Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 12/1/17
PAMI

#PAMI

Menos medicamentos gratuitos: la Defensoría del Pueblo y de la Tercera Edad piden explicaciones al PAMIADJUNTO

PAMI

BUENOS AIRES, enero 12: Las entidades hicieron formalmente un pedido a las autoridades de la obra social nacional sobre los nuevos requisitos para acceder al beneficio, que será revisado para evitar abusos. Se pidió que se revise el tema del automóvil, como motivo de retirar el beneficio. Desde el Centro Nacional de Jubilados y Pensionados del gremio ATE se criticó la iniciativa: “la mentira tiene patas cortas”.

#Opinión
Hábitos saludables: ¿por qué vivir contando calorías no sirve?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 18: La médica nutricionista Virginia Busnelli recuerda que antes que contar calorías es necesario ver los nutrientes, para volvernos consumidores más inteligentes.
#CrisisSanitaria
Distrito del interior bonaerense quiere declarar la “emergencia en medicamentos”
ADJUNTO
LA PLATA, julio 19: En Chivilcoy, el Sindicato de Trabajadores Pasivos (STP) presentó la propuesta en el Concejo Deliberante local. Es por los problemas de acceso a los tratamientos que tienen los adultos mayores. Busca garantizar los fármacos para enfermedades crónicas y estacionales. Además, propone un banco de medicamentos donados.

El anuncio de la revisión de la entrega de medicamentos gratuitos para unos 200 mil jubilados sigue generando preocupación en distintas entidades, que consideran que los nuevos requisitos pueden dejar sin cobertura a muchos jubilados que lo necesitan. El argumento de los abusos, cristalizado por unos 50 beneficiarios que retiraban fármacos al 100 por ciento y eran dueños de aviones, no calma las aguas, y hay incertidumbre sobre el real impacto de este programa, que muchos consideran “de ajuste”. Así, la Defensoría del Pueblo decidió pedir explicaciones a la entidad nacional sobre el plan anunciado por Carlos Regazzoni. También el Defensor de la Tercera Edad criticó la medida.

Con el correr de los días, las dudas generadas por el anuncio de las autoridades del PAMI no se despejaron, todo lo contrario. Por eso, la Defensoría del Pueblo de la Nación pidió informes al organismo y el ANSES, a fin de conocer “los motivos y evaluaciones que se realizaron para modificar los requisitos para que los afiliados accedan a la provisión de medicamentos con el 100 por ciento de cobertura por razones sociales”.

Mediante un documento, se le pidió a Regazzoni que remita información “sobre cuáles fueron los criterios técnicos para determinar los nuevos requisitos fijados”, y le solicitó que “acompañe copia de los dictámenes técnico jurídicos por los que se determinaron dichos requisitos a los fines de posibilitar su evaluación”. Asimismo, se le pidió que informe “las razones por las cuales la disposición conjunta que modificó la cobertura, pero si aquélla refiere que corresponde incorporar, por analogía ciertos parámetros establecidos en dichas resoluciones”.

Por su parte, Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad, manifestó que “hay cuestiones que deberían ser revisadas y que fueron desafortunadas (del anuncio)”. En declaraciones radiales, el funcionario manifestó que el programa tiene un universo de 1.600.000 jubilados y advirtió que las irregularidades son "de unos pocos miles" y consideró que “tal vez son quienes deberían ser excluidos del programa”. “Creo que habría que revisar el tema del automóvil que se planteó como un elemento de riqueza, un auto es un bien de uso, no es una exteriorización de riqueza”.

En el caso de los afiliados que también tengan una prepaga, indicó que, en muchos casos, la prepaga sirve para suplir lo que el PAMI no les da: “La mayoría de los estudios de mayor complejidad son realizados a través de las prepagas o para tener un turno a corto plazo”.

Incluso los gremios manifestaron su descontento. Desde el Centro Nacional de Jubilados y Pensionados del gremio estatal ATE se alertó que “una vez más, el director Ejecutivo del PAMI, Carlos Regazzoni, bajo falsas argumentaciones, y de carácter mediático, vuelve a mentirle a la sociedad, como lo viene haciendo el presidente Mauricio Macri, justificando la profundización del ajuste hacia los sectores más vulnerables”. Para el sector que nuclea a los trabajadores pasivos y pensionados de la organización, “Ahora Regazzoni, sobre la supuesta verdad de haberse detectado el acceso a beneficios dados por la sbra social ‘a 53 personas que tenían aviones, a casi 2.500 personas que tenían embarcaciones y a otras que tenían autos de lujo o vivían en countries de lujo, y casos en que el subsidio estaba siendo utilizado para comprar medicamentos para las mascotas’, ha decidido dejar de entregar medicamentos gratis a quienes cuenten con una prepaga, posean un auto de menos de 10 años o más de un inmueble, o cobren más de una vez y media por encima de los haberes previsionales mínimos”.

“La mentira tiene patas cortas”, señalaron desde el centro al salir al cruce de las declaraciones del funcionario y afirmar: “Una cosa no puede tener relación con la otra. Y sobre la falsa argumentación de pretender obrar con un sentido equitativo y de justicia, se esconde otro asalto a nuestros aportes de décadas para gozar de una ancianidad que merezca ser vivida. Sería oportuno que el director del PAMI, nos convocara a los legítimos dueños representantes de la obra social que sostenemos con nuestros aportes, y transparentar la información sobre los datos que denuncia, y sobre lo cual ha dispuesto generar recortes que afectarán a usuarios que son legítimos beneficiarios de las prestaciones”.

La medida además tuvo su primera protesta callejera. Esta semana se realizó una marcha frente a sede central de PAMI en repudio al recorte en la entrega de medicamentos. Durante la misma, el legislador Marcelo Ramal explicó que “el macrismo, bajo la recomendación del Fondo Monetario Internacional, recorta los medicamentos a más de un millón y medio de jubilados para cubrir un déficit que no causaron las jubilaciones sino el vaciamiento de la ANSES y del PAMI generado por los todos los gobiernos: desde la reducción del aporte patronal hasta el uso de los fondos para el pago de la deuda, que se mantienen hasta la actualidad”.