Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 22/2/17
Producciónpública

#Producciónpública

Nueva denuncia contra el desmantelamiento de la planta productora de medicamentos bonaerense

ADJUNTO
Producciónpública

LA PLATA, febrero 22: Desde el Tomás Perón confirmaron que hay retraso en la compra de insumos, lo que impacta en la producción de fármacos. Incluso, dos plantas del interior están paralizadas, por falta de mantenimiento y de personal. Si no se cambia esta situación, en junio se perdería la capacidad las vacunas y medicamentos del vademécum público.

#SaludPública
Alarma en Bariloche por un brote de gastroenteritis provocado por un virus
ADJUNTO
RIO NEGRO, septiembre 16: Según las autoridades sanitarias, unos 1.200 chicos, en su gran mayoría estudiantes que llegan a esa localidad de viaje de egresados, se vieron afectados por un norovirus que se expande rápidamente.
#AccesoalosMedicamentos
Provincias alertan que los botiquines de la CUS llegan con varios faltantes de medicamentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 19: El programa nacional dejó de entregar sin previo aviso varios tratamientos esenciales. La situación se vive en Salta, Tucumán y Santa Fe. Además, ya se avisó que este año no se volverán a entregar. Críticas a la “falta de previsión” de Nación en materia sanitaria.

Desde que cambiaron las autoridades provinciales, la realidad de la planta de producción de medicamentos bonaerense comenzó a sufrir una serie de inconvenientes que complican su trabajo. El retraso en la compra de insumos generó que muchos fármacos del vademécum estén faltando, una situación que se profundizó en los últimos días. Según el gremio estatal, existe una planta prácticamente paralizada, y hay peligro de “desmantelamiento” de la estructura productiva. Las denuncias se suman al intento de pasar a la órbita del Ministerio de Agroindustria el laboratorio, algo rechazado por empleado y especialistas. El año pasado, un diputado adelantó que el recorte de presupuesto traería serios problemas en el funcionamiento de la planta, algo que comenzó a cumplirse.

La realidad del Instituto Biológico Tomás Perón preocupa a empleados y gremios estatales, y desde hace un tiempo su situación empeora. Esta semana, desde ATE alertaron sobre un posible “desmantelamiento” de la estructura productiva. Además de la falta de insumos y mantenimiento, la provincia dejó de comprar de equipos, lo que hace que la producción sólo está garantizada hasta junio de este año. “No se está produciendo la totalidad de medicamentos que se necesitan, la planta de Olavarría está cerrada y la de Bahía Blanca sin personal”, alertó el secretario Gremial de la ATE, Cesar Baliña, en declaraciones con el portal La Letra P.

Desde hace unos días, los empleados se encuentran en estado de asamblea permanente, por esta situación. Además, rechazan que el laboratorio pase parte de su estructura a la órbita del Ministerio de Agroindustria. Es que la idea del gobierno provincial es que la Oficina de Alimentos pase a esa dependencia ministerial. “La oficina tiene un papel muy importante para la sociedad ya que es la que controla y garantiza la calidad de los alimentos y es uno de los ejes centrales de nuestro trabajo”, señaló Adriana Mansilla, delegada del sector. “Desde el sindicato nos oponemos a que se produzca esta remoción ya que desmantela al Instituto quitándole una de sus funciones más importantes”, apoyó Baliña.

El traspaso fue rechazado también por el Sindicato de la Salud Pública (SSP). Su titular Miguel Ángel Zubieta escribió en su cuenta personal de Twitter (‏@vascozubieta) que “sería un error muy grave de gestión de @mariuvidal si la provincia de Buenos Aires pasa al Instituto Biológico al Ministerio de Agroindustria”.

Apoyando estas críticas, esta semana fuentes del laboratorio consultadas no sólo confirmaron que no se logra “cubrir la totalidad de la demanda”, sino que advirtieron que se están registrando marcados retrasos en la adquisición de materias primas para la elaboración de dichos medicamentos que “si no se concretan se estaría en problemas”, en tanto que se detalló que, bajo este escenario, la producción sólo está garantizada “hasta junio”.

De la misma forma, hicieron hincapié en la “falta de insumos, mantenimiento de la estructura edilicia y compra de equipos” que van desde impresoras hasta la materia prima mencionada. “Ya era lento y ahora es peor”, señalaron voces del área en alusión al avance del trámite para la adquisición de los materiales necesarios para la producción. Así, las críticas por estos retrasos se focalizaron en el área administrativa y contable del Ministerio de Salud, donde los pedidos de compras llevan largo tiempo de realizados.

La preocupación por el futuro del Instituto Biológico Tomas Perón comenzó a circular entre legisladores, el año pasado, cuando se trató el presupuesto. En este sentido, el diputado provincial Víctor Monfasani (Frente para la Victoria) presentó un pedido de informes para que se mantengan los fondos para la producción de medicamentos. “Desinteresarnos frente a la adopción por parte del ejecutivo provincial de medidas de recorte de las partidas presupuestarias en áreas sensibles como las reflejadas, implica desinteresarnos de cara al desarrollo económico y social de una Provincia. No podemos darnos el lujo de ser indiferentes frente a la política de medicamentos implementada por el Gobierno actual de la mano de la gobernadora Vidal”, sostuvo el legislador.

Para Monfasani, la situación del Instituto Biológico Tomas Perón “es producto de un problema esencialmente político, y así lo reflejan las elocuentes y controvertidas partidas presupuestarias asignadas a los fines de su funcionamiento y producción. Siendo que depende del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, no se encuentra funcionando ni produciendo conforme a sus niveles de producción históricos o a su capacidad instalada”.

El Tomás Perón cuenta con una Planta de Producción de Medicamentos genéricos, que fue reabierta en 2010 y cuenta con una producción anual de más de 80 millones de comprimidos, que permite abastecer a los hospitales públicos de la Provincia. La misma se encuentra posicionada como uno de los 6 laboratorios estatales del país, habilitado bajo normas de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Fabrica 6 de los 10 medicamentos más importantes que demandan los hospitales públicos de la Provincia de Buenos Aires, como metformina 500 mg; enalapril 10 mg; paracetamol 500mg; ibuprofeno 400 mg; atenolol 50 mg y diclofenac 50 mg.