Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 12/7/16
Regulaciones

#Regulaciones

La ANMAT confirmó que están estudiando tres chocolates por posibles sustancias cancerígenas

ADJUNTO
Regulaciones

BUENOS AIRES, julio 12: La agencia reguladora admitió que realiza prueba en los envoltorios de tres marcas de golosinas, denunciadas por una ONG alemana por contener sustancias “potencialmente cancerígenas”. La filial argentina de una de las marcas involucradas en la denuncia asegura que sus productos “son seguros”.

#Sarampión
Neuquén vacuna contra el sarampión a personal de terminales de viajes
ADJUNTO
NEUQUEN, octubre 11: El Ministerio de Salud realizó operativos en la principal terminal de ómnibus de la capital provincial, como hace días había hecho en el aeropuerto de la ciudad. Buscan crear una “barrera” ante posibles casos importados.
#SeguridadSocial
Con cambios, la nueva agencia de tecnología médica será discutida por el futuro gobierno
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 9: Desde el Frente de Todos adelantaron que no descartarán el proyecto de ley que crea la denominada Agencia Nacional de Tecnologías de la Salud (AGNET), pero buscará ampliar el debate, incluyendo nuevos sectores involucrados.

Foodwatch es una ONG alemana, que trabaja en la defensa de los derechos de los consumidores. Esta semana, la entidad alertó sobre la presencia de sustancias “potencialmente cancerígenas” en el envoltorio de tres populares chocolates, y publicó una investigación independiente que lo sustenta. El alerta por la grave denuncia se extendió rápidamente por el mundo, y llegó a la Argentina, donde la agencia reguladora nacional admitió que estudia los productos, para determinar si contienen efectivamente estas sustancias peligrosas. Desde las filiales argentinas de los chocolates aseguran que sus productos “son seguros”.

La denuncia de la entidad intermedia alemana recayó sobre tres populares chocolates: barritas Kinder (de Ferrero), Fioretto Nougat Minis (de Lindt) y Sun Rice Classic Schoko Happen (de Rübezahl). Según la investigación presentada, sus envoltorios contienen niveles “peligrosamente elevados” de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales, conocidos como MOAH por sus siglas en inglés, un subproducto líquido obtenido de la refinación del petróleo, y que pueden ser "altamente cancerígenas", detalló el organismo de control con sede en Berlín.

Ante esta situación, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) confirmó que realizará pruebas en los envoltorios, para determinar la veracidad de la denuncia internacional. Según publica hoy la agencia estatal de noticias Télam, la autoridad sanitaria argentina señaló que “se están haciendo los estudios y evaluaciones técnicas correspondientes para conocer si existe riesgo en el país”.

La ONG alemana dijo haber informado "de antemano" a los productores de esas golosinas acerca de los resultados de las pruebas para que retiraran los productos de la venta al público. En este sentido, las "barritas Kinder" fueron el dulce con peores resultados, ya que obtuvieron los niveles más altos en la prueba de aceites minerales saturados (MOSH). Por eso, para John Heeg, integrante de Foodwatch, en casos como estos los productores "son culpables de una negligencia grave", ya que "en vez de quitar los chocolates del mercado y advertir a los consumidores sobre el riesgo se sostiene que todo se hizo de forma legal", comentó.

En tanto, Ferrero Argentina filial de la marca productora de chocolates Kinder –emitió un comunicado en el que aseguró que todos sus productos y "en especial Kinder Chocolate", son "seguros y fabricados con la máxima calidad y atención a la seguridad, siempre de acuerdo con las más estrictas legislaciones y regulaciones alimentarias".

La compañía afirmó que "la discusión sobre componentes de aceite mineral (MOSH/MOAH) no es nueva y afecta a diferentes categorías de alimentos" y que los rastros de aceite mineral detectados en sus componentes "existen casi por doquier en el ambiente y pueden ser transferidos a los alimentos de muchas formas". Una de esas formas es a través de "las tintas de impresión, que son introducidas al ciclo de reciclaje de los envoltorios y a través del transporte conteniendo fibras recicladas migran a las materias primas y a los alimentos".

"En Ferrero estamos buscando soluciones técnicas para minimizar al máximo nivel posible estas sustancias y evitar su transferencia a través de los envoltorios", afirmaron y enfatizaron que "el consumo de los productos mencionados es seguro, más aún al representar apenas una pequeña porción de la alimentación total del individuo".

El organismo denunciante criticó también a la Federación Alemana de la Industria de Golosinas (BDSI, por su sigla en alemán), asociación a la que pertenecen Ferrero, Lindt y Rübezahl, pero esas empresas comunicaron oficialmente que "el consumo de chocolate contaminado con aceites minerales aromáticos es inofensivo".

No obstante, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), advirtió que esos hidrocarburos aromáticos en los alimentos tienen efectos "altamente mutagénicos" independientemente de la cantidad que se ingiera, mientras que el Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BfR) también consideró que "debido a su potencial efecto cancerígeno ningún alimento ni sus envoltorios deberían presentar rastros de aceites minerales en ninguna medida".