Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 11/3/16
Regulaciones

#Regulaciones

Bariloche: proyecto para regular la venta de medicamentos veterinarios

ADJUNTO
Regulaciones

RIO NEGRO, marzo 11: Un proyecto quiere que estos productos sean vendidos sólo en lugares autorizados, bajo supervisión de un profesional. Afirman que muchos locales venden desde antibióticos hasta analgésicos sin receta, lo que viola la ley. Proponen crear un registro de farmacias veterinarias.

#Regulaciones
Por generar resistencia microbiana, la ANMAT prohíbe ocho sustancias utilizadas como bactericidas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, diciembre 28: La agencia reguladora aseguró que el uso de estos productos genera resistencia microbiana y cambios hormonales, por lo cual retiró del mercado jabones y geles que los contengan. Hace unos meses ya se había emitido un alerta, en consonancia con un trabajo realizado en Estados Unidos, que afirmó que su uso traía más peligros a la salud que beneficios.
#Regulaciones
Empresas de alimentos profundizan rechazo a norma de la ANMAT y amenazan con ir a la justica
ADJUNTO
BUENOS AIRES, octubre 20: Los productores del sector volvieron a rechazar la disposición que los obliga a informar sobre rótulos y publicidades de sus productos. Ahora, la cámara que los nuclea recomendó enviar una advertencia sobre posibles reclamos legales, por considerar las disposiciones perjudiciales para el sector.

Vinculados a la resistencia microbiana, el uso de los medicamentos veterinarios por lo general no está regulado, y desde hace un tiempo está en la mira de los especialistas. Como sucede en estos momentos en Europa, donde el parlamento continental busca limitar su proliferación, en varias zonas de la Argentina se intenta regular su venta. El caso más reciente se da en la localidad de Bariloche, donde un proyecto quiere que limite los lugares donde pueden estar los fármacos, y que haya un profesional en su dispensa. Afirman que en los últimos años crecieron los locales para mascotas que venden estos tratamientos sin ningún control de la calidad y el uso.

La iniciativa para regular estos tratamientos fue presentada por la concejal de Bariloche edil Cristina Painefil, del bloque Juntos Somos Bariloche, y propone regular “las bocas de venta de medicamentos veterinarios”. El proyecto de ordenanza busca “evitar el ejercicio ilegal de la medicina y prevenir efectos irreparables en pacientes y manipuladores de esas drogas”.

“El crecimiento en el número de establecimientos que expenden medicamentos para animales, como los ‘pets shops’, cuantificando en más de 30 las bocas en la ciudad. No todas cumplen con reglamentaciones nacionales ni provinciales. Se habilitan sin legalidad para poder adquirir, almacenar ni comercializar esos productos”, argumentó, la edil, quien además alertó que actualmente productos de expendio bajo receta para uso animal son entregados por personal no idóneo. “La prescripción de un medicamento sin el título habilitante para tal fin es un delito encuadrado en ejercicio ilegal de la medicina”, fijó.

Antiparasitarios, antibióticos, productos hormonales, tranquilizantes, antiinflamatorios, condroprotectores, colirios, antimicóticos, entre otros, son utilizados tanto en animales de compañía como en animales de producción y equinos deportivos, lo que “conlleva una responsabilidad tanto en su uso como en su comercialización”.

La concejal consideró que los locales donde se expenden dichos medicamentos deben contar con asesoramiento profesional veterinario, aún si es de venta libre, ya que el hecho de no requerir receta no significa que no sea necesaria y obligatoria la presencia en esa boca de venta de un profesional veterinario en carácter de asesor técnico, porque “el manejo irresponsable de esos medicamentos puede traer efectos irreparables en los pacientes y en quienes los manipulen”.

Consecuentemente, Painefil evaluó como indispensable “a fin de garantizar la preservación de la salud pública, contar con un registro de comercios que comercialicen zooterápicos y que dichos comercios cumplan con las disposiciones vigentes a nivel nacional. Es decir, contar con un asesor profesional veterinario permanente que sea el responsable de la cadena de comercialización de dichos productos”. El profesional deberá brindar atención personal y efectiva del establecimiento y vigilar la preparación, conservación y el expendio de los productos, medicamentos, sueros o vacunas de uso veterinario debiendo firmar diariamente el libro recetario al final del último despacho.

Para ello, se propone la creación de un Registro Municipal de Farmacias Veterinarias. Las sanciones por diversos incumplimientos leves a muy graves, serían de entre 1300 y 10.400 pesos, decomisos y clausuras.

En varias partes del planeta se busca limitar los medicamentos veterinarios. Esta semana, el uso de estos productos fue parte de un fuerte debate en el parlamento europeo, donde se asegura que limitar su uso –en espacial los antibióticos –sirve para combatir la creciente resistencia de las bacterias. Al pronunciarse sobre los cambios propuestos a la normativa comunitaria sobre medicinas veterinarias, la Cámara pidió que se prohíba el tratamiento colectivo y preventivo de los animales, y respaldó impulsar la investigación en nuevas medicinas.

“La lucha contra la resistencia a los antibióticos debe comenzar en las granjas. Para ello, queremos prohibir el uso puramente preventivo de estos medicamentos, limitar los tratamientos en masa a casos específicos, impedir el uso veterinario de antibióticos clave en medicina humana y poner fin a la venta por internet de antibióticos, vacunas y productos psicofármacos. De esta manera confiamos en reducir la cantidad de antibióticos en circulación”, agregó el dictamen de la eurocámara.

Los eurodiputados consideran que los medicamentos no deben en ningún caso servir para mejorar la producción o compensar una crianza deficiente y piden que se restrinja el uso profiláctico de los antimicrobianos (es decir, como medida preventiva, en ausencia de síntomas de infección) a animales individuales y sólo en casos plenamente justificados por un veterinario.