Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 25/2/16
Medicamentos

#Medicamentos

Afirman que “se abre un nuevo camino” en el país en materia de medicamentos a base de cannabisADJUNTO

Medicamentos

BUENOS AIRES, febrero 25: Especialistas se entusiasmaron por el visto bueno de la ANMAT para que se usen en el país cinco tratamientos que contienen esa droga, y ya piensan en un proyecto para autorizar el cultivo legal para fines medicinales. “La decisión de la ANMAT marca un antes y un después”, asegura Marcelo Morante, investigador platense en la materia.

#Regulaciones
Laboratorio Pfizer retira más lotes de su medicamento para tratar la migraña
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 19: La farmacéutica inició un retiro global de Relpax, por la posibilidad de que estén contaminados por las bacterias pseudomonas y burkholderia.
#ProfesiónFarmacéutica
“Medicamentos seguros y efectivos para todos”, lema de la FIP para este año
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 14: La Federación Internacional Farmacéutica anunció el eje para este año, cuando se conmemore el Día Mundial del Farmacéutico, el próximo 25 de septiembre.

Casi de manera sorpresiva, la semana pasada la Administración Nacional de Medicamentos y Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) decidió permitir el uso en el país de cinco medicamentos a base de cannabis. Luego de una reunión multidisciplinaria, se aprobó el ingreso para uso compasivo de estos tratamientos, lo que abre la puerta a una perspectiva en la materia. Así lo afirman especialistas e investigadores que trabajan para potenciar las propiedades medicinales de la marihuana. “La decisión de la ANMAT marca un antes y un después”, aseguran. Ya se piensa en lograr la autorización para el cultivo de la hierba.

Los cinco medicamentos aprobados la semana pasada se suman al visto bueno que recibió una pareja para importar un aceite a base de la droga, que sirve para controlar las convulsiones pediátricas. “La autorización de la ANMAT abre un nuevo camino para muchos tratamientos médicos”, aseguró Marcelo Morante, investigador de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y uno de los referentes a nivel nacional en el uso medicinal de la planta de cannabis.

En esa facultad hace tiempo que son varios los profesionales que estudian las propiedades del cannabis. Se basan en experiencias internacionales, como las de Holanda, Canadá, Uruguay y algunos estados de los Estados Unidos, donde hace ya tiempo que se puede usar la marihuana con fines médicos. “La decisión de la ANMAT marca un antes y un después”, asegura el profesor platense, que recordó que en nuestro país, si bien está prohibido el uso terapéutico de la marihuana, la decisión de la ANMAT de permitir el ingreso al país de aceite de cannabis con fines terapéuticos “volvió a encender el debate y abrió un camino para que en poco tiempo la polémica planta pueda ser producida en el país y ser usada con fines medicinales”.

“Hay patologías que generan una dificultad en el manejo del síntoma. Ante esto, la sociedad médica se ve obligada a seguir indagando en determinadas moléculas. Y hay evidencias que indican que en los derivados canabinoides existe una alternativa que no es de primera línea pero sí una opción al dolor refractario y a los vómitos, algo que no puede ser manejado con otras drogas”, dijo Morante. Estos derivados, agregó, “no crean un efecto distinto que no sea modificar o intensificar el efecto de nuestras propias moléculas endógenas. Esto significa que tenemos que investigar con nuestro propio sistema”.

Actualmente, se sabe que varios enfermos de cáncer recurren a la marihuana para contrarrestar las intensas náuseas y los vómitos que los invaden tras recibir sus tratamientos con quimioterapia, y que incluso algunos epilépticos la consumen para prevenir ataques.

Ante estas novedades, Morante se reunió con el vicegobernador de la Provincia Daniel Salvador para evaluar la posibilidad de producir la planta en territorio bonaerense y así no tenerla que importar. “La posibilidad está y ya hay municipios que están interesados en su producción”, explicó Morante, quien detalló que el modelo a seguir es el de países como Canadá, donde su aplicación está completamente regulada.

“Canadá es una sociedad muy evolucionada desde el punto de vista médico -precisa Morante-. Ellos tienen una regulación que plantea la producción de marihuana a través de empresas que tienen una licencia otorgada por el gobierno y, a su vez, una receta médica debidamente formulada para que el paciente se pueda vincular con esa sustancia”.

Sin una regulación precisa, hoy en día muchos pacientes terminales o con fuertes dolores recurren en nuestro país a médicos amigos y a plantaciones caseras para poder sobrellevar las dolencias de la enfermedad. Pero claro: pasado un tiempo, la mayoría se topa con el recurrente problema que aporta el contexto de ilegalidad: el aceite cannabico se acaba y las plantas que lo producen no se consiguen, o representan un riesgo tenerlas.

“Si comparamos a la marihuana con las herramientas tradicionales -sostiene el especialista-, no es la primera opción, ya que es superada por las opciones medicinales más tradicionales, pero en el contexto de las enfermedades crónicas, logra un lugar de privilegio por la baja toxicidad y la posibilidad de complementar a la morfina y los antiepilepticos”.

El tema no es nuevo y hace tiempo que impone un debate en la agenda académica local. En la facultad de Medicina, de hecho, hace tiempo que son varios los profesionales que vienen estudiando las propiedades del cannabis. “La educación médica es clave para recuperar esta herramienta terapéutica -asegura Morante-. No hay que magnificar sus beneficios ni tampoco atacarla desde los prejuicios. El debate de uso recreativo hay que separarlo ya que aquí tendríamos que llamar a opinar a quienes día a día resuelven el tema de las adicciones y quienes están más capacitados en el tema. Nuestro estudio está centrado únicamente en el uso terapéutico y creemos que en un futuro podremos llegar a producirla de manera legal”.