord de 609,9 millones de unidades vendidas en el año 2012. "En 2016 las ventas totalizaron 77.704 millones de pesos, (43,1 por ciento más frente a 2015, evolución que responde al impacto inflacionario", según la Consultora económica IES; una correspondencia ajena a la comparación local, donde la inflación acumulada entre 1999 y 2016 fue del 326,30 por ciento, y los precios subieron un promedio del 649 por ciento.

En el último eslabón de la cadena comercial están las farmacias, que no participan en la formación del precio de venta al público. Esos valores se fijan por convenio con todas las obras sociales, en base a dos catálogos: el Kairos o el Manual Farmacéutico. Ambos manuales tienen "precios de venta sugeridos" por las droguerías (el eslabón anterior) y vigilados desde el Colegio Farmacéutico, aunque pueden diferir en el mostrador, si la venta no tiene cobertura de salud.

El margen comisional de las farmacias (precios de venta menos los de compra) es del 20 por ciento, según se manifestó a este diario desde la Cámara de Farmacias, aunque se aclaró que "hay que diferenciar eso del margen de rentabilidad, porque el sector aporta mensualmente un promedio del 12 por ciento", para contribuir a financiar los convenios de la seguridad social. Salvo alguna que otra excepción, los laboratorios no venden en forma directa a las farmacias, sino a través de las droguerías (Transfer).

Las farmacias manejan un plazo de financiamiento de 30 días para sus compras, pero cobran en muchos casos a los 90 días. De allí que sea inexorable tener que trabajar con el stock de las droguerías, y siempre con el fantasma del posible corte de la cadena de pagos. Internet permite hoy, que las farmacias accedan en tiempo real al stock de las droguerías y también a las ofertas eventuales --suelen llegar al 30%-- lo que mejora sus márgenes de rentabilidad.