Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 24/2/16
Medicamentos

#Medicamentos

Rosario se prepara para realizar controles de drogas y medicamentos a conductoresADJUNTO

Medicamentos

SANTA FE, febrero 24: La Municipalidad pone a punto el reglamento de una ordenanza para realizar los denominados controles de narcolemia, que buscan conductores bajo los efectos de drogas ilegales como cannabis o cocaína. También se buscarán personas que hayan consumidos algunos medicamentos, como los opiáceos y la metadona. en una primera instancia, no habrá sanciones.

#NuevasTecnologías
Llega al país servicio de telemedicina que atiende al presidente de Estados Unidos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 16: TeleMeditar es una iniciativa de una empresa nacional con GlobalMed, la compañía que brinda sus servicios al presidente y a las Fuerzas Armadas norteamericanas.
#Opinión
Cómo llegan bacterias resistentes y residuos de antibióticos a los alimentos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 9: Mailo Virto Lekuona, profesora titular de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad del País Vasco, alerta que el agua y prácticamente todos los alimentos de consumo humano de origen animal y vegetal pueden contener residuos de antibióticos o bacterias resistentes a antibióticos.

A mediados del año pasado, Bahía Blanca se convirtió en el primer municipio de la provincia de Buenos Aires en controlar el consumo de medicamentos en conductores. Con un procedimiento está homologado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), se comenzaron a realizar controlas para detectar personas que tomen algunos de los fármacos que pueden tener efectos negativos a la hora de manejar. Esta tarea, bastante extendida en Europa, se extenderá a otras comunas del país, como Rosario, que apresta el reglamento para realizar los operativos que buscarán conductores bajo el efecto de algunos medicamentos y de drogas. En una primera etapa la experiencia será “preventiva y educativa”, y no buscará sanciones.

Los operativos de narcolemia son parte de una ordenanza creada por el concejal de la UCR Jorge Boasso, aprobada recientemente. el objetivo es detectar conductores bajo efectos de drogas y algunos fármacos, y se realizarán en conjunto con los conocidos de alcoholemia. Por el momento, la comuna rosaría deberá reglamentar la ordenanza, y comprar los equipos para realizar los controles.

A diferencia de bahía Blanca, que apuntó sus cañones a psicofármacos y otras susstaancias que disminuyan la capacidad de conducir, en Rosario se centrarán en las drogas. Por eso, en una reunión conjunta se acordó que los controles busquen la presencia de de anfetaminas, cannabis, cocaína y metanfetamina. Pero además se incluyeron algunos fármacos en esta lista, como aquellos de la rama de los opiáceos y la metadona.

En estos momentos, se está terminando de confeccionar el reglamento de la ordenanza, y desde la comuna ratificaron que en una primera etapa este proyecto no tendrá intención de perseguir a los consumidores, sino evitar que conduzcan drogados. Por otra parte, se ofrecerá a los adictos acceder de manera voluntaria a un tratamiento médico y terapéutico a través de los efectores públicos.

En la primera reunión, la intendenta Mónica Fein ya había dispuesto realizar reiterados encuentros con las diferentes áreas para ir definiendo la ejecución de la ordenanza 9195, autoría del edil radical. Esta semana, Boasso reunió en la Secretaría de Salud Pública municipal con la subsecretaria, Silvia Marmiroli; el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Gustavo Zignago; el subsecretario, Guillermo Turrin y con el director general de Tránsito, Gustavo Adda, con el fin de seguir avanzando en la implementación de los controles.

Además del reglamento, se comenzarán los procesos licitatorios o contractuales para adquirir los dispositivos para el control en calle de drogas por saliva. Los mismos serán conjuntamente con los de alcohol. En tanto, adelantaron que los controles comenzarán en forma preventiva, educativa y experimental. Sin sanciones, sólo apercibimientos y con la entrega de folletería. Recién luego de los 90 días se aplicarán las mismas sanciones que con el alcohol, es decir, multas y retiro de la licencias.

“Rosario avanzará en materia de seguridad vial a partir de la detección del consumo de estupefacientes al volante. Acordamos comenzar una prueba piloto de dos o tres meses, la cual tendrá un carácter educativo y sin sanciones pecuniarias, para luego continuar con las sanciones establecidas en el código de faltas”, explicó al Diario La Capital Boasso.

Además, Boasso explicó que “el control se realizará en forma simultánea con alcoholemia y durante este período únicamente nos centraremos en detectar la conducción bajo los efectos de drogas ilícitas y con un carácter netamente educativo. Al finalizar la prueba, comenzarán las sanciones dispuestas por el código y se sumaran aquellas drogas lícitas, pero que impiden un normal desenvolvimiento en la conducción".

A diferencia de lo que sucede en Rosario, en Bahía Blanca los controles le apuntan al consumo de psicofármacos como Rivotril, Trapax, Valium, Alplax o Lexotanil, que según la comuna “no permiten conducir un vehículo en condiciones normales.” Según lo confirmó el titular de la Guardia Urbana Federico Montero, la ley 24.449 de Tránsito establece que “queda prohibido conducir habiendo consumido estupefacientes o medicamentos que disminuyan la aptitud”.

La letra fría de la norma no diferencia entre medicamentos recetados o autoprescriptos. “El médico receta el medicamento, pero no que la persona salga a manejar”, aseguró Montero. “El 18 por ciento de los hechos con conductores heridos de gravedad corresponde a personas con algún tipo de droga en su cuerpo”, comentaron desde la comuna. “El objetivo es evitar que manejen aquellas personas que consumieron drogas que alteran las condiciones normales de una persona y lo vuelven peligroso para sí mismo y para quienes circulan por la vía pública. Conducir con drogas es tan ilegal como hacerlo con exceso de alcohol”, manifestó el gobierno local.