Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 21/9/16
SaludPública

#SaludPública

Mal de Alzheimer: la enfermedad de los olvidos que ya es una epidemia mundial

ADJUNTO
SaludPública

BUENOS AIRES, septiembre 21: Hoy se conmemora el Día Mundial de lucha contra la patología, responsable del 70 por ciento de los casos de demencia en el planeta. En el país hay unos 500 mil afectados, que experimentan deterioro cognitivo. Pese a los avances, se sigue trabajando en una cura efectiva.

#AbusoDeMedicamentos
Un estudio revela que el 40% de los adultos mayores del país consume psicofármacos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 18: Un estudio realizado por el PAMI determinó que el 30 por ciento de los afiliados toma algún tipo de estos medicamentos, pero la cifra llegaría al 40 por ciento según sus autores. Afirman que este porcentaje es el más alto del planeta, superando a Europa y Estados Unidos.
#Regulaciones
Francia: analgésicos deberán ser dispensados siempre por un farmacéutico
ADJUNTO
PARIS, octubre 16: Una orden de la Agencia Nacional para la Seguridad de los Medicamentos (ANSM) determinó que los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) y el paracetamol no puedan estar al alcance del paciente en las farmacias, y serán entregados exclusivamente por los profesionales.

En el hemisferio norte, hoy comienza el otoño, la estación de las hojas secas y los colores ocres. Tal vez por esto, se eligió el 21 de septiembre para conmemorar el Día Mundial de Lucha contra el Alzheimer, la enfermedad cognitiva que por su expansión e impacto es considerada una de las grandes epidemias de este siglo. Con una gran incidencia en adultos mayores, el mal suele ser identificado con los olvidos, pero no es el único síntoma a tener en cuenta. En la Argentina, se estima que unos 500 pacientes con Alzheimer luchan día a día contra la enfermedad, que afecta el entorno familiar. Sin una cura definitiva, la ciencia trabaja para dar con tratamientos más efectivos, y en los últimos años se conocieron algunos avances alentadores que hacen pensar que en pocos años este mal irreversible tendrá medicamentos de mayor complejidad.

El Alzheimer es una enfermedad progresiva e irreversible que ataca al cerebro y lentamente afecta la memoria, la identidad y la conducta, explica el neurocientífico Facundo Manes. No es parte del envejecimiento normal y se caracteriza, en su forma típica, “por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian”.

Los números del Alzheimer son alarmantes. En el mundo hay unos 47,5 millones de personas que padecen demencia, y cada año se registran 7,7 millones de nuevos casos. De acuerdo a estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 6,5 y 8,5 por ciento de las personas mayores de 60 años en las Américas tienen algún tipo de demencia y se prevé que estas cifras lleguen a casi el doble en 20 años en la región, de 7,8 millones en 2010 a 14,8 millones en 2030. En América Latina y el Caribe se dará el aumento más acelerado, ya que pasará de 3,4 millones de personas en 2010 a 7,6 millones en 2030, cifra que supera la proyección de 7,1 millones de personas con este trastorno en los Estados Unidos y Canadá.

En la Argentina, se estima que hay unos 500 mil pacientes que sufren de deterioro cognitivo y demencia, pero si se suma el entorno familiar, que suele sufrir con esta situación, los afectados por el mal alcanzan las 2 millones de personas. Pérdida de la memoria inmediata, dificultad para encontrar una palabra o nombre de uso cotidiano, o desorientación en tiempo y espacio, son algunos síntomas del Alzheimer.

“El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se produce por el depósito de proteínas anormales en el cerebro, que primero dañan y luego producen la muerte de las neuronas”, explicó Verónica Somale, médica neuróloga a cargo del área de Neurociencias Cognitivas del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (INEBA). “La enfermedad se presenta generalmente después de los 65 años, que es la forma más frecuente, pero no quiere decir que no pueda suceder antes”, agregó Somale, quien enfatizó en una nota publicada por el diario platense El Día que “a medida que envejecemos, la posibilidad de tenerla aumenta exponencialmente”.

“Es un padecimiento que avanza sigilosamente, generando cambios microscópicos en el tejido de algunas partes del cerebro, principalmente en la zona medial del lóbulo temporal, y produce un déficit en la función de un neurotransmisor vital para el buen funcionamiento de la memoria, que es la acetilcolina”, completó.

La enfermedad de Alzheimer se descubrió por primera vez en 1906 a través del caso de Auguste Deter por el neurólogo alemán Alois Alzheimer. Esto quiere decir que hace más de un siglo que la comunidad científica trata de entender esta afección y su posible cura pero, desgraciadamente, a pesar de los esfuerzos todavía no existen tratamientos efectivos. Sólo algunas pocas drogas pueden aliviar en ciertos casos algunos problemas de pérdida de memoria y confusión.

En estos momentos, los especialistas coinciden que una de las mayores promesas contra el mal es la droga denominada LM11A-31, que promete cambiar el tratamiento del Alzheimer como se lo conoce. Frank Longo es un neurólogo eminente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (donde preside el departamento de ciencias neurológicas) y el creador de este tratamiento, hoy en esta experimental.

Longo se especializa en trastornos de la memoria y está acostumbrado a tratar regularmente con pacientes cuyos cerebros sufren un deterioro veloz. Es así que se aventuró en la búsqueda de un fármaco que pudiera mejorar la calidad de vida de sus pacientes y a través de su empresa PharmatrophiX lleva adelante los ensayos clínicos requeridos para su aprobación. Si los ensayos en humanos continúan progresando de la manera que el doctor Longo espera, esta droga podría ser un paso importante hacia la cura. El fármaco actualmente se considera seguro y en las pruebas tanto en ratones como en humanos causó mínimos efectos secundarios. Ahora, en la fase II, es cuando el fármaco se pondrá a prueba en las personas con la enfermedad para ver si verdaderamente se aminoran los síntomas. Si todo sucede como Longo y otros destacados expertos esperan, la droga LM11A-31 estará entonces en su camino a ser aprobada por la Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés).

Si bien la patología aún no tiene cura, es “sumamente importante” llegar al diagnóstico a tiempo, ya que sí existen tratamientos farmacológicos que hacen que se desarrolle en forma más lenta o que retrasan su aparición. “Frecuentemente el Alzheimer es un problema que se esconde, se ignora o no se detecta a tiempo, empeorando la situación de los pacientes y muchas veces también la salud de quienes los cuidan”, apuntó Somale.

Entre los tips para “proteger” al cerebro de esa afección, los especialistas recomiendan “cuidar al corazón, hacer actividad física y no fumar”. También sugieren realizar actividades “que desafíen al cerebro y lo saquen de una zona de confort”, como estudiar cosas nuevas, aprender idiomas, aprender jardinería, leer más o ir más al cine, así como “mantener una buena alimentación, que incluya verduras, frutas, carnes blancas y legumbres, es decir, todos los componentes de la dieta mediterránea”.

En cuanto a las investigaciones sobre los orígenes de este mal, estudios recientes se enfocaron sobre los niveles de la proteína cerebral ‘reelina’, que podría ser relevante en cuanto al abordaje terapéutico de la enfermedad del Alzheimer. Los investigadores ya habían determinado con anterioridad que la proteína cerebral reelina, tiene reconocidas funciones en la modulación de la actividad sináptica y la plasticidad y, por lo tanto, en la formación de la memoria.