Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 21/11/16
Producciónpública

#Producciónpública

Reclaman la producción estatal de un medicamento utilizado para realizar abortos segurosADJUNTO

Producciónpública

BUENOS AIRES, noviembre 21: Un grupo de organizaciones que luchan para legalización del aborto reclaman que la cartera sanitaria produzca a través de la red de plantas estatales misoprostol, utilizado en todo el mundo para interrumpir embarazos de forma segura. Hace unos años, el LIF de Santa Fe intentó sumar este fármaco a su vademécum.

#Opinión
Lesiones cerebrales: ¿cómo tratar una de las principales causas de discapacidad?
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 16: Según Mariana Cannellotto, directora médica de BioBarica, en el mundo, los accidentes de tránsito, deportivos o laborales son la causa más frecuente de traumatismo de cráneo. Si no se tratan pueden ocasionar alteraciones neurológicas y afectar las actividades diarias.
#ConvenioPAMI
El PAMI y los laboratorios reanudan su “guerra fría” por deudas del viejo convenio
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 12: La obra social y la industria farmacéutica negocian en silencio por el reclamo de unos 4.200 millones de pesos que se adeudan del viejo contrato. La disputa apunta además al sistema de fijación de precios.

Utilizado en el mundo para interrumpir el embarazo de forma seguro, el misoprostol no está autorizado en la Argentina para su uso obstétrico. Esta realidad hace que redes sociales y páginas web se inunden de avisos que los ofrecen, lo que genera preocupación entre especialistas y organizaciones que luchan para evitar muertes por prácticas ilegales. En este contexto, acaban de presentar un pedido para que se produzca a través de la red de laboratorios estatales. Además, quieren que la agencia reguladora cambie las condiciones de venta, y así mejore el acceso para miles de mujeres que acuden a su uso. En 2014, Santa Fe intentó hacer su propio medicamento, pero finalmente desistió por diversas presiones.

A principios de este mes, un grupo de entidades presentaron un “pronto despacho” para que el Ministerio de Salud de la Nación produzca y distribuya misoprostol y mifepristona, los dos medicamentos identificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la forma de acceder a un aborto seguro. En diciembre de 2015 ya se había pedido al gobierno que se produzca de forma estatal, sin obtener respuesta.

Este pedido tienen un único antecedente: la fabricación pública de misoprostol fue una iniciativa que llegó a tomar la provincia de Santa Fe, en 2014, cuando comenzó los trámites para fabricarlo en su Laboratorio provincial (LIF). Incluso, podía realizar a escala nacional, para que fuera posible. Sin embargo, en aquel momento, durante una conversación con ANMAT, supieron que no iba a haber autorización para uso obstétrico. “Quedó en estudios previos, no tenemos indicaciones de avanzar en eso por parte de nuestro órgano tutor que es el Ministerio de Salud”, explicó Guillermo Cletti, director del LIF, que a través del plan Remediar proveyó 150 millones de comprimidos de diferentes medicamentos al Ministerio de Salud de la Nación.

“Investigamos a nivel bibliográfico, nos nutrimos de mucha información, después no avanzamos en ningún sentido. En algún momento pensamos en trabajar en conjunto con el gobierno de la provincia de Buenos Aires, pero después, con el cambio de gobierno quedó trunco. Es un tema que quedó totalmente aislado, sin que alguien lo coordine”, se sinceró el director del laboratorio provincial de Santa Fe. Según lo que dijeron, desde el LIF, tuvieron “indicios de que el ANMAT no iba a aprobarlo”, al hacer “alguna averiguación con autoridades de Instituto Nacional del Medicamento, que ya no están. Nos dijeron que no se iba a sacar alguna certificación para el uso ginecológico. Eso fue antes de que se retirara el gobierno nacional anterior. Después no se avanzó más en nada, quedó en esas averiguaciones. Después del cambio de gobierno no se ejecutó nada”. Para más datos, Cletti dijo que “no está en la agenda de trabajo”.

Aquella iniciativa de Santa Fe estaba vinculada con el fuerte impulso de Daniel Teppaz, entonces Director de Géneros e Interculturalidades del Ministerio de Salud de la provincia. Hoy, Teppaz es coordinador del área de Salud Sexual de la Municipalidad de Rosario. Desde allí, consideró “casi inentendible que en el país no esté aprobado el uso obstétrico del misoprostol, porque sabemos los beneficios que viene trayendo, porque se consigue igual y el estado lo compra. Pero se paga lo que estipula un solo laboratorio, que es el que tiene un monopolio.

Por su parte, el CELS le pidió a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) que “revise las condiciones de expendio y que reconozca el uso obstétrico del misoprostol. Sobre todo lo más importante es que revise las condiciones de expendio, que no sea importante receta archivada”. Cárdenas puntualizó los objetivos: “Nosotros estamos trabajando claramente para generar las condiciones para garantizar el acceso al misoprostol. Hay una discusión que es que se tiene que fabricar y poder acceder a la mifepristona, que es la droga abortiva por excelencia, pero teniendo en la canasta el misoprostol, es una barbaridad que no se pueda acceder, por cómo las condiciones del mercado permiten lucrar de esa forma con la vida de las mujeres”.