Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/9/16
SaludPública

#SaludPública

Proponen nueva estrategia para reducir la mortalidad infantil en la Ciudad de Buenos Aires

SaludPública

CAPITAL FEDERAL, septiembre 19: Un proyecto quiere regionalizar la atención de las embarazadas, en especial las de alto riesgo. Se basa en una resolución del propio gobierno porteño, que nunca se cumplió. La iniciativa ya cuenta con el visto bueno de la Comisión de Salud, y podría convertirse en ley antes de fin de año.

#SaludPública
Congreso de cardiología: se inicia hoy en Buenos Aires el mayor encuentro médico de habla hispana
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 15: Organizado por la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), se espera que reúna a más de 10 mil especialistas de todo el mundo.
#SaludPública
Buenas noticias: en 5 años se redujeron un cuarto las muertes por Sida
ADJUNTO
NAIROBI, junio 1º: Según un informe del Programa de Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida (UNAIDS), en cinco años hubo una baja del 26 por ciento en los fallecimientos por la enfermedad. Pese a esto, se advierte que la tasa de contagio se elevó en el último tiempo.

Durante la campaña electoral porteña del 2015, la suba de lo mortalidad infantil desde el 2011 a la fecha fue tema de debate. Incluso el oficialismo admitió que en esta última etapa los datos muestran que murieron más chicos menores de dos años que en la etapa 2007-2011, lo que generó preocupación en la Ciudad de Buenos Aires. Por eso, un grupo de legisladores presentó un proyecto para cambiar la estrategia de atención a las embarazadas en el sistema público, mejorando la contención, en especial en situaciones de vulnerabilidad social o riesgo médico. La iniciativa propone un nuevo sistema, basado en la “regionalización perinatal” para la atención de embarazos. La propuesta ya cuenta con dictámenes favorables de dos comisiones, incluyendo la de Salud.

La iniciativa para combatir la mortalidad infantil surgió del bloque opositor SUMA+, y pretende crear un sistema de regionalización perinatal para la atención de las embarazadas, embarazadas de alto riesgo, niños nacidos, niños que sean considerados de alto riesgo y puérperas. El proyecto se basa en una resolución de 2011 del propio gobierno porteño, que se comprometía a realizar este cambio, pero nunca se hizo.

Según explicaron los autoridades de la iniciativa, la regionalización perinatal es “un sistema coordinado, dentro de un área geográfica, en el cual se busca alcanzar tanto la atención de calidad para todas las embarazadas y recién nacidos, como la utilización apropiada de la tecnología requerida y del personal perinatal altamente entrenado a un costo/efectividad razonable”. Cada componente del sistema regional debe proveer la atención de mayor calidad, garantizando el acceso geográfico equitativo entre las zonas sur, centro y norte de la Ciudad.

Este sistema estará dirigido a los “partos con gesta probable menor a 32 semanas (o con evidencia ecográfica del peso del feto menor a 1.500 gramos) y de la atención neonatológica de los niños nacidos con peso menor a 1.500 gramos”. Y se determinan como “establecimientos de referencia” a los hospitales Argerich, Durand, Fernández, Santojanni y el Materno Infantil Ramón Sardá.

La ley tiene como objetivo principal “disminuir la morbimortalidad materno-infantil a través del desarrollo e implementación de los recursos humanos, físicos y económicos indispensables para garantizar la mayor seguridad materno- neonatal desde el embarazo hasta el puerperio”. También, promover el acceso universal, oportuno y de calidad a servicios materno-neonatales especializados en el tratamiento de embarazadas y recién nacidos de alto riesgo; fortalecer los mecanismos de coordinación, cooperación y ejecución de las instituciones integrantes del sistema de salud; y promover los lineamientos para el manejo estandarizado y prioritario de las emergencias obstétricas y traslados neonatales; entre otros.

Si bien hay discrepancia en los datos, se estima que la mortalidad infantil creció en los últimos años. Algunos datos son realmente alarmantes. Un trabajo del portal de datos Chequeado.com asegura que “los datos oficiales de muertes infantiles (indicador que se mide sobre mil nacidos vivos) del Ministerio de Salud de la Nación muestran que, durante el período 2011-2013, la tasa de la Ciudad fue mayor a la de los trienios 2005-2007 y 2008-2010”. En tanto, otros datos muestran que en 2003, a nivel nacional la tasa de mortalidad infantil era del 16,16 por mil, y cayó en 2014 al 9,96. En suelo porteño, la tasa en 2008 era del 7,3 por mil, y subió en 2014 al 8,9 (aumento del 22 por ciento).

En los fundamentos de su proyecto, los legisladores señalaron: “las experiencias a nivel internacional y nacional demuestran que regionalizar la atención de las madres y recién nacidos resulta una estrategia para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles en materia de descenso de la mortalidad infantil”.

La propuesta ya obtuvo dictamen favorable en la Comisión de Salud, y también en la Comisión de Presupuesto, ya que en su artículo 18, en relación al financiamiento, se indica que “los gastos que demande el cumplimiento de la presente ley, se atenderán con las partidas destinadas al presupuesto del Ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

El proyecto indica que quede garantizada la provisión de los “recursos humanos, físicos y económicos indispensables para el funcionamiento de estos servicios en todos los centros e instituciones que sean designados en el proceso de regionalización”, y así también los recursos necesarios para el traslado neonatal de alta complejidad. La Autoridad de Aplicación será el Ministerio de Salud porteño, a quien le corresponderá promover la creación o adaptación adecuada de áreas obstétricas y neonatales seguras que acrediten el cumplimiento de las Condiciones Obstétricas y Neonatales Esenciales en las Maternidades que integren la Red de Obstetricia y Neonatología. Además, estará encargado de la capacitación del personal de salud, la coordinación de acciones con organismos competentes y el diseño de estrategias de comunicación social respecto de los cuidados de la salud necesarios “durante el embarazo, parto, puerperio y del recién nacido”.

Por otra parte, se categorizan los niveles de complejidad, colocando a los centros de salud y consultorios que no contemplan servicios de internación ni asisten partos, en el primer nivel; y a las maternidades en el nivel hospitalario. Serán las maternidades del Nivel III, las que atenderán a los embarazos de alto riesgo y tendrán que asegurar la atención y los cuidados especializados.